Los enormes beneficios de un buen beso (además del placer)

¿Recuerdas tu primer beso? Muchas personas coinciden al calificar esta experiencia como algo inolvidable; más trascendente incluso que la primera relación sexual. Pero, ¿de verdad puede

Autor
Tags
    Tiempo de lectura7 min

    ¿Recuerdas tu primer beso? Muchas personas coinciden al calificar esta experiencia como algo inolvidable; más trascendente incluso que la primera relación sexual. Pero, ¿de verdad puede alguien comparar el placer de un beso con el sexo?

    Muchos lo tienen clarísimo: “Pues claro que no”. Pero la investigación sugiere que tal vez se equivoquen. Y no solo en eso. Cada vez hay más evidencias que confirman que un buen beso es mucho más que una fuente de placer inmenso. Hoy en día contamos con poderosos argumentos que hablan de beneficios al besar que pocos hubiesen imaginado. Saber de ellos debiera llevar a que nunca dejásemos de besarnos. Repasemos algunos.

    Los argumentos que la ciencia ha aportado para no dejar nunca de besarnos

    1. Besar es uno de los actos más placenteros para la persona. Lo han confirmado varios estudios. Esto sucede porque los labios son una de las zonas del cuerpo con más neuronas sensoriales. Por eso captan más sensaciones y pueden generar más placer que otras zonas como los genitales, con menos neuronas de este tipo. Así es. La ciencia lo ha demostrado.

    Un buen beso puede generar intenso placer y muchísima adicciónSegún esto, un beso puede desatar una poderosa corriente. Estas neuronas envían información al cerebro, que libera un potente cóctel de hormonas y neurotransmisores: dopamina, adrenalina, noradrenalina, serotonina, testosterona... Sustancias muy implicadas en el placer, el deseo, el refuerzo de vínculos emocionales y el deseo de repetir la experiencia. Sí, realmente un buen beso puede generar intenso placer y muchísima adicción… Estas reacciones en el cerebro son muy similares a las de una droga; pero hay una diferencia. Ésta sí es beneficiosa para el organismo y para la mente. Debiéramos consumirla siempre.  

    Otros beneficios de besar, más allá del placer sexual:

    2. También se ha demostrado que besar con frecuencia fortalece la relación de pareja. Especialistas como Helen Fisher señalan que esta costumbre suele disminuir. Poco a poco las parejas dejan de besarse. Según parece no hay dudas. La distancia amorosa empieza por la distancia física. Así que debiera poner reglas: besarse a diario debe ser obligatorio.

    3. Besar también ha mostrado ser un método muy eficaz para comunicarse sin palabras. Según parece, un beso muestra lo que sentimos mejor incluso que un buen discurso. Fisher demostró que al besar se expresa la intensidad de nuestro afecto y la compatibilidad con la pareja. Es una buena noticia para quienes les cuesta hablar de sentimientos. Pero cuidado; según G. Gallup, un mal beso puede alejarnos irremediablemente de la pareja: “Hay muchas fuerzas pueden conectar a dos personas, pero un mal beso, sobre todo si es el primero, puede destruir la relación”. En cerca de un 50% de los casos así sucede.

    4. Pero besar no solo ayuda a comunicarnos en pareja, también con amigos y conocidos… Y algo aún más complicado: con hijos adolescentes. Estudios con adultos demostraron que cuando se recibe un beso o abrazo se siente el deseo de transmitir afecto, respeto, cercanía y aprecio. Otros estudios con adolescentes demostraron que estos entienden que un beso de sus padres significa “te quiero” o “me alegro de que hayas llegado”. Es fantástico saber que hay un medio eficaz para que puedan recibir ese mensaje.

    Besar libera una gran cantidad de oxitocina y endorfinas, sustancias con un potente efecto tranquilizador5. También se ha comprobado que permitir contacto físico a través de un abrazo, un fuerte apretón de manos o un beso, mejora las relaciones, aumenta la sensación de plenitud y felicidad. La investigación sugiere que las sociedades con más contacto físico, que más se besan y abrazan son en general más felices y asertivas.

