¿Sirven las restricciones de tráfico que ha anunciado el Ayuntamiento de Madrid?

La solución al problema del tráfico en Madrid no es cortar una arteria importante como la Gran Vía, porque todo el tráfico irá al eje Génova/Alberto Aguilera, que se colapsará

Foto: Imagen de la Gran Vía de Madrid (Ballesteros/Efe)
Imagen de la Gran Vía de Madrid (Ballesteros/Efe)

El Ayuntamiento de Madrid ha tomado la decisión de cerrar la Gran Vía y algunas zonas del centro de Madrid al tráfico rodado, y lo ha hecho, como siempre, sin consultar a nadie y sin analizar lo que realmente va a pasar cuando se apliquen estas restricciones. Creo que los ciudadanos nos merecemos al frente de las instituciones personas que realmente gestionen, solucionen los problemas, analicen las situaciones y, sobre todo, no malgasten nuestro dinero.

El consistorio ya ha hecho públicas las restricciones al tráfico que se van a imponer a partir de la próxima semana, con motivo del puente de la Constitución. Es una decisión que se ha tomado, como siempre, sin analizar realmente los problemas y sin buscar soluciones alternativas. Pero lo peor es que no se ha contado tampoco con otros organismos implicados, como por ejemplo la Comunidad de Madrid, que ha mostrado su disgusto por haberse enterado de estas restricciones por la prensa. Si se van a hacer esas limitaciones de tráfico, lo normal es contar con un refuerzo en las líneas de Metro, por ejemplo, o del consorcio de transportes, dependiente directamente de la Comunidad. Pero no, el ayuntamiento de Madrid parece que va por libre en su guerra al automóvil.

He estado leyendo algunas de las normas que son de aplicación desde el próximo día 2 de diciembre, y de verdad que parecen una broma de mal gusto. Si una persona va a un hotel situado en la zona limitada, pero lleva maletas, podrá pasar hasta el hotel para dejar las maletas. ¿Se imaginan el caos cuando los guardias estén cortando el tráfico y cada uno tenga que demostrar que lleva sus maletas o que lleva bultos pesados a una zona limitada para que le dejen pasar?

Creo que hay algo peor. Al final se va a limitar el tráfico a pocos coches, porque los autobuses, los taxis, los coches de los residentes, los servicios de emergencia y los coches de policía pueden seguir pasando sin problema, lógicamente. No lo dice en ningún sitio, pero supongo que los coches de los concejales, los de sus amigos y los de los trabajadores con un cierto nivel en el ayuntamiento también tendrán acceso libre. Por supuesto los coches oficiales, los coches del cuerpo diplomático, las grúas, los coches de los servicios funerarios y, en general, cualquier vehículo a criterio de los agentes al mando. O sea, que toda esta movida es solo para reducir a la mitad, o a una tercera parte, el tráfico.

Los comerciantes también tienen una opinión muy poco partidaria de estas ideas geniales que siempre llegan desde el ayuntamiento para solucionar un grave problema como es el del tráfico. Unos meses antes del cambio en la alcaldía, Ana Botella decidió anunciar lo mismo, que iba a cerrar el centro de la ciudad al tráfico, solo unos meses después de instalar los parquímetros automáticos en toda la ciudad. La idea le duró un solo día, porque a la mañana siguiente los comerciantes dijeron que no.

Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid (i), y Cristina Cifuentes, presidenta regional (d) (Víctor Lerena/EFE)
Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid (i), y Cristina Cifuentes, presidenta regional (d) (Víctor Lerena/EFE)

Hay que buscar soluciones 

El tráfico necesita soluciones, por supuesto. Todas las ciudades del mundo están trabajando para intentar reducir el tráfico, mejorar el transporte público, incentivar el uso del coche eléctrico y demás. La solución al tráfico de Madrid no es cortar una arteria importante como la Gran Vía, porque todo el tráfico irá al eje Génova/Alberto Aguilera, que se colapsará.

Hay que trabajar, ¡qué palabra tan bonita!, buscar soluciones, mejorar el transporte público, convencer a los usuarios de que se llega antes en transporte público dejando el coche en casa, o explicando que es más barato ir en Metro o en autobús. La solución, y lo he mantenido desde hace años en esta columna, es hacer aparcamientos disuasorios para que los ciudadanos se puedan desplazar libremente tras dejar su coche a la entrada de la ciudad.

Pero el único objetivo del ayuntamiento, siempre, es hacer caja. Hay más soluciones, potenciar la bicicleta, que me parece interesante, siempre y cuando se haga con cabeza, con una inversión en carriles bici seguros para ciclistas, para peatones y para automovilistas. Pero no la chapuza que hay ahora.

El tráfico es un problema en Madrid, estoy totalmente de acuerdo, pero también es un problema la suciedad de las calles, que es vergonzosa, por ejemplo en la zona de Moncloa. Es vergonzoso que las aceras de la Gran Vía, que ahora están dispuestos a ampliar al precio que sea, estén llenas de manteros todos los días que se dedican a vender productos falsos en perjuicio de los comerciantes que pagan sus impuestos. Y la imagen que dan de la capital de España es lamentable. La clave de todo es trabajar y no estar siempre pensando a dónde me voy de vacaciones... 
Automaníacos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios