Me han diagnosticado estenosis aórtica, ¿en qué consiste y cuál es el mejor tratamiento?

La estenosis aórtica es la lesión valvular más frecuente en España. Aquí van algunas claves para identificarla y tratarla correctamente

Foto:

Me han diagnosticado estenosis aórtica, ¿a qué puede deberse?

En la estenosis aórtica, la válvula aórtica no se abre completamente y disminuye el flujo de sangre que sale desde el corazón. Esto hace que el corazón tenga que trabajar más de la cuenta, lo cual puede debilitar el músculo cardíaco y ser más susceptible al fallo cardíaco. Se trata de la lesión valvular más frecuente en España. La principal razón de la estenosis aórtica obedece a causas degenerativas que conllevan calcificación en relación con el envejecimiento. Los síntomas habituales suelen ser sensación de falta de aire al hacer esfuerzos (disnea), dolor torácico o pérdidas súbitas de conocimiento (síncopes).

La estenosis aórtica severa puede permanecer latente en estado asintomático durante años, pero su evolución no se puede prevenir ni tratar con medicación. La aparición de los síntomas aumenta de forma significativa las probabilidades de que el paciente sufra un evento cardiovascular grave, por ello, en estos casos, debe llevarse a cabo una sustitución de la válvula aórtica enferma por una nueva.

¿Cómo puede tratarse?

Existen dos opciones: la sustitución valvular quirúrgica (clásica) y el implante percutáneo de la válvula aórtica (TAVI).

La sustitución valvular aórtica quirúrgica ha sido el tratamiento de elección en pacientes con estenosis aórtica severa, es decir, la válvula aórtica puede calcificarse y estrecharse. Sin embargo, debido a que la etiología más frecuente de la estenosis aórtica en los países occidentales es la degenerativa, la edad de los pacientes es avanzada (en adultos de 75 o más años, se halla estenosis aórtica en el 7% de los casos), por lo que con frecuencia los pacientes tienen un elevado riesgo quirúrgico y, como consecuencia, una tasa mayor de complicaciones. Por ello, hasta ahora la sustitución de la válvula aórtica mediante implante percutáneo de prótesis aórtica (TAVI) se venía realizando solo en pacientes de alto riesgo quirúrgico como una alternativa a la cirugía cardíaca.

Un nuevo estudio publicado recientemente en 'New England Journal of Medicine' ha demostrado que, incluso en pacientes con un riesgo quirúrgico moderado, el implante percutáneo de prótesis aórtica es al menos tan eficaz como la cirugía cardíaca estándar sin presentar una tasa mayor de complicaciones. Este hecho amplía el espectro de pacientes que se pueden beneficiar de esta técnica sin necesidad de ser sometidos a una cirugía cardíaca.

El implante percutáneo de prótesis aórtica (TAVI) es un procedimiento mínimamente invasivo que se realiza de forma percutánea por vía femoral sin necesidad de realizar apertura del esternón y sin anestesia general. El paciente ingresa el mismo día de la intervención. Durante el procedimiento se encuentra sedado, pero consciente. Una vez se realiza la intervención, el paciente pasa a la UCI, donde permanecerá en observación durante 48 horas. Seguidamente saldrá a planta y, si la evolución es favorable en 24-48 horas más, será dado de alta.

¿Qué diferencias tiene este procedimiento con respecto a la sustitución valvular quirúrgica?

Con respecto a la intervención quirúrgica estándar, este procedimiento reduce la tasa de complicaciones: infecciones, menor tasa de hemorragias, se reduce la estancia hospitalaria y se facilita una recuperación más rápida. Estos beneficios son de vital importancia en pacientes en muchos casos de avanzada edad.

Consultorio médico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios