Tipos seguros de vínculo

Tipos seguros de vínculo

El vínculo que se crea entre padres e hijos tiene unas características únicas, específicas, y muy importantes para el ser humano. Este apego, que comienza en

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    El vínculo que se crea entre padres e hijos tiene unas características únicas, específicas, y muy importantes para el ser humano. Este apego, que comienza en el vientre materno, se prolongará durante toda la vida.

    Los bebés necesitan crear fuertes lazos afectivos con sus padres o cuidadores. El vínculo que el niño crea con sus figuras de apego (madre, padre y personas encargadas de su cuidado) es selectivo, fuerte y duradero. Si el bebé (y más adelante el niño) percibe que este vínculo puede alterarse, sentirá fuertes emociones negativas e incluso puede desarrollar dificultades emocionales.

    La conducta de apego en un niño es activada por la aparición de estímulos o situaciones que le generen miedo o ansiedad. Por ejemplo, cuando aparece alguna persona extraña, el bebé mira a su madre para ver qué cara pone ella. Si el gesto de la misma es amable, el pequeño puede confiar. Si por el contrario, es de disgusto o incomodidad, el bebé desconfiará del extraño.

    Hay otras condiciones que también activan la conducta de apego del niño, como son la separación brusca de la madre (o principal figura de apego), la oscuridad repentina, un ruido intenso, etc. En estas circunstancias, el pequeño busca consuelo en sus figuras de apego. Esta conducta de apego, también puede activarse cuando el niño tiene hambre, está enfermo, siente dolor o cansancio.

    Trabajando el apego

    La necesidad de apego o cuidado es universal, ayuda a la supervivencia y es tan importante como las necesidades de alimentación y calor. Es muy importante el desarrollo sano de la conducta de apego en el niño debido a que las relaciones tempranas de apego influyen en el desarrollo de su personalidad y, en algunos casos, están en el origen de la psicopatología.

    Si el cuidador no tiene la sensibilidad suficiente, puede fracasar al leer los estados mentales del bebé o sus deseosLo que va a determinar este desarrollo sano son las características del cuidador. Es decir, la capacidad que tengan las figuras de apego (madre, padre, cuidador) del niño para cubrir de forma adecuada sus necesidades afectivas. Lo que más importa es que el cuidador pueda ofrecer una respuesta sensible a la necesidad del niño.

    Para que la respuesta del adulto sea sensible, éste tiene que notar las señales del bebé o del niño, interpretarlas adecuadamente y responder a ellas de forma rápida y apropiada.

    Si el cuidador no cuenta con esta sensibilidad, puede fracasar al leer los estados mentales del bebé o sus deseos, o puede no conseguir calmar y apoyar de forma adecuada al pequeño cuando éste tiene emociones negativas.

    Tipos de vínculo

    El tipo de cuidado que realicen los padres con su bebé es de suma importancia, porque esto es lo que constituirá el vínculo, que puede ser de dos tipos: seguro o inseguro.

    Si los padres son capaces de dar una respuesta sensible a las necesidades del pequeño, éste desarrollará un tipo de vínculo de apego seguro con respecto a sus padres. Esto es, cuando el pequeño se sienta ansioso, estresado o con miedo, siente la seguridad de que sus padres van a ser capaces de calmarle, porque ya lo han hecho en otras ocasiones y puede confiar en que volverá a ocurrir. El pequeño ha generado una expectativa positiva con respecto a cómo responderán sus padres a sus necesidades.

    Un niño que tenga una madre o un padre previsíblemente disponible, sea cariñoso, tolerante y empático, tendrá mayor probabilidad de desarrollar una imagen de esa relación que puede ser descrita como segura. Si por el contrario, los padres no son capaces de emitir una respuesta sensible a las necesidades del pequeño, el niño desarrollará un vínculo de apego inseguro con respecto a ellos.

    Cuando el cuidador ha conseguido que se construya un vínculo en el que la confianza básica sea predominante, el niño busca activamente contacto con ese cuidador cuando necesita consuelo. Algunas conductas del pequeño que pueden ser indicativas de inseguridad en el vínculo, pueden ser las siguientes: el niño evita proximidad en el contacto con el adulto,  manifiesta enojo intenso cuando intenta calmarle. Cuando el cuidador trata de consolar al niño, éste trata de soltarse, forcejea y se resiste a ser levantado. También rechaza los juguetes que le ofrece el adulto para calmarle. 

    La personita que se encuentra bajo la predominancia de vínculos de apego seguros, tendrá un sentimiento de confianza en otros y un sentimiento de seguridad en sí mismo.

    Una persona, de cualquier edad, que siente confianza en que una figura de apego va a estar siempre disponible y receptiva en caso de necesidad, probablemente se sienta relajada y segura y tenga recursos para que le vaya bien en la vida. En cambio, es probable que, una persona que esté preocupada por sus vínculos de apego no funcione de una manera óptima.

    Psicoarganzuela

    Relación Padres e Hijos
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    1comentario
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios