"Mi marido está asustado. ¿Cómo podemos estar tan desprotegidos en el trabajo?"

Una lectora nos explica la situación de su pareja, que sufrió depresión debido a una situación negativa en su empleo a la que ahora se ve obligado a volver a enfrentarse

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Buenas tardes: ante todo felicitarle por su blog, lo sigo con asiduidad. Necesito su consejo urgente. Hace más de un año mi marido se sumió en una depresión como consecuencia del maltrato psicológico que ha sufrido por parte de su jefe. Lo ha denunciado y ha perdido el juicio. Su propia compañera en situación similar ha declarado en su contra. Le han dado el alta médica y en breve se incorpora en una oficina cerca de su acosador. Se siente decepcionado y con miedo de que tengan la consigna de hacerle 'mobbing' o tenderle una trampa. ¿Cómo es posible que estemos tan desprotegidos ante el acoso y el maltrato psicológico en el ambiente laboral? Muchas gracias.

Siento mucho leer lo que le sucede. Lo siento por su marido y por lo que refleja acerca de la desprotección en la que nos encontramos ante el acoso laboral. Por desgracia, su situación sigue siendo una posibilidad real. Veo en terapia a muchas personas pioneras en la denuncia de este tipo de abuso de poder. Y el resultado, a veces, es el que tú cuentas. Estamos más cerca de tener mecanismos de defensa contra estas injusticias, pero los que denuncian se arriesgan aún a no encontrar justicia. Son héroes cotidianos, y eso les honra. Pero también deshonra a una civilización que aún necesita mártires para luchar contra el acoso laboral, un abuso de poder que la inmensa mayoría detestamos.

El problema es que pasamos de lo puntual a lo general: esos fallos nos llevan a sobrestimar lo que no hicimos y aquello en lo que fallamos

Lo primero que te puedo aportar desde la Psicología es la importancia de entender lo que le está ocurriendo como la reacción normal ante circunstancias críticas. La profesora de la Universidad de Massachusetts Ronnie Janoff-Bulman ha estudiado el devastador papel que tiene la autoculpabilización como limitador psicológico. Cuando vivimos situaciones de abuso de poder, tendemos a dudar continuamente de nosotros mismos. En vez de echarle la culpa a los maltratadores, nos preguntamos obsesivamente qué hemos hecho mal nosotros. Y al final encontramos actitudes puntuales erróneas: siempre habrá momentos en que podríamos haber actuado mejor, aunque no sean la causa principal de lo que nos ocurrió. Como resalta Janoff-Bulman, el problema es que pasamos de lo puntual a lo general: esos pequeños fallos nos llevan a sobrestimar lo que no hicimos y aquello en lo que fallamos. Y es muy fácil que subestimemos lo que hicimos acertadamente.

De hecho, esa es probablemente la razón por la que tu marido cayó en una depresión. El psicólogo Albert Ellis nos recuerda que el cuestionamiento irracional continuo ("Tendría que haber hecho…", "Debería haber dicho…") lleva poco a poco a la caída del estado de ánimo. Un ejemplo terrible de esta paradójica culpa que producen los abusos de poder es nuestra poca eficacia planificando nuestra huida cuando vivimos situaciones como secuestros o relaciones tóxicas. En los testimonios, muchas víctimas mencionan la poca claridad mental resultado de la culpabilidad irracional como el factor más limitante. En el artículo anterior de este consultorio mencioné varios autores que nos dan ideas para recuperar una voz interior más sana: echadle un vistazo y ponedlas en práctica. Si él no recuerda en todo momento que es una víctima y que la responsabilidad de lo que le sucede es de los maltratadores, será más difícil que salga de la situación.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

El principal factor contra el que tendrá que luchar es el miedo. Es la táctica de manipulación que más sufrirá. Generar desasosiego y alarma ha sido siempre una estrategia útil para los que detentan el poder. El historiador Jean Delumeau, en su libro 'El miedo en Occidente', cita multitud de ejemplos históricos del uso maquiavélico de esta emoción básica del ser humano. En otros tiempos, ser contagiados por el estado de alarma que nos imponían los demás tenía sentido adaptativo, porque los peligros (depredadores, catástrofes naturales, etc.) eran concretos y palpables. Pero hoy en día los "Traficantes de Miedo" funcionan creando un clima de incertidumbre que no se llega a concretar pero les permite mantener su poder. Hablé en otro artículo anterior de cómo reaccionar ante ese ambiente opresivo. Buscad ahí ideas, porque es importante que esté alerta ante las amenazas reales pero no caiga en la sensación de temor incierto continuo. Los miedos que no se concretan son los más difíciles de conjurar y sirven a los manipuladores para desinflarnos.

¡Sálvese quien pueda!

Analizar este clima opresivo que crean los maltratadores le va a servir para no obsesionarse con los compañeros que le han fallado. Una de las consecuencias psicológicas más graves de los abusos de poder es que muchas veces acarrea falta de solidaridad social. El sociólogo Zygmunt Bauman ha analizado como estos ambientes de 'Miedo Líquido' aumentan siempre el individualismo, la táctica del 'Sálvese quien pueda'. Y eso acaba con la empatía que podría surgir entre las víctimas. En otro artículo de este consultorio hablé del experimento de la Cueva de los Ladrones. Muzafer Sherif —autor del estudio— cometía deliberadamente injusticias contra los niños del campamento para observar su reacción. Y observó perplejo que en esos momentos los chavales acababan peleándose entre ellos, en vez de enfrentarse al poderoso abusador. En los momentos de apuro, los seres humanos estamos más atentos a favorecer "lo nuestro" y miramos a los de arriba como salvadores. Gracias a la sensación de indefensión que han creado los poderosos en tu empresa, tu marido se ha visto solo. Es importante que recuerde todo el tiempo quiénes son sus verdaderos enemigos, porque si no concentraré energías en una lucha equivocada.

Tiene por delante un camino duro. Así que es importante que trate de buscar cuáles son sus mecanismos de resiliencia particulares. En libros como 'Los patitos feos', el psiquiatra Boris Cyrulnik nos recuerda que cada persona tiene estrategias distintas que le sirven (a él en particular) para sobrellevar estos momentos duros. Escuchar música, charlar con la pareja, viajar, practicar deporte, militar en causas sociales, estar con los hijos, ver series, reír con los amigos, comer rico o jugar al ajedrez son solo algunos de los miles de ejemplos posibles. En este momento, es más importante que nunca que dedique tiempo a esos factores de resiliencia. En circunstancias así, tendemos a olvidarlos. Ayúdale a acordarse de cuáles son sus apoyos personales y a ponerlos en valor en su vida.

El miedo es un mecanismo puntual, muy efímero, que se activa en un determinado momento, cumple su función y se olvida rápidamente

El principio será el momento más duro. Jonathan Davidson, profesor de psiquiatría del Duke University Medical Center en Durham, ha analizado recientemente diecinueve investigaciones acerca del impacto de las épocas críticas. Su conclusión es que, al principio, ciertas características de los primeros momentos (imprevisibilidad de las reacciones propias y ajenas, falta de hábitos de enfrentamiento, tensión interpersonal, etc.) hacen que a los seres humanos nos cueste más tomar el control al principio. Pero cuando la situación se prolonga, las personas recuperan poco a poco la sensación de control.

En su libro 'En busca de Spinoza: neurobiología de la emoción y los sentimientos', el médico António Damásio explica que el miedo es un mecanismo puntual, muy efímero, que se activa en un determinado momento, cumple su función y se olvida rápidamente. Apenas recordamos los temores del pasado: sirvieron para su fin y se desvanecieron. Recuérdale circunstancias del pasado de las que supo salir. Lo importante, cuando se afronta circunstancias críticas, es saber proyectarse al futuro aunque el presente sea duro. Mucha suerte, de verdad. Un abrazo.

Psicoterapeuta y divulgador. Intento echar una mano. A veces ayudando a la persona a cambiar la forma de procesar lo que le está sucediendo. Otras veces ayudándola a cambiar lo que le está sucediendo.Creo que el 90% de lo que nos preocupa no va a suceder nunca; que el humor y la ira son dos grandes recursos psíquicos infravalorados y que es buena táctica hacer un buen “casting” del prójimo antes de que los sentimientos nos atonten.Mi método se basa en que cada persona es (al menos) un mundo. Y en los momentos de crisis, cada persona es muchos mundos. Por eso aunque los síntomas sean universales, hay que buscar problemas y soluciones particulares. Twitter: @Luis_Muino

Envía tu consulta


Condiciones de uso de Consultorio sobre Ruedas

En cumplimiento con la normativa de protección de datos de carácter personal -LO 15/1999 y RD 1720/2007- los datos de carácter personal remitidos a través del formulario será tratados en el fichero denominado “USUARIOS WEB DE TITIANIA” notificado ante la Agencia Española de Protección de Datos con nº de registro 2060040405, titularidad de TITANIA COMPAÑÍA EDITORIAL, S.L. sito en la calle Virgilio, 25 – 1 A/D con código postal 28223 Pozuelo de Alarcón -Madrid- para la finalidad exclusiva de gestionar las consultas que nos efectúen a través de la sección MOTOR. En todo momento, puede ejercitar los derechos que se le reconocen -acceso, rectificación, cancelación y oposición- mediante comunicación al efecto a través del mail: info [@] elconfidencial.com.

De igual forma, al remitirnos su consulta acepta que ésta junto con la información suministrada sea comunicada a la entidad colaboradora para la finalidad descrita, autorizando, en su caso, la publicación de la misma en la sección o Página Web titularidad de la entidad editora.

Le informamos, igualmente, que no todas las consultas podrán ser resueltas por la entidad colaboradora, efectuándose una selección y publicación de las más importantes, en virtud del grado de interés que pudieren suscitar las mismas. En todo caso, las consultas serán resueltas con el máximo rigor y profesionalidad, no siendo vinculantes para las partes, recomendando que para mayores detalles, a la vista de la consulta o de los hechos del caso en concreto, pudieren dirigirse a profesionales del sector para un asesoramiento del mismo.

Para cualquier aclaración puede dirigirnos su consulta a través del correo electrónico dispuesto en la presente sección.

El consultorio psicológico del siglo XXI

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios