Así quiere hacerse Amazon con el control del comercio mundial

Generar un hábito por la vía de una usabilidad excelente sobre la base de una tecnología potente es el éxito de Amazon. No es diferente en este caso
Foto: Centro de distribución de Amazon. (Reuters)
Centro de distribución de Amazon. (Reuters)

El plan ha sido denominado internamente Dragon Boat y su alcance fue revelado por Bloomberg el pasado martes. Amazon estaría trabajando en una plataforma de transporte y de logística a nivel mundial. Ya no sería meramente distribuidor final, sino que pasaría a controlar el producto desde su salida de la fábrica hasta la llegada a casa del comprador, reduciendo el número de intermediarios entre proveedores y clientes. La compañía estadounidense se ocuparía de la compra, recepción en origen, transporte, custodia y reparto en destino, reemplazando así a colaboradores actuales como UPS o Fedex, por citar solo dos ejemplos.

Sería una evolución del llamado 'Fulfillment by Amazon', servicio de almacenaje, empaquetamiento y envío que Amazon ya ofrece a las firmas que venden sus productos a través de su web y que crece al ritmo del 50% anual. Una red global, que podría ver la luz este año bajo la poco equívoca denominación de 'Global Supply Chain by Amazon'” o Cadena de Suministro Global de Amazon, que perseguiría replicar el modelo ‘one click’ que se encuentra en la base de su éxito en el proceloso mundo del desplazamiento internacional de mercancías.

En efecto, gracias a los volúmenes que maneja, Amazon acapararía capacidad en determinadas rutas de transporte por tierra, mar y aire, que ofrecería a los fabricantes o adquirentes a precios reducidos, pudiendo realizarse la contratación desde el mismo teléfono móvil y evitando así todo el papeleo asociado a la misma. Para ello, no dudaría en construir su propia flota o en llegar a acuerdos de exclusividad con determinados ‘carriers’. Mayor automatización, menores fletes y costes deberían servir, de acuerdo con los impulsores del proyecto, de garantía para el éxito del mismo. En la medida en que una mayor parte de ese tráfico pasara por sus manos, la posibilidad de optimizar y arbitrar se multiplica y, con ella, los beneficios asociados a su rol.

Esta idea serviría demás de punto de partida para el desarrollo de negocios asociados a este tipo de actividades, tales como el control de inventarios o los servicios financieros: financiación exterior, procesamiento de pagos y cobros, o asesoramiento aduanero y fiscal. Y lo que te rondaré morena.

Todo lo que rodea a Amazon se mueve por la ley de los grandes números. Y responde de manera transversal a una estrategia que ya hemos explicado en estas mismas líneas en alguna que otra ocasión. Generar un hábito por la vía de una usabilidad excelente sobre la base de una tecnología potente. No es diferente en este caso. Los analistas consultados por Bloomberg hablan de un negocio potencial para la cotizada de 400.000 millones de dólares. Su foco principal de atención estaría, de inicio, en India y China, mercado este último en el que perseguiría debilitar la posición de su único gran rival a nivel mundial, Alibaba, ofreciendo oportunidades a pequeños productores que, de otra manera, no tendrían capacidad de exportar al mundo occidental.

De momento, está por ver que el proyecto vea la luz y que lo haga en los términos que han sido filtrados por la agencia de noticias estadounidense. En caso de materializarse, es evidente que el mayor impacto inicial será para aquellas compañías de transporte de carácter más transcontinental. El menudeo local se verá menos afectado. Pero el apetito disruptivo de Jeff Bezos parece insaciable. Veremos en qué termina todo esto. De momento, cuando las barbas del vecino veas pelar…

Buena semana a todos.

Valor Añadido

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC