¡ELA, asesina, te hemos descubierto y vamos a por ti!
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Tribuna
Javier Gómez Matallanas

Tribuna

Por

¡ELA, asesina, te hemos descubierto y vamos a por ti!

La campaña de lanzarse cubos de agua hELAda, el planetario #IceBucketChallenge, ha servido para descubrir a un asesino en serie que lleva operando impunemente por todo

La campaña de lanzarse cubos de agua hELAda, el planetario #IceBucketChallenge, ha servido para descubrir a un asesino en serie que lleva operando impunemente por todo el mundo desde hace dos siglos, pero con especial virulencia desde hace 60 años. Un psicópata que lleva doce lustros matando millones de neuronas y miles de personas. Paraliza a sus víctimas poco a poco. Las hace enfermar y acaba con ellas, torturándolas, en tres años. En unos casos, paraliza sus cuerpos de abajo a arriba, primero les bloquea las piernas, luego sube a los brazos y después las deja sin habla. En otros, empieza a dominarlas y primero las deja sin habla, y luego les inutiliza los brazos y las piernas. En todos los casos los deja sin fuerza para respirar. Todas las víctimas inocentes se enteran de lo que les está pasando hasta el último minuto. Este matarife se encarga de que los afectados sean plenamente conscientes hasta el final, pues mantienen su inteligencia intacta.

La campaña de lanzarse cubos de agua hELAda, el planetario #IceBucketChallenge, ha servido para pillar in fraganti a este asesino en serie que responde al nombre de ELA, se le pone el artículo femenino, la ELA, pero no es un hombre ni mujer: es un ente cruel con la mente criminal más retorcida y diabólica que ni en la imaginación del peor ser humano tendría cabida. Se siente impune. A la ciencia no le ha dado tiempo a cazarla para detenerla y, de momento, se sigue saliendo con la suya y gana su batalla a todas las víctimas. Como la mayoría no aguantan más de tres años, no da tiempo a que los ensayos clínicos triunfen. Y tampoco hay dinero para investigarla. Esta enfermedad criminal es una de esas enfermedades raras. No es rentable para la industria farmacéutica.

La campaña de lanzarse cubos de agua hELAda, el planetario #IceBucketChallenge, ha servido para concienciarnos de que todos, usted, aquel, ese, yo, tú, él, nosotros, vosotros, ellos, todos somos víctimas potenciales de la ELA. Nos puede pasar a cualquiera porque no se sabe por qué ni cómo ni cuándo ni dónde elige a una u otra persona. Hay muchas enfermedades, pero ninguna es tan brutal, atroz y desalmada como la ELA y toda la población es víctima potencial. Cuando te dicen que padeces la enfermedad sientes que te cae un cubo de agua helada, la misma sensación que cuando te dicen que un familiar o un amigo la padecen. Antes de la campaña del cubito, cuando te hablaban de la enfermedad buscabas en Google ‘ELA’ y te quedabas petrificado al conocer la dureza, la crueldad de esa asesina en serie. Desde la campaña del cubo con famosos y famosotes, artistas y artistazas, futbolistas y futbolores, echándoselo con una sonrisa ya se va sabiendo lo que es la ELA (ALS en inglés).

La campaña de lanzarse cubos de agua hELAda, el planetario #IceBucketChallenge, ha servido para que Estados Unidos recaude 100 millones de dólares para la investigación. Y ha servido para que Mariano Rajoy se moje donando a Fundela, la fundación española metida en el Project MinE, el proyecto europeo que estudiará 22 mil genomas para saber de dónde sale la implacable y sádica ELA para poder derrotarla. El presidente del Gobierno español se ha interesado por esta cruel enfermedad y va a comprobar las barbaridades que se están haciendo en los hospitales españoles, especialmente en los madrileños, en el tratamiento y atención de la ELA, esta enfermedad mortal de necesidad a la que hay que buscar cura investigando y para la que hay que contar con unidades preparadas de tratamiento a unos pacientes que buscan alguna esperanza. La ciencia avanzará para que tu diagnóstico no sea un certificado de muerte, no tengas ninguna duda, homicida ELA.

La campaña de lanzarse cubos de agua hELAda, el planetario #IceBucketChallenge, será una moda que pase, como todas las modas, pero esta campaña viral, esta serpiente de verano moderna trasladada en las inmediatas redes sociales y sistemas de mensajerías globales, lo del cubito, ha servido para señalarte, asesina. Te tenemos en el punto de mira, criminal. Te hemos descubierto asesina, feroz, implacable, insoportable, insufrible. Sabemos ya quién eres y cómo matas. Vamos a por ti, ELA. ¡Y no te vas escapar! ¡Y vas a dejar de matar impunemente!