La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

Alguna luz y muchas sombras en la privatización de la sanidad

Merece la pena, de vez en cuando, hablar con médicos que tratan de poner un poco de racionalidad a lo que está ocurriendo con la sanidad

Merece la pena, de vez en cuando, hablar con médicos que tratan de poner un poco de racionalidad a lo que está ocurriendo con la sanidad en España en los últimos tiempos. Un problema, por cierto, en el que unos tienen la fama, tal y como sucede con la ‘marea blanca’ en Madrid contra la privatización de algunos hospitales públicos, y otros cardan la lana reduciendo presupuestos indiscriminadamente y retrasando operaciones de los pacientes, caso de Andalucía o Catalunya. Dos formas distintas de someterse a lo inevitable.

Sea como fuere, la proliferación de medidas restrictivas a lo largo y ancho del territorio nacional pone de manifiesto la insostenibilidad del sistema y la necesidad de ajustar su dimensión a la realidad de nuestras finanzas públicas. Esos propios facultativos a los que hacía referencia al inicio de este post lo reconocen en relación con la región capitalina. Se ha multiplicado la oferta de hospitales y centros de salud y se ha mejorado el acceso a los mismos, lo que ha redundado en un mayor uso. Pero, simultáneamente, ni se han ajustado por población las plantillas de los grandes complejos ya existentes, más bien al contrario; ni se han racionalizado los costosos servicios de urgencias, con dualidades en proximidad sangrantes en coste, caso de la neurocirugía; ni se ha incentivado la dispersión del centro a la periferia de las patologías quirúrgicas más complicadas, lo que ha mantenido niveles absurdos de saturación en determinadas especialidades dentro del perímetro de la capital.

Esta realidad es la que ahora se pretende corregir a través del traspaso de la gestión a manos privadas de seis centros hospitalarios de la región. Ello responde a una doble finalidad: una, más cuestionable como veremos, económica; y otra, intelectualmente más legítima y necesaria, de sentar las bases para el completo reajuste sectorial, algo en lo que va a jugar un papel esencial la norma de precios públicos intercentros que vio la luz el pasado Miércoles Santo y por la que el SERMAS:

por una parte, incentiva la retención del paciente, de modo tal que todo el mundo tiene que mejorar las prestaciones sanitarias para evitar que el mismo haga uso de su derecho a la libre elección. No hay que olvidar que los hospitales 'externalizados´ cobran un canon per cápita, por cada individuo de su población de referencia con independencia de que haga uso de los servicios clínicos o no. Sin embargo, es penalizado por cada enfermo que es tratado en otros centros y premiado por los que capte de ellos a través, precisamente, de esa facturación intercentros. El estímulo para aumentar su oferta y multiplicar de este modo los ingresos es innegable.

y paga más por las operaciones más complejas, hasta ahora concentradas en unas pocas instalaciones, lo que alienta igualmente a los centros 'privatizados' a mejorar su propuesta de valor al paciente mediante la oportuna contratación de medios y personal ligado a esos casos más rentables. Con un hándicap sobrevenido que puede suscitar una 'guerra' por el talento: al calor de la externalizacion, buena parte de los profesionales de los hospitales afectados podrían tratar de recuperar la plaza que aún conservan en los públicos de origen. Hasta un tercio de sus plantillas podrá verse afectado. El miedo, ya saben, es libre. Y a ver cómo se cubre este vacío... 

Tres son las consecuencias de este sistema de funcionamiento, al menos a priori:

  1. empezando por el final, los principales damnificados de la medida son los grandes colosos hospitalarios de la capital. No es de extrañar que encabecen las manifestaciones de la llamada ‘marea blanca’ los que desempeñan en ellos su tarea. Pueden recibir una avalancha de compañeros que les muevan la silla, es factible que se reduzcan los servicios más especializados ante el mayor reparto de la oferta y, además, el modelo de control privado amenaza con poner de manifiesto las redundancias y excesos de lo público. Está el patio como para tener ese horizonte encima de la mesa. De ahí que la beligerancia no sea tanto por la privatización a un tercero cuanto por la supervivencia de un statu quo inviable.
  2. la norma regional de precios públicos es un remedo de otras históricas y apenas tiene en cuenta la evolución de la sociedad en las últimas décadas. Prima financieramente a unas especialidades frente a otras de manera absurda, lo que puede provocar que algunas de ellas caigan prácticamente en el olvido al minimizarse el tamaño de su servicio por ser menos rentable. Crecerá por ejemplo la pediatría, que cobra 191 euros por la primera consulta y 115 por las sucesivas, frente a la consulta médica general que está en 130 y 78, respectivamente. Esto incluye médico, enfermero, asistente y pruebas médicas menores, placas y análisis. Sin embargo, servicios geriátricos, la psiquiatría o las urgencias ginecológicas, en la parte baja del rango, se verán seriamente limitadas en su desarrollo. De ahí que quepa esperar, frente a la reivindicación general, la particular de determinados colectivos que se sienten agraviados.
  3. por último, aunque realmente la gestión externalizada permita sobre el papel ahorrar costes a la Administración, que está por ver, el sistema de incentivos al que hemos hecho referencia con anterioridad implica que estos centros van a luchar a brazo partido no sólo por recuperar 'clientela', sino por ampliarla tanto horizontalmente (atrayendo pacientes de otras circunscripciones) como verticalmente (ofreciéndoles más prestaciones de valor añadido), asumiendo, eso sí, el riesgo de las correspondientes inversiones. La factura final para la Comunidad puede ser, visto de esta manera, muy superior a lo que ahora está abonando con la gestión pública. Y si ese traspaso no viene acompañado de ajustes en los 'perdedores' -vuelta a la primera de las consecuencias-, la bola puede crecer exponencialmente.

