La inteligencia artificial y el 4D llegan a las resonancias magnéticas del corazón

Esta nueva tecnología permite analizar de forma más eficaz todas las imágenes de la resonancia y, gracias al 4D, se puede valorar mejor el flujo sanguíneo

Foto: Resonancia magnética con ayuda de tecnología 4D.
Resonancia magnética con ayuda de tecnología 4D.

PREGUNTA. Tienen que hacerme una resonancia magnética del corazón, ¿no es suficiente con la ecocardiografía?

RESPUESTA. La resonancia magnética cardiaca es una prueba muy útil en enfermos con patología cardiovascular. Permite conocer con detalle la morfología del corazón y ayuda a descubrir datos muy importantes en el estudio de los pacientes cardiacos, como la función ventricular o la detección de zonas de isquemia inducida. También es útil en el estudio del flujo sanguíneo del corazón y los grandes vasos. Es una prueba que puede complementar la información que ofrece la ecocardiografía.

P. ¿Por qué tardan tanto en darme el resultado de esta prueba?

R. Los inconvenientes de la resonancia magnética en los estudios cardiológicos son el tiempo que tardan las pruebas en realizarse y la complejidad de su estudio posterior, debido al posproceso que requiere la información obtenida. Pero esta prueba nos ofrece información muy amplia. Por una parte, nos da información morfológica del corazón. Además, nos ofrece información funcional (función ventricular) y de los flujos vasculares y valvulares. A todo esto hay que añadir información de las zonas de fibrosis o de viabilidad tras un infarto. Todos estos datos, que son complejos, requieren un posproceso minucioso.

Antes, esta prueba tardaba en realizarse entre 60 y 90 minutos; sin embargo, ahora las resonancias magnéticas no sobrepasan los 30 o 40 minutos

P. ¿No hay manera de agilizar el proceso?

R. La adquisición de las imágenes de resonancia magnética ha conseguido realizarse en menos tiempo. Antes, esta prueba tardaba en realizarse entre 60 y 90 minutos; sin embargo, ahora las pruebas tardan entre 30 y 40 minutos. Otro de los aspectos que consumen mucho tiempo es el posproceso de las imágenes. En este campo se ha evolucionado mucho con la creación de 'software específico' que ayuda al análisis de la información contenida en miles de imágenes que capta la resonancia magnética. Se han desarrollado algoritmos de inteligencia artificial que reúnen toda la experiencia que vamos acumulando en diferentes centros. Estos algoritmos nos permiten, por ejemplo, que los cálculos que realizamos sobre los valores de función ventricular se realicen de manera autónoma, reduciendo el tiempo de forma muy importante.

Junto con el apoyo de la inteligencia artificial, también se han creado modos de visualización de imágenes cardiacas optimizados denominadas 4D 'flow', que permiten valorar el flujo sanguíneo de cualquier vaso en tres dimensiones durante un ciclo cardiaco. Gracias a esta herramienta, podemos estudiar la dirección y el volumen de flujo en los vasos, por ejemplo, lo que nos ayuda a estudiar fácilmente muchas patologías: problemas valvulares, las estenosis, las afecciones de la aorta, la comunicación interauricular, la interventricular, los ductus arteriosos y las malformaciones congénitas.

Si tiene alguna duda sobre la consulta resuelta y quiere más información, puede contactar con el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

Consultorio médico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios