Alejandro Domínguez
Social 24/7

Alejandro Domínguez es periodista y consultor de comunicación corporativa especializado en PR Digital, Reputación Online y Social Media. Es director de cuentas de GREY Reputation Managent y se dedica al diseño e implementación de planes de comunicación online y gestión de la reputación en internet para diversas instituciones. En Social 24/7 muestra su visión sobre las últimas tendencias en comunicación 2.0.

Puedes suscribirte a esta columna por RSS o Twitter

El CEO 'cool' y el sentido del ridículo

Alejandro Domínguez 11/06/2013    (06:00) 1

1
Enviar
40
16
 
0
Menéame
Imprimir
En comunicación y marketing online es habitual escuchar lo importante que es mantener un tono fresco, cercano, coloquial… En muchos casos es una premisa adecuada, pero en absoluto debe ser tenido como un dogma, porque luego resulta que hay muchos que se pasan de vueltas.

Parece evidente que un banco o una consultoría TIC no tienen que tener el mismo tono que una marca de cervezas, por mucho que todos tengan una página de Facebook, y sin embargo algunas compañías por el simple hecho de estar comunicando a través de las redes sociales ya sienten como imperativo que hay que hablar entre colegas. En particular, me llama mucho la atención la facilidad con la que algunas compañías exponen a su presidente o director general a que firme emails o publique mensajes en primera persona a través de las redes, creyéndose que una gran idea para tener una imagen moderna es vender un CEO cool.

Una cadena de restaurantes lleva ya tiempo enviándome ofertas e informaciones vía email, siempre firmadas por su director general y con un tono de buenrollito para mi gusto un poco exagerado. En varias ocasiones me había parecido un poco ridículo el hecho de que siempre firmase el director, que además añadía una foto suya y decía algo así como “cuándo vengas al restaurante di que vienes de mi parte”, pero bueno, lo taché de estrategia de marketing incomprendida para mí (como muchas otras) y no le daba gran importancia. Sin embargo, hace un par de semanas recibí un mensaje que, por desastroso, al fin consiguió captar mi atención

Te invito a cenar

Se titulaba: "Invitación a cenar”. Lo abrí y me encontré el siguiente texto, que reproduzco como el original: "Estimad@ compañero/a, Me dirijo a UD debido a que, según nuestro sistema, UD. no abre (por algún motivo), los e-mails que le mando yo personalmente cada semana. El motivo de mi e-mail es intentar recuperar su interés por (el restaurante) invitándo a su acompañante a comer/cenar cuando UD decida... solo tendría que hacermelso saber mediante esta via... respondiendo a este e-mail..." Y lo firmaba de nuevo el director general de la cadena.

El texto era tal cual, con errores tipográficos y faltas de ortografía incluidas, y para que no se pueda responsabilizar de este despropósito de texto a un becario (que es como muchos escurren el bulto) queda bien clarito que lo escribe el director personalmente. Como acción me parece un desastre, empezando por que se metan en el motivo por el cual no suelo leerme sus emails, pero el hecho de que lo firme quien lo firma me parece demencial. ¿Merece la pena exponer así al máximo responsable de una empresa? No sé qué resultados les habrá dado la acción, a lo mejor han vendido menús como churros, pero a mí desde luego me parece que han hecho el ridículo.

Tirar del CEO para comunicar tiene que ser o bien porque la situación lo requiere, como en un caso de crisis importante, o porque forma parte de una estrategia de publicidad y marketing estudiada y bien justificada, porque exista una buena idea creativa detrás y tenga un sentido exponerla. En ningún caso porque queramos vender que el jefe es guay. Si lo estudiamos un poco vemos que los CEO que gozan de una imagen más online o moderna suelen serlo por sus propias acciones y de una manera natural, no por formar parte de las campañas de marketing de su empresa. Me viene a la cabeza por ejemplo Marcos de Quinto, presidente de Coca-Cola España, que cuenta con casi 20.000 seguidores en Twitter sin necesidad de aparecer en las campañas de su empresa.

Al CEO lo que es del CEO

Recuerdo por ejemplo que en diciembre del año pasado recibí una comunicación de Iberia por email, firmada por su presidente Antonio Vázquez, para explicar su posición sobre el plan de viabilidad de la compañía que estaba siendo objeto de debate entre la opinión pública. Me pareció una gran comunicación, muy cuidada y con mucho sentido, y que agradecí como cliente. 

En ese caso, que el presidente lanzase un comunicado oficial tenía mucho sentido, muy distinto a que si me hubiese llegado una newsletter con una promoción que dijese “di que vienes de parte de Antonio y vuela a mitad de precio”. Ya sé que no es lo mismo una cadena de restaurantes joven que una aerolínea que cotiza en bolsa, pero entiéndase la esencia: al CEO lo que es del CEO.

En definitiva, no hay que perder la cabeza queriendo ser los más dospuntocero del mundo. Hay que tener cuidado con poner en juego la reputación de una empresa por culpa de querer parecer muy modernos y, aunque parezca un consejo demasiado obvio, sigue siendo necesario: hay que evitar hacer el ridículo.
1
40
16
 
0
Menéame

1

COMENTARIOS

Escribe el tuyo

Muy de acuerdo en todo, ¡cuántos ridículos no forzados se ven diariamente por intentar ser molón y cercano! Las "redes sociales" son la herramienta perfecta para meter la pata y quedar como un bufón, lo cual es muy peligroso si ostentas determinados cargos...

esg79 11/06/2013, 09:07 h. Acceso al comentario Acceso al comentario  RESPONDER  0

AHORA EN