La Navidad aumenta el riesgo de intoxicación alimentaria, ¿cómo las evitamos en casa?

Muchas de estas intoxicaciones se producen durante la manipulación y preparación de los alimentos, especialmente en estas fechas cuando cocinamos varios platos a la vez

Foto:

PREGUNTA. En Navidad comemos muchas veces fuera y me preocupan las intoxicaciones alimentarias. ¿Son más comunes o es solo una percepción?

RESPUESTA. En Navidad aumentan las intoxicaciones alimentarias tanto comiendo fuera como en casa. La mayoría de los casos de intoxicaciones alimentarias son en realidad toxiinfecciones alimentarias provocadas por bacterias, virus o parásitos. Estas contaminaciones suelen surgir por manipular, preparar o conservar inadecuadamente los alimentos que, precisamente, en Navidad consumimos en mayor cantidad

P. ¿Qué síntomas tiene una intoxicación alimentaria?

R. Los síntomas principales son náuseas, vómitos, diarreas, dolor abdominal, pérdida de apetito, cefalea, prurito y debilidad. Menos frecuentemente pueden causar mareos, visión borrosa u hormigueo en los brazos. En casos todavía menos frecuentes, la debilidad que a veces acompaña a la intoxicación alimentaria provocará problemas para respirar.

P. ¿Y en los niños son los mismos síntomas?

R. En principio son los mismos síntomas, pero hay poblaciones con más riesgo como los niños, ancianos, mujeres embarazadas y personas inmunodeprimidas. El problema grave más frecuente de las intoxicaciones alimentarias es la deshidratación.

Los síntomas principales son náuseas, vómitos, diarreas, dolor abdominal, pérdida de apetito, cefalea, prurito y debilidad

P. ¿Cuándo debería empezar a preocuparnos?

R. La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria no requiere atención médica, pero es importante un seguimiento de los síntomas y acudir al médico en caso de vómitos durante más de 12 horas; diarrea con fiebre superior a 38º; dolor abdominal intenso que no mejora; heces o vómito con sangre; agitación o taquicardia. Es importante estar atentos a signos de deshidratación como: labios secos, ojos hundidos, sed intensa, mareos o debilidad, poca o nula producción de orina.

P. ¿Qué precauciones deberíamos tener en nuestra propia casa cuando cocinemos?

R. Mantener la higiene a la hora de cocinar: lavarse las manos, lavar todos los utensilios, tablas de cortar y superficies que utilice para preparar los alimentos, bayetas... También preparar la cantidad justa de comida, no mantener más de 48-72 horas en el frigorífico sin congelar. Hay que lavar con cuidado todas las verduras y frutas y conservar los alimentos crudos (sobre todo la carne en general, la carne de ave y el marisco) alejados de los demás alimentos hasta que estén cocinados. Es recomendable también consumir lo antes posible los alimentos perecederos o cualquier alimento que tenga fecha de caducidad y preparar los alimentos en el momento.

Debemos evitar la contaminación cruzada: en Navidad elaboramos platos muy variados, lo que conlleva muchas veces el uso de utensilios que se pueden utilizar indistintamente para cortar productos crudos o cocinados, carnes y pescados a la vez.

Conserva y cocina los alimentos a temperaturas segura y congela siempre el pescado para evitar anisakis. Si lo que quieres es descongelarlos, hazlo en la nevera, en un microondas o en agua fría, nunca a temperatura ambiente. Cuidado con las conservas que tengan golpes, estén abombadas o presenten zonas oxidadas, y desecha por completo las que, al abrirlas, desprendan gas.

*Si tienes alguna duda sobre la consulta resuelta y quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Zaragoza.

Consultorio médico
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios