Sigue esta sección:

Historias de Asia

La deslocalización a la inversa: China quiere fabricar en Europa

Es la historia de siempre: los costes se disparan y los ejecutivos de la multinacional empiezan a pensar cómo trasladar parte de la producción a
Fecha
Tags

    Es la historia de siempre: los costes se disparan y los ejecutivos de la multinacional empiezan a pensar cómo trasladar parte de la producción a otro país donde salga más barato. Esta vez, sin embargo, los roles están intercambiados: hablamos de una empresa china que baraja alternativas para  fabricar en Europa. Se trata de Haier, la primera marca de electrodomésticos del planeta, con una cuota de mercado del 7,8%, cifra sostenida sobre su enorme penetración en el país con más consumidores del mundo, China. La multinacional se encuentra en plena expansión internacional (está presente ya en 165 países) y una de las últimas plazas por conquistar es la europea, donde lleva presente años y donde poco a poco está consiguiendo hacerse un hueco.

    Sucede que la fórmula mágica de fabricar en China para vender en Europa lleva años encareciéndose. Y en los últimos meses se ha disparado. The Economist  abordó el tema recientemente con uno de esos titulares rotundos que tanto le gustan a sus editores. Anunciaba “el fin de la China barata”  y desmenuzaba el cacareado aumento de los costes laborales chinos, que casi se equiparan ya al de algunos países de Europa del Este. Desde 2002, por ejemplo, crecieron un 14%  anual en el área de Shangai y un 12% en la de Cantón. Aún con todo, siguen siendo muy inferiores a los de la eurozona y Estados Unidos. En Haier, por ejemplo, los sueldos base siguen por debajo de los 300 euros.

    Lo cierto es que, tanto o más que el encarecimiento de la mano de obra, preocupan los costes de transporte, las complicaciones logísticas y la fortaleza del yuan. Un ejemplo: mientras en la primavera de 2008 por un euro se pagaban casi 11,2 yuanes, la semana pasada la moneda europea se cambiaba por debajo de 7,9. La caída es de casi un 30%  y se espera que continúe la misma tendencia durante unos cuantos años.

    Al presentarle todos estos factores, el presidente y director general de Haier en Europa, René Aubertin, confesó esta semana en Qindao a El Confidencial que, aunque sus ventas han crecido considerablemente en el Viejo Continente durante el último año, los beneficios se han contraído. “Por ello estamos cada vez más convencidos de que tenemos que producir localmente, y no sólo en Europa. Es una estrategia que está en boga para reducir costes, trabajar con stocks más pequeños, hacer la planificación más flexible... Tiene muchas ventajas, no se trata sólo de la mano de obra. Son muchas más cosas”.

    Haier, que actualmente fabrica fuera de China el 18% de lo que vende, dispone de una planta para ensamblar frigoríficos en Italia, donde trabajan unos 150 locales. Según Aubertin, se están barajando varias alternativas para aumentar notablemente su presencia en Europa. “Tenemos tres opciones: asociarnos con un fabricante europeo, montar una fábrica desde cero, o comprar una marca europea”, dijo, sin querer aclarar qué países le resultan más atractivos para lanzar la operación.

    - “¿Quizá España, donde los costes laborales cotizan a la baja?”, preguntamos horas después a su director general, Sun Shubao.

    - “No descartamos nada”, dijo.

    ¿Síntomas de que las fábricas están volviendo a Occidente?

    En Estados Unidos llevan tiempo haciéndose esa pregunta. Es cierto que algunas multinacionales americanas, como General Electric o Carterpillar, han empezado a invertir su proceso de deslocalización. En una encuesta que MFG hizo a varias industrias americanas, un 21 por ciento respondieron que tienen planes para regresar parte de su cadena de producción a América, generalmente el ensamblaje. Parece que no son sólo promesas y, de hecho, se han creado ya más de medio millón de puestos de trabajo en industrias manufactureras desde principios de 2010, el pico más importante desde finales de los 90. En Europa las cosas van a otro ritmo, pero algunos ejemplos han ocupado titulares en el último año, como el anuncio de Ikea de trasladar parte de la producción asiática a Italia.

    ¿Se agota, pues, el atractivo chino?

