Los divorcios crecen en 2012 un 2%: ¿es un dato preocupante?
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Empecemos por los principios
El Confidencial

Empecemos por los principios

Por

Los divorcios crecen en 2012 un 2%: ¿es un dato preocupante?

Los juzgados españoles tramitaron en 2012 un total de 120.000 divorcios, lo que representa un incremento ligeramente superior a un 2 por ciento con respecto al

Foto: Los divorcios crecen en 2012 un 2%: ¿es un dato preocupante?
Los divorcios crecen en 2012 un 2%: ¿es un dato preocupante?

Los juzgados españoles tramitaron en 2012 un total de 120.000 divorcios, lo que representa un incremento ligeramente superior a un 2 por ciento con respecto al año anterior, según los datos hechos públicos el pasado viernes por el Servicio de Estadística del Consejo General del Poder Judicial, como informa la agencia Efe.

En el pasado ejercicio tuvieron entrada en los órganos judiciales españoles un total de 70.571 asuntos de divorcio consensuado, un 2,4 % superior al año anterior, y 49.485 de divorcios contenciosos, un 2,5 % de incremento sobre 2011. Asimismo, se presentaron 4.738 separaciones de mutuo acuerdo y 2.404 separaciones contenciosas. También ingresaron 164 asuntos de nulidad matrimonial.

En Canarias y Extremadura han aumentado todas las formas de ruptura matrimonialDentro de una tendencia decreciente que se observa desde finales de 2005, tanto los divorcios contenciosos como los de mutuo acuerdo han mostrado un ligero repunte en el cuarto trimestre de 2012, con incrementos interanuales del 11,5 % para los divorcios consensuados y del 7,1 % para los no consensuados.

Comparando los datos globales de 2012 con los de 2011, se observa que en Andalucía, Cataluña y Madrid han aumentado las dos formas de divorcio, mientras que han disminuido tanto las separaciones contenciosas como las de mutuo acuerdo. En Canarias y Extremadura han aumentado todas las formas de ruptura matrimonial. Por primera vez, los datos del CGPJ incluyen información sobre las modificaciones de medidas en procesos de separación y divorcio, así como sobre los procedimientos relacionados con la guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales.

En 2012 se iniciaron 6.719 procedimientos consensuados de modificación de medidas, un 14,4 % más que en 2011. Respecto a procedimientos no consensuados de modificación de medidas se han iniciado 26.435, con un incremento interanual del 24 %. Asimismo, se iniciaron 11.607 procedimientos consensuados de guardia, custodia y alimentos de hijos no matrimoniales, un 17,3 % más que en 2011, mientras que procedimientos no consensuados se iniciaron 19.885, un 12,2 % más que en ese mismo año.

¿Es cada vez más fácil separarse?

Estos datos reabren el debate sobre el papel que el matrimonio juega en las sociedades occidentales y, concretamente, en la española. Los datos de los últimos años habían presentado un descenso de los casos de divorcio, aunque muchos expertos señalaron que la crisis había influido de manera sustancial a la hora de tomar la decisión de separarse de la pareja. El descenso en el número de ingresos de la pareja provocaba que, en muchos casos, las relaciones aguantasen durante más tiempo ya que los costos del proceso de separación eran demasiado elevados. También, porque en caso de tener que pasar una pensión de manutención, el dispendio podía ser excesivamente elevado.

Sin embargo, ello nos lleva a pensar en criterios puramente prácticos y materiales, cuando una relación amorosa implica otro tipo de factores, como los emocionales. Mucho se ha escrito sobre el declive de la familia en su versión más tradicional, de la que el aumento de las separaciones es síntoma claro.

La mayor parte de los consultados pensaba que separarse es excesivamente fácilUn reciente estudio publicado en el Reino Unido señalaba que el 57% de los consultados pensaban que “hoy en día es demasiado fácil divorciarse”. Así pues, la conciencia de que la sociedad ha cambiado en lo que respecta a este tema existe, pero también otra serie de elementos externos han facilitado el proceso. Por ejemplo, la ley señalaba que en España debían cumplirse una serie de plazos que alargaban el proceso pero, al mismo tiempo, contribuían a que la pareja reflexionase sobre el paso que iban a dar antes de tomar la decisión definitiva. La ley de los divorcios exprés aprobada en 2005 acabó con todo ello.

La percepción social que existe sobre el divorcio también ha animado a muchas parejas a llevarlo a cabo. De estar prohibido a pasar a estar socialmente censurado, a, hoy en día, considerarse lo más normal del mundo, la separación desde luego ya no es un tema tabú como lo fue en el pasado.

Al mismo tiempo, las facilidades para divorciarse  han deparado un gran número de ventajas, por ejemplo, en aquellos casos en los que existe violencia física de por medio, o en los que la convivencia ponía en peligro la salud mental de los miembros de la pareja, que en muchos casos pasaba desapercibida pero resultaba también dañina. Igualmente, en lo que se refiere a las consecuencias perniciosas que una pareja en constante crisis puede tener en la educación de los niños. ¿Qué piensan los lectores de El Confidencial de esta estadística?