Alguna luz y muchas sombras en un proceso que muestra señales de preocupante precipitación en su diseño, tanto por la adopción de referencias desfasadas temporalmente como por dejar la puerta abierta a un aumento sustancial de la factura sanitaria para las arcas madrileñas. Con lo fácil que es hacer las cosas bien cuando hay que hacerlas. Ya lo confesaba en su día un consejero autonómico con el que tuvo oportunidad de hablar un servidor sobre esta materia: "McCoy, hemos sido gilipollas". Pues bien, la idiocia empieza preocupantemente a convertirse en estructural. No aprenderán...

#117
Conozco bien a la clase medica, desde hace 25 a
Ampliar comentario
#116
Todo eso que apunta el articulista est
Ampliar comentario
#115
Todo eso que apunta el articulista est
Ampliar comentario
#114
73 dime donde tengo que firmar para que el estado se comprometa a no tener que rescatarme. de verdad, d
Ampliar comentario
#113
Privatizar la sanidad p
Ampliar comentario
#112
Y todo empez
Ampliar comentario
#111
72 &034; todav
Ampliar comentario
#110
68 perfecto. entonces yo protesto porque los hospitales privados son mercantilistas y tratan al cliente como mercancia, pero sin embargo no me importa participar de semejante sistema para engordar mi salario mensual. Un razonamiento de lo m
Ampliar comentario
#109
70 Labruja, por supuesto.

Adi
Ampliar comentario
#108
65 Buenas tardes, pisit
Ampliar comentario
#107
67
Ya puestos que no nos cobren impuestos ni multas y nos dejen hacer lo que nos de la gana a cada cual. Que vuelva la ley de la selva.

El que tenga dinero que viva y el que no que muera.
Ampliar comentario
#106
66
Que un medico trabaje para un hospital privado no le convierte en mercantilista de ningun tipo. No esta anteponiendo sus intereses economicos a la salud de ningun persona.
Los hospitales privados SI lo hacen. Ve la diferencia?
Si no la ve quizas la vea cuando vaya a uno de esos hospitales privados y vea el efecto de los recortes de personal o le nieguen la atencion sanitaria en su aseguradora por no ser rentable.
Ampliar comentario
#105
65 y que tal si al menos se nos proporciona el derecho a elegir si queremos que nuestra pension la gestione el estado, un fondo de inversion, o nosotros mismos? No es nuestro dinero y nuestras contribuciones? Si tu quieres resignarte aas pensiones anti pobreza del estado, bien por ti, pero no quieras arrastrar a los demas. Saludos
Ampliar comentario
#104
51 los medicos son de los pocos sectores publicos profesionales a los que se les permite poder trabajar al mismo tiempo en publica y privada. Puede un medico que pagamos entre todos rendir correctamente las 7 horas en la publica, habiendo trabajado otras 4 en la privada el dia anterior? Es compatible que el mismo medico pase consulta en un hospital publico y luego en su consulta privada al mismo paciente?

Por otro lado es bastante infantil como se defiende la actitud de criticar a la sanidad privada como mercantilista, pero luego no tienen ninguna verguenza en convertirse en mercantilistas por la tarde. De verguenza.

Eso si. Para esta gente todo es mercantilista a excepcion de su salario, que proviene del sector mercantilista nombrado.
Ampliar comentario
#103
61
Rescates tambien los ha habido en Madrid. Solo que bajo eufemismos del estilo &034;contribucion adicional&034; y similares para que no aparezcan dentro de los presupuestos que se presentan cada a
Ampliar comentario