    La respuesta casi unánime de empresarios y consultores es que no. Las ventajas logísticas de la industria china siguen siendo muchas y, aunque sus obreros resultan más caros que hace diez años, también se hacen crecientemente competitivos. Eso sin contar la importancia de estar lo más cerca posible del mercado del futuro, el de los 1400 millones de chinos. En definitiva, se pronostica una fuga (ya está ocurriendo) de las industrias menos sofisticadas, como la textil, hacia países más pobres, como Vietnam o Bangladesh. También se prevé que algunas multinacionales rediseñen su estrategia global y devuelvan parte de la cadena de producción a Occidente para abastecer su mercado. Pero los costes tendrían que multiplicarse todavía varias veces para que mereciese la pena desmantelar el tejido industrial armado en los últimos 30 años en el país más poblado del mundo. Uno de los mejores ejemplos es el de los Iphone: pequeños, de alto valor añadido, requieren de infraestructuras complejas, así como de obreros capacitados y con horarios muy flexibles. Los teléfonos, además, ocupan poco espacio en los contenedores de los barcos, por lo que el porcentaje de los costes de transporte sobre el total resulta ridículo.

    En 2011, el presidente Barack Obama le preguntó a Steve Jobs, durante una visita a Sillicon Valley, si la producción de Apple retornaría a Estados Unidos algún día. La respuesta fue tajante.

    - “Esos trabajos no van a volver, presidente”.

    Historias de Asia
    Comparte en:
    Sigue esta sección:
    #8
    Compartir
    Desde luego, algo tenemos que hacer, porque se nos están comiendo por los pies.
    La actual crísis que afecta a una buena parte del mundo desarrollado,tiene su explicación por la estrategia seguida por el gobierno chino después de la caída del muro de Berlín y de la muerte de Mao, que -sorprendentemente- ha devenido en una estructura política comunista, totalitaria y dictatorial, pero una economía rabiosamente capitalista, propia del capitalismo del siglo XIX europeo y que llevó a pensadores como Marx y Engels a elaborar su famoso &034;manifiesto&034;. Es una paradoja, un círculo perfecto.
    Y así el mundo que fué rabiosamente capitalista en USA y en Europa, hoy se ha transformado en una suerte de &034;capitalismo socialdemócrata&034; por mor de la reacción de la población, convirtiendo la imagen del capitalismo como un mal,sólo aceptable en el caso de un bienestar igualitarista para toda la población.
    En China -en cambio- ha vencido el esclavismo
    En España, deberíamos empezar por exigir el mismo trato que tiene China en Kyoto. ¿O es que nosotros tenemos una economía más desarrollada que la de China?.
    Piénsese la importancia, en la formación del coste de un producto, que tiene el rubro de la energía.
    Ampliar comentario
    #7
    Compartir
    Más pronto que tarde, la gente va a ser consciente de un dato que es preocupante: ¿Cuántos puestos de trabajo nos cuestan el poder comprar barato?

    Y la logica respuesta será preferir lo producido aquí a lo &034;made in China&034;. Y quien dice China dice India, Turquía, Marruecos... querremos que sea [al menos] de la Unión Europea, preferiblemente español. Porque si exigimos que sea europeo lo que consumimos, el trabajador que lo fabrique será residente en la Unión europea, luego no estará parado, luego no será una carga que nos encarezca la compra de productos externos vía más impuestos para pagar el subsiddio de desempleo.

    Por supuesto, mentalidad proteccionista. En vacas flacas es lo que termina pasando.
    Ampliar comentario
    #6
    Compartir
    Y si todos los dias aparecen tantos nuevos golfos, sinverguenzas, degenerados, mangantes yyyyyyyyyyyyy.....eso que piensa Vd amigo lector............cuantas personas serias quedan en España ?
    Ampliar comentario
    #5
    Compartir

    Si la ONU sirve para algo ,es para enchufar golfos,cuanto antes se cierre y se pase a la llama ,para esterilizar, mejor.
    Ampliar comentario
    #4
    Compartir
    Pues fue precisamente su amigo Chaves quien vetó su nombramiento como embajador de Marruecos. Pero no importa, a Joan Clos lo mandaron a Turquía, donde duró nada y a seguido a la ONU. Así que el anestesista, además de alcalde de BCN, pasó por la ingeniería del Ministerio de Industria, por la diplomacia como embajador de Turquía y como diplomático mundialmente reconocido en la ONU.
    Ampliar comentario
    #3
    Compartir
    Es todo una gran mierda de amiguismo y corrupción, ineptitud e ignorancia, robo y malversación.

    Por si no teníamos bastante con lo de aquí, a ello hay que sumarle los interminables cargos de organismos internacionales. Y todo, sustentado con nuestro esfuerzo y nuestros ahorros, a los que no dejan de agredir, como a nosotros mismos, en medio de un sistema que nos escupe a la cara constantemente.
    Ampliar comentario
    #2
    Compartir
    Premiado por la ONU.Si tomamos como ejemplo la ciudad del
    Ampliar comentario
    #1
    Compartir
    !!! Manda huevos
    Ampliar comentario