Carta a las chicas que (aún) no son feministas

Carta a las chicas que (aún) no son feministas

En su momento yo también me negué a reconocer que existía desigualdad. Ahora me siento más libre. Quizá si alguien me hubiera advertido, me hubiera ahorrado muchos disgustos

En la felicidad está la derrota

En la felicidad está la derrota

Las grandes corporaciones están obsesionadas con con la dicha de sus empleados aplicada a una ecuación de coste y beneficio. No quieren que seas feliz, sino que aceptes tu situación