    6. En el fondo estos resultados son coherentes con investigaciones que descubrieron por qué al besar se incrementa tanto la sensación de bienestar. Se encontró que al hacerlo se libera una gran cantidad de oxitocina y endorfinas; sustancias con un potente efecto tranquilizador y que contribuyen a liberar tensiones, reducir el estrés y evitar depresión.

    7. Es importante destacar que todos los efectos señalados hasta el momento se han replicado en investigaciones con padres e hijos. Así, se comprobó que besar regularmente a los hijos mejora la comunicación y estrecha los vínculos con ellos. Los que lo hicieron a diario mantuvieron relaciones más intensas y positivas a lo largo de la vida. Por eso no debiéramos permitir a los hijos que no nos besen. Ponga normas para obligarles: al llegar a casa, cuando salgan y al acostarse. No importa la edad ni tampoco que le llamen “pesado”.

    8. Hoy también sabemos que besar a los hijos regularmente influye muy positivamente en su personalidad. Diversos estudios demuestran que las personas que vivieron de niños en un entorno afectuoso, gozan de mejores habilidades sociales, más capacidad para regular emociones; mejor autocontrol, menos ansiedad y menos depresión.

    9. Y gracias a estudios como los realizados por Greatrex o Valdizán también hemos sabido que crecer en entornos con mucho afecto y contacto físico contribuye a un mejor desarrollo funcional y estructural de algunas regiones del cerebro, fundamente del cerebro social.  

    Los que se despiden diariamente de su pareja con un beso viven hasta cinco años másOtras investigaciones confirman que besar y tener contacto físico es fundamental en niños enfermos y prematuros. Recientemente se comprobó que el contacto corporal intenso con bebés entre 28 y 31 semanas de gestación contribuye mejor que otros métodos a la recuperación y la reducción del dolor. Un estudio de Miller también demostró el bienestar y el contacto físico con los bebés en las unidades de cuidado intensivo neonatal afecta a la forma y velocidad en el desarrollo de sus cerebros, especialmente la corteza cerebral.

    10.  El contacto físico y los besos como medio para expresar afecto también ha mostrado ser una técnica eficaz en niños hiperactivos, con problemas de comunicación y otras dificultades de aprendizaje.

    11.  Y siendo mucho lo citado hasta el momento no podemos dejar de señalar que besar también reporta beneficios para la salud. Varios estudios médicos lo confirman.

    • Según parece, besar favorece una vida larga y saludable. Los que se despedían diariamente de su pareja con un beso vivían hasta cinco años más. 
    • También se ha demostrado que besar con frecuencia es bueno para el corazón. Estabiliza la actividad cardiovascular, reduce la presión arterial y el colesterol. 
    • Hace que se sufran menos infecciones en estómago, vejiga y sangre. 
    • También se sabe que la saliva de los besos segrega antibióticos naturales con un tipo de anestésico que alivia el dolor. Según parece, las endorfinas que produce un beso son 200 veces más potentes que la morfina.

    12. Y para rematar hay una razón más para besar que a más de uno alegrará bastante. Besar adelgaza: al hacerlo se queman 2-3 calorías por minuto. Y no solo eso. Según parece, tres besos apasionados al día -eso sí, de 20 segundos- le hará perder 450 gramos. Qué gran motivo para besar. ¿Cuantas cosas que dan placer adelgazan?

    Ciertamente los beneficios de un buen beso son relevantes. Sin embargo parece que cada vez besamos menos y en nuestras relaciones hay menos contacto físico; no sólo con la pareja, sino también con los hijos y amigos.

    Pero para finalizar yo no me resigno a dejar de contarles algo. Un reciente estudio del Instituto EOS analizó cómo los niños percibían la crisis. Mostró algo interesante: “Besos abrazos y jugar más con ellos”. Esta fue la solución que dieron 9 de cada 10 niños para dejar de preocuparnos por la crisis… Está claro; los niños no conocen los estudios, pero saben perfectamente lo que les hace sentir bien. También lo saben quienes empiezan una relación. Lástima que se nos olvide tan pronto. Hagamos caso a la ciencia, pero sobre todo a los niños. ¡Ellos sí que saben!
    Diván Digital
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios