Es noticia
Menú
“La rama más perversa de la mente es la codicia”
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Empecemos por los principios
Miguel Ayuso

Empecemos por los principios

Por
Miguel Ayuso

“La rama más perversa de la mente es la codicia”

“La experiencia demuestra, y lo he comprobado personalmente, que cuando uno pone sólo el acento en conseguir logros del exterior y no cuida su vida interior,

Foto: “La rama más perversa de la mente es la codicia”
“La rama más perversa de la mente es la codicia”

“La experiencia demuestra, y lo he comprobado personalmente, que cuando uno pone sólo el acento en conseguir logros del exterior y no cuida su vida interior, se vacía a sí mismo”, afirma con rotundidad Ramiro Calle. El pionero en España de la enseñanza del yoga, y autor de más de cien libros sobre filosofía oriental, bienestar y viajes, ha atendido a El Confidencial con motivo de la presentación de su última obra, El arte de aprender a vivir (Zenith), que ha escrito en colaboración con el periodista Pedro Riba.

En el libro ambos autores ofrecen herramientas para ser felices y trasmitir esa felicidad. ¿Otro libro más de autoayuda? A Calle, que lleva 21 años estudiando meditación, psicoanálisis y psicología oriental, la palabra le chirría, pero cree que es positivo que la gente empiece a preocuparse por estas cosas. “Con quince años empecé a investigar sobre el yoga en una época en la que el régimen no permitía que se hablara de cosas que no fueran la ideología oficial”, cuenta Calle.Hace unos años era impensable que yo tuviera una página en La Vanguardia todos los sábados sobre estos temas, pero ahora esto está de moda. El ser humano se está empezando a dar cuenta de que el bienestar que decimos tener no es tal, al menos el que es un poco inteligente y no tiene una conciencia de lechuga. Nos hemos dado cuenta de que en lo profundo algo está fallando y necesitamos buscar un bienestar psicoespiritual, que hasta hace poco estaba olvidado”.

Cuando no tenemos algo pensamos que seremos felices cuando lo tengamos. No es verdadEl hecho de que todos los temas relacionados con el bienestar se hayan puesto de moda, explica el afamado yogui, tiene, no obstante, un riesgo: “El mismo yoga se ha desnaturalizado. Ha surgido el yoga deportivo y atlético, que solo pregona el culto al cuerpo”. En su opinión, es decisivo que el ser humano empiece a preocuparse de una vez por todas por lo que ocurre en su mente: “Si la mente no está bien, por mucho que tengamos 10 coches, dos lavadoras, y todas las amantes del mundo, tendremos muchísimos problemas. La verdad es que los muy muy ricos, y he conocido a unos cuantos, son unos desgraciados a nivel psicológico, pero generan envidia. Cuando no tenemos algo pensamos que seremos felices cuando lo tengamos. No es verdad”.

“El poder es lo peor que hay en el mundo”

Al contrario que otros gurús de la felicidad, Calle insiste en que, lo interior es decisivo, pero no podemos vivir al margen de lo que ocurre en el exterior. En su opinión, hay un mínimo de bienestar material, por detrás del cuál no tiene sentido hablar de felicidad, sino de justicia social: “A los pobres no se les puede dar espiritualidad, necesitan pan”.

En su opinión, “siempre que sea legítimo”, debemos buscar una mejora en nuestro confort, pero una vez tenemos alojamiento, comida y el suficiente bienestar material tenemos que evolucionar como seres humanos. Una evolución que, según Calle, es inexistente: “Si el hombre de hace 2000 años viajara a nuestro tiempo vería que hemos mejorado mucho en cuestiones técnicas pero que no ha habido el más mínimo progreso moral, sentimental o espiritual”.

Si nos preocupamos por 'tener' y no por 'ser' siempre tendremos problemasPara el yogui, es necesario cambiar de mentalidad para lograr de veras que cambie la manera en que funciona nuestra sociedad: “La sociedad somos todos. Las mentes enfermas hacen sociedades enfermas, y las sociedades enfermas hacen mentes enfermas. Si nos preocupamos por tener y no por ser siempre tendremos problemas. Y la desgracia es que este pensamiento, típico de Occidente, se lo hemos contagiado a Oriente”. Calle es tremendamente crítico con la clase política: “La rama más perversa de la mente es la codicia. Cuando alguien tiene 99 de algo, quiere llegar a 100, y después a 200. Es lo que los indios llaman ‘el círculo vicioso del 99’ y es lo que conlleva la avaricia. El poder es lo peor que hay en el mundo. Siempre que hay poder hay putridez y corrupción. Toda la política está llena de avariciosos. Se habla mucho de lo injustas que son las castas de la India, pero aquí en España las clases sociales son horrorosas. La casta de los políticos vive en una burbuja. No tienen nada que ver con la gente ordinaria.

Urge un cambio espiritual

Para que el ser humano cambie, y con él la sociedad, Calle cree necesario apostar por la espiritualidad, pero una espiritualidad diferente, que incluya a los practicantes de todas las religiones, los deístas, los agnósticos y los ateístas: “Estamos yendo hacia una nueva espiritualidad; una espiritualidad que abarca también al cuerpo, que la religión tradicionalmente había desvirtuado; una espiritualidad libre de dogmas. La espiritualidad debe servir de impulso para mejorar y sacar lo mejor de nosotros mismos, y en beneficio de los demás. Debemos quitar de nuestra mente las tres raíces de lo insano; la ofuscación, la avaricia y el odio. Mientras no cambiemos esto no hay nada que hacer, por eso han fracasado siempre los revolucionarios, porque intentaron cambiar la sociedad, sin cambiar su mente”.

Tenemos que ser conscientes de que podemos mejorar y de que tenemos métodos para hacerloSegún calle para que todo cambie debemos trabajar una serie de actitudes: el sosiego, el desapego, la lucidez, la ecuanimidad, la tolerancia… Sólo entonces evolucionara también la sociedad: “Tenemos que darnos cuenta de que nuestras mentes son una cloaca de la que sólo sale fango y pus. Tenemos que ser conscientes de que podemos mejorar y de que tenemos métodos para hacerlo. No basta con hablar. Todo está escrito, pero no está hecho. Tenemos que ser gobernantes de nosotros mismos y no un reflejo de lo que son los demás. La sociedad ha confabulado contra el individuo. Debemos decidir por nosotros mismos. Entonces nos daremos cuenta de que todos formamos parte de una gran familia y dejaremos de abusar de nuestro prójimo. Pero si no hay un trabajo personal en uno mismo, no hay nada que hacer”.

“La experiencia demuestra, y lo he comprobado personalmente, que cuando uno pone sólo el acento en conseguir logros del exterior y no cuida su vida interior, se vacía a sí mismo”, afirma con rotundidad Ramiro Calle. El pionero en España de la enseñanza del yoga, y autor de más de cien libros sobre filosofía oriental, bienestar y viajes, ha atendido a El Confidencial con motivo de la presentación de su última obra, El arte de aprender a vivir (Zenith), que ha escrito en colaboración con el periodista Pedro Riba.