Google se suicida con el Pixel: por qué probablemente no querrás su próximo móvil

Los precios cambiantes de los Nexus y los bandazos en la estrategia del Pixel, según los últimos rumores, amenazan a uno de los mejores productos del gigante de la red

Foto: (EFE)
(EFE)

La estrategia de Google con sus teléfonos móviles parece cualquier cosa menos planificada. Primero se llamaron Nexus y los fabricaban los grandes nombres de la telefonía móvil (LG, HTC, Huawei). El año pasado cambiaron de nombre, se bautizaron como Pixel, y Google se encargó personalmente de la fabricación. Pero este año, en lugar de prolongar esa estrategia, Google apunta a un nuevo cambio de rumbo. O eso aseguran los últimos rumores más fiables, que apuntan a que LG se encargará de fabricar uno de los nuevos Pixel.

Si la mejor táctica es no tener táctica, Google puede presumir de ser líder en esa clasificación. Desde el mero hecho de no seguir una política estable de precios con los Nexus hasta los bandazos que parece estar dando con esta nueva etapa de los Pixel. Sobre la segunda versión del teléfono se han sucedido todo tipo de informaciones: desde que se preparaban tres modelos (uno de ellos en formato phablet) hasta que uno de ellos había desaparecido del radar hasta que, en las últimas horas, LG será el fabricante de uno de esos Pixel.

Según esos últimos rumores, Google volverá a presentar dos teléfonos a finales de año, con nombres en clave 'walleye' y 'taimen' y será este último, supuestamente de gran tamaño, el que supla al XL. Que LG trabaje codo con codo con Google tiene cierto sentido después de que la compañía anunciara un acuerdo con LG para que la firma coreana le suministrara pantallas a gran escala de cara a los próximos teléfonos.

El Nexus 6P fue el último teléfono que Google encargó a un tercer. (Enrique Villarino)
El Nexus 6P fue el último teléfono que Google encargó a un tercer. (Enrique Villarino)

Ese 'a gran escala' del párrafo anterior es la clave del asunto: el Pixel se distribuyó en pocos países (Estados Unidos, Australia, Canadá, Alemania, Reino Unido e India) lo que suponía una contradicción en sí misma. ¿Para qué diseñar un teléfono de gama alta con unas prestaciones similares a las de un iPhone o un Galaxy para que lo disfruten unos pocos mercados?

Google no ha revelado las ventas del Pixel aunque algunas webs han tratado de hacer estimaciones al respecto. Todo apunta a que la cifra de teléfonos vendidos desde el pasado mes de octubre se encuentra en torno a los dos millones de unidades en Estados Unidos, un número que no es para tirar cohetes pero que dobla las estimaciones previas que situaban esas ventas en un millón de teléfonos. Mal asunto cuando vendes un producto a partir de 769 dólares.

Los Nexus pasaron por todas las horquillas de precio. La gama alta se vendió a más de 600 euros mientras que el 4 se quedó en 299

La política de precios de Google es otra muestra de los bandazos que da la compañía en su división de móviles. En este enlace puedes echar un ojo a la extraña curva que han seguido los Nexus a lo largo de su historia. El primer modelo, Nexus One, salió a unos 470 euros en 2010 mientras que los dos posteriores, los Nexus S y Galaxy Nexus lo hicieron a unos 680 euros a finales de 2010 y de 2011.

Esa estrategia cambió al año siguiente. El Nexus 4, probablemente uno de los teléfonos más populares que el buscador ha lanzado durante estos años, llegó a costar 299 euros, una política que se mantuvo el año siguiente cuando el Nexus 5 se puso a la venta por 345 euros. Pero los precios volvieron a ponerse a la par con los de la gama alta. El Nexus 6 y los últimos dos modelos, el 5X y el 6P, estuvieron en la misma línea: 649 euros.

El primer Pixel llegó a las tiendas de unos pocos países hace menos de un año. (EFE)
El primer Pixel llegó a las tiendas de unos pocos países hace menos de un año. (EFE)

¿Qué mensaje mandas al consumidor con esa política de precios? ¿Está comprando un teléfono de gama alta? ¿Una gama media premium? ¿Por qué el teléfono estrella de un fabricante compite unos años en una horquilla y otros años en una totalmente diferente? ¿Por qué al año de haber tomado el control completo en el diseño se encarga de nuevo un teléfono a un tercer fabricante?

Para fabricar algunos de los mejores móviles que se han lanzado al mercado año a año, Google sigue una política a rajatabla: no tener una política. Los bandazos que ha dado en todos estos años son la mejor prueba de por qué la división de 'smartphones' nunca ha logrado estar a la par de Samsung o Apple. Conclusión: si la compañía lanza un nuevo Pixel pronto, como así parece, es muy probable que queden ya pocos consumidores dispuestos a servir (otra vez) de conejillos de indias.

Space Invaders

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios