Españistán: ¿por qué el INEM ofrece trabajos tan precarios?
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Trabajo y sentido común
Lola García

Trabajo y sentido común

Por

Españistán: ¿por qué el INEM ofrece trabajos tan precarios?

La definición teórica del concepto de trabajo puede ser analizada desde perspectivas distintas. Una aproximación básica presenta a este vocablo como la valoración del esfuerzo realizado

De esta manera, y aproximándonos a lo que de manera habitual todos los ciudadanos entendemos por trabajo, podemos determinar que dicho concepto se puede utilizar de dos maneras muy frecuentes. Así, por un lado, nos referimos a él como la acción que realiza una persona que se está ocupando de llevar a cabo una serie de tareas o actividades ya sea a nivel físico o bien intelectual.

Si uno se remonta a eras remotas, podrá advertir que antes predominaba la esclavitud, un trabajo forzoso que se produce cuando un individuo ejerce sometimientos sobre otro y le impide tomar decisiones y desenvolverse con voluntad propia. A partir de mediados del siglo XIX, los niveles de esclavitud comenzaron a descender y esta modalidad fue declarada como ilegal. Desde entonces, el trabajo asalariado pasó a ser la forma de empleo más común.

Trabajos que no son trabajos

Esta concepción de la noción de trabajo lleva a dar por entendido que cuando un individuo realiza una determinada actividad productiva se lo recompensa con salario, que es el precio que se le pone dentro del ámbito laboral a la labor que él lleva a cabo. La relación de trabajo entre quien ofrece empleo y el trabajador está condicionada y respaldada por diferentes leyes y convenios, aunque también hay en la vida cotidiana casos de lo que se denomina trabajo en negro (aquellas contrataciones efectuadas de forma ilegal que permiten explotar y lucrar con los trabajadores).

Le resultó indignante que un organismo público gestionase una oferta de trabajo sin contrato de trabajoOtras formas de empleo que pueden detectarse a nivel mundial son el trabajo autónomo productivo (por medio del cual se ejercen las profesiones liberales y el comercio, por ejemplo), el trabajo informal de supervivencia y la servidumbre, entre otras.

Una vez repasada la teoría  que más o menos nos queda clara, me sorprende que organismos como el INEM*, y más concretamente uno de Castilla y León, estén citando a desempleados para ofrecer “trabajo” que consiste en: durante tres meses sin contrato realizar labores de comercial cuya misión principal es la captación de clientes para una empresa del sector seguros. Pasados esos dos meses, si el empresario considera que ha captado los clientes suficientes y ha demostrado su valía le harán un contrato mercantil. Es decir, que no cotiza a la seguridad social. ¿Consideramos esta oferta un trabajo?, ¿Dos meses trabajando sin contrato y luego deciden la valía del candidato? ¿Para qué está el INEM? ¿Estos organismos no tienen la capacidad de filtrar estos trabajos y no autorizarlos para la búsqueda de candidatos? ¿Esos son los puestos de trabajo que se están ofreciendo para crear empleo y disminuir el paro?. El Inem debería filtrar este tipo de ofertas y desestimarlas, por lo menos para dar ejemplo. Porque la persona que acudió a que le ofreciesen ese puesto de trabajo, tiene un hijo e hipoteca que pagar. Tiene perfil comercial pero, como ella me transmitió, si sale de casa para trabajar por lo menos es con un contrato de trabajo laboral.

Le resultó indignante y llamativo que un organismo público gestionase una oferta de trabajo sin contrato de trabajo. Esto es lo que denomino Inem Españistán. Le preguntaría a la persona que ofrece ese trabajo, ¿tú lo aceptarías con esas condiciones?

*Nota: El INEM ya no existe. El organismo encargado de sus antiguos funciones es el SEPE (Servicio de Empleo Público Estatal), pero se conserva el nombre antiguo por ser más familiar.