Las telecos disparan a nuestro bolsillo: cinco formas de frenar sus subidas

En 2015, las principales operadoras aplicaron alrededor de una treintena de subidas de tarifas. ¿Qué puedes hacer para evitar o retrasar su entrada en vigor?

Foto: (Foto: Corbis)
(Foto: Corbis)

¿Recuerdas cuando las tarifas de las telecos bajaban? Pues eso se acabó. Ahora la moda es subir precios y todo apunta a que 2016 va a darnos unos cuantos sustos a los usuarios. Tras las subidas de febrero en Movistar Fusión, planes Canguro de Orange y determinadas tarifas móviles de Euskaltel, Vodafone ha anunciado que pretende hacer lo mismo y -agárrate- Telefónica ha lanzado el globo sonda de que estudia poner fin a las tarifas planas de internet para comenzar a cobrar en función del consumo de cada usuario.

Queda muy lejos la etapa en que el sector se vio obligado a reducir sus precios. La llegada de Yoigo y los primeros operadores virtuales en 2006 y el lanzamiento de las ofertas convergentes de fijo y móvil en 2012 por parte de Telefónica fueron dos hitos históricos en el sector de las telecomunicaciones que trajeron unas más que necesarias bajadas de tarifas, con algún alto en el camino como las subidas con las que en 2007 respondieron simultáneamente las telecos a la eliminación del redondeo al alza en la facturación del primer minuto de cada comunicación móvil.

En 2015, las principales operadoras aplicaron más de 30 subidas de tarifas. Yoigo, Jazztel, Euskaltel, R y Telecable no se quedaron atrás

Pero desde el año pasado, la tendencia es justamente la contraria. En 2015, las principales operadoras aplicaron alrededor de una treintena de subidas de tarifas. El establecimiento de llamada se elevó a los 20 céntimos en ofertas móviles de Movistar, Vodafone y Orange, que también incrementaron sus cuotas mensuales en distintos planes tarifarios de telecomunicaciones fijas, móviles y convergentes.

Yoigo, Jazztel, Euskaltel, R y Telecable no se quedaron atrás en esta nueva carrera por disparar al bolsillo de los usuarios elevando los precios, en unas ocasiones con la excusa de introducir mejoras en la velocidad de conexión o aumentar los Mb de descarga y en otras sin contraprestación alguna.

El tarifazo más sonado de 2015 fue el de Movistar Fusión, por la que se vieron afectados casi 4 millones de usuarios: 5 euros de subida al mes en todas sus ofertas convergentes que provocó la reacción de Facua con una demanda judicial a la que se han sumado más de 4.000 usuarios. Y es que Telefónica las había lanzado al mercado en 2012 con la promesa de que mantendría sus precios “para siempre”.

En febrero de este año, la multinacional española ha subido estas tarifas por segunda vez, otros 3 euros mensuales, lo que ha llevado a la asociación de consumidores a ampliar los hechos incluidos en su demanda colectiva, la mayor interpuesta hasta la fecha contra una compañía de telecomunicaciones en España, que está en manos del juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid.

Cómo impedir (o retrasar) las subidas

¿Podemos impedir o al menos retrasar los incrementos tarifariosnbsp;La respuesta es sí, en caso de que la compañía no te los notifique siguiendo el procedimiento establecido en la ley o que se comprometiese en su publicidad o sus contratos a mantener los precios toda la vida o durante un determinado periodo de tiempo. Las famosas cláusulas de permanencia con los que, bajo amenaza de penalización, nos obligan a permanecer con un mismo plan de precios durante uno, dos y hasta tres años no sólo vinculan al cliente; también obligan a la compañía a no subir sus tarifas mientras dure el contrato. Legalmente, los grilletes con los que la operadora pretendía impedir que nos marcháramos también la encadenan a ella a nosotros.

Estos son los cinco errores que puede cometer tu operadora y que te permitirán invalidar o retrasar su subida de tarifas:

  1. ¿Te ha llegado una factura con nuevas tarifas y no te las había notificado? El incremento es ilegal, así que puedes reclamar que te mantenga los precios.
  2. ¿Te informó del aumento de precios con menos de un mes de antelación? Pues tampoco es legal.
  3. ¿Cumplió el plazo de treinta días en la notificación pero olvidó informarte de que tienes derecho a darte de baja sin penalización? También puedes tumbar la subida.
  4. ¿Las tarifas se anunciaban con la promesa de que se mantendrían para siempre? La publicidad tiene valor contractual, por lo que la operadora tiene que cumplirla de por vida. Da igual que se tratase de un anuncio de televisión o de la información comercial que apareciese en su página web -recuerda que si ha cambiado, puedes hacerte con ella con una búsqueda en su caché.
  5. ¿Tienes un contrato con compromiso de permanencia? En ese caso estás blindado; la subida no puede producirse hasta que finalice.
(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

¿Ante qué organismo de la administración hay que reclamar para parar las subidas? Puedes hacerlo por tu cuenta o a través de tu asociación de consumidores. Si se trata de una subida de tarifas que no te notificaron, lo hicieron sin cumplir con el preceptivo plazo de treinta días de antelación o no te aclararon que tenías derecho a darte de baja sin penalización alguna, puedes presentar la denuncia ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones del Ministerio de Industria, que es el organismo que tiene que tramitar las reclamaciones relacionadas con incumplimientos de la normativa de telecomunicaciones. Si lo que vas a denunciar es un incremento de precios que no respeta un compromiso publicitario de mantenerlos para siempre o el periodo de permanencia establecido en el contrato, debes acudir a la autoridad de protección al consumidor de tu comunidad autónoma.

¿Es muy costoso denunciar en los tribunales? Para nada, es más, al reclamar cantidades inferiores a los 2.000 euros, puedes ir a juicio sin necesidad de abogado ni procurador -y recuerda que las personas físicas ya no tienen que pagar tasas-. Así que puedes llevar a la compañía a los tribunales para reclamarle que te devuelva las cantidades objeto de la subida de tarifas hasta que finalice el contrato de permanencia o de forma indefinida si había un compromiso publicitario por el que prometía que nunca las encarecería. Y si decides darte de baja, también puedes reclamar que sea ella la que te abone la penalización establecida en el contrato de permanencia.

#elclubdelalucha

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios