Bem-Vindos a Brasil

Brasil busca médicos extranjeros: ofrece becas de dos años para revalidar el título

Brasil quiere fichar a médicos extranjeros. El déficit de profesionales sanitarios en los 26 estados del gigante sudamericano es tan grande que Dilma Rousseff ha decidido
Fecha

Brasil quiere fichar a médicos extranjeros. El déficit de profesionales sanitarios en los 26 estados del gigante sudamericano es tan grande que Dilma Rousseff ha decidido estudiar la posibilidad de contratar médicos extranjeros para que puedan trabajar en el país. Una buena oportunidad para los médicos españoles que con la crisis están en paro o han visto reducir su salario de forma drástica. Y con emolumentos muy altos: en ciudades del interior del Estado de Bahía el salario mensual puede llegar a los 20.000 reales (8.700 euros). Las asociaciones médicas se oponen de forma radical a la medida que pretente implantar Rousseff.

Brasil tiene el mismo problema que España en el área sanitaria. Faltan médicos. Pocas plazas en las universidades españolas y carreras muy largas provocan un déficit de profesionales que los políticos de cualquier signo no se toman muy en serio, por lo que el déficit sube año tras año.

El gigante sudamericano tiene hoy 371.788 médicos registrados en los Consejos de Medicina, lo que representa una media de dos profesionales por cada millar de habitantes, según datos de la OMS. Una media de 1,8 médicos por cada mil habitantes. Menos que Argentina (3 por cada 1000) o Uruguay (3,7 por cada millar). Carencia de profesionales e importante disparidad de ratios dependiendo de las regiones. Si en el Sudeste los datos mejoran a 3 por cada mil, los datos son paupérrimos en el Norte, con 1 por cada millar de habitantes.

Esa evidente distorsión es lo que ha provocado la preocupación del Gobierno Federal. Para Rousseff la escasez de doctores debe ser solucionada  cuanto antes. Ya que es difícil formar a tantos médicos en tan poco tiempo, la única solución es fichar a profesionales en otros países.

Beca de dos años para revalidar el título

La idea es reducir la exigencias para que médicos extranjeros puedan trabajar en Brasil. Entre las medidas que se plantea el Gobierno está la posibilidad de ofrecer una beca de dos años para los médicos de otros países. Los facultativos trabajarían para el Sistema Único de Salud (SUS) y el Programa de Salud para la Família. Al acabar los dos años de trabajo, el médico tendría convalidado su diploma y podría ejercer tanto en el ámbito privado como en el público.

En la actualidad, un profesional que venga de fuera del país precisa convalidar su título en Brasil. Tiene que hacer un complicado test elaborado por el Ministerio de Educación en Universidades médicas del país. Un exigente examen que suspenden la gran mayoría de médicos que se presentan al mismo, muchos de ellos procedentes de países del entorno brasileño. En 2011 de los 677 candidatos sólo 65 de ellos consiguieron convalidar el título.

Fue el caso de la nefróloga boliviana Zaida Cabreras. Su objetivo era trabajar en el estado de Mato Grosso del Sur. La primera vez suspendió pero no desistió. “El examen es justo. Si Brasil tiene más médicos atenderá mejor a la población”. El principal problema para atender a los pacientes es aprender el idioma. Dejar el español de lado para hablar con fluidez en portugués.

Um sistema público de salud deficiente

Pero Dilma Rousseff se encuentra con detractores y más en un país donde existe mucho corporativismo. El primero en dar la voz de alarma ha sido Florisval Meinao, presidente de la Asociación Paulista de Medicina. “Son médicos que no tienen una formación adecuada para ejercer la medicina en Brasil. Tenemos la certeza de que el problema es otro. Es la falta de políticas públicas para contratar a médicos en el interior del país, donde hay carencia de profesionales. Sin políticas públicas, sin laboratórios, las posibilidades de contratar doctores en esas regiones es imposible”.

En Brasil el SUS tiene importantes deficiencias. Muchos brasileños se levantan a las 4 de la madrugada para conseguir una cita en un hospital con la única intención de realizar una analítica de sangre cuyo valor en una clínica privada no llega a  24 reales (10 euros). Esa es la razón por la que tener un plan privado de salud es una prioridad. Pero muchas clínicas están saturadas. Esta semana en Salvador, la tercera ciudad de Brasil, las colas en el área de pediatría eran largas. Entre tres y cuatro horas para atender a un bebé. Muy lejos de lo que debería ocurrir en la sexta potencia mundial que dice ser Brasil.

#4
Compartir
A ver si con un poco de suerte les gusta el ofrecimiento a los medicos cubanos, residentes en Espa
Ampliar comentario
#3
Compartir
De que te juegas el pellejo a diario por alt
Ampliar comentario
#2
Compartir
Pero
Ampliar comentario
#1
Compartir
En la Espa
Ampliar comentario