¿Puedo quedarme embarazada si estoy tomando anticoagulantes?

Estas pacientes deben acudir al médico cuando el test de embarazo sea positivo para cambiar su medicación de manera urgente y proteger al feto

Foto:

PREGUNTA. Por problemas en el corazón estoy tomando Sintrom®. ¿Puedo quedarme embarazada?

RESPUESTA. Si tiene intención de quedarse embarazada, deberá consultar previamente con su médico (hematólogo, cardiólogo...), para que le comente qué debe de hacer con el tratamiento anticoagulante con Sintrom® (fármaco antagonista de la vitamina K) si llegara el momento. Se aconseja que realice un test de embarazo frecuentemente. Cuando se confirme el embarazo, debe acudir a su médico para realizar con urgencia el paso de Sintrom® a una heparina de bajo peso molecular, que es el anticoagulante de elección en esta situación, ya que no atraviesa la barrera placentaria y es seguro para el feto.

Por otro lado, a lo largo de la gestación, son habituales cambios fisiológicos a los que el sistema cardiovascular debe adaptarse, como son el aumento del volumen sanguíneo, de la frecuencia cardiaca, de la cantidad de sangre que expulsa el corazón… Por ello, es muy importante que hable con su cardiólogo para que valore su situación cardiológica y le aconseje sobre los riesgos ante un posible embarazo. La futura gestante debe ser informada de los riesgos específicos que conlleva un embarazo y, llegada la gestación, debe ser controlada por su cardiólogo y por el equipo de medicina materno-fetal, que en cada caso realizará el plan de tratamiento y seguimiento más adecuado.

En las mujeres gestantes con cardiopatía las complicaciones más frecuentes del neonato son la prematuridad y el bajo peso al nacer

P. ¿Hay riesgos para el bebé?

R. Los fármacos antagonistas de la vitamina K atraviesan la placenta y pueden tener efectos nocivos para el feto. Se asocian a un 5% de embriopatía, especialmente si se utilizan entre las semanas seis y 12 de gestación, y de anomalías en el sistema nervioso central de los fetos expuestos en el segundo y tercer trimestre. También pueden producirse hemorragias en el feto, incluidas las hemorragias intracraneales durante el parto vaginal si precisa de instrumentación. Estos efectos, tanto para la mujer como para el feto, pueden disminuirse si se realiza un control exhaustivo del tratamiento anticoagulante, adaptado al riesgo trombótico de la futura madre, la cual debe estar informada de ello haciéndola partícipe de las decisiones que haya que tomar.

P. Me han dicho que podría sufrir varios abortos hasta conseguirlo

R. El tener un aborto en las primeras semanas de gestación es relativamente frecuente en las mujeres en general (alrededor del 15%) y las causas son muy variadas. En las mujeres gestantes con cardiopatía las complicaciones más frecuentes del neonato son la prematuridad y el bajo peso al nacer. En ocasiones, dependiendo del tipo de cardiopatía y de la afectación funcional de la madre, puede haber un mayor riesgo de abortos.

P. ¿Qué riesgos tendré en el parto?

R. Debido al uso de anticoagulantes, el riesgo de hemorragia puede aumentar en el momento del parto. Por ello, su hematólogo y ginecólogo le darán instrucciones precisas sobre cómo actuar respecto al tratamiento anticoagulante llegado el momento. Con las heparinas de bajo peso molecular, un punto crítico es que debe existir un intervalo mínimo entre la última dosis de heparina y la anestesia epidural. En mujeres con cardiopatía que generalmente están recibiendo dosis mayores de heparina, la anestesia epidural se debe posponer hasta al menos 24 horas desde la última dosis. Si el parto es urgente y no puede ponerse la anestesia epidural, se puede recurrir a otras medidas que hagan más llevadero el momento del parto.

*Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz.

Consultorio médico

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios