CARTA DE UN ESTUDIANTE

Lo importante no es examinar, sino aprender

El covid-19 es una amenaza, pero también una oportunidad de repensar la forma de evaluar. Lo relevante sigue siendo memorizar, cuando lo importante es el aprendizaje.

Foto: Manuel Castells, ministro de Universidades, este 23 de abril de 2020 en rueda de prensa en la Moncloa. (Borja Puig | Pool Moncloa)
Manuel Castells, ministro de Universidades, este 23 de abril de 2020 en rueda de prensa en la Moncloa. (Borja Puig | Pool Moncloa)

Stephen Hawking decía: “Al memorizar aumentamos el desorden del universo”. Algo similar ocurre en nuestras cabezas cuando se nos obliga a acumular un gran volumen de conocimientos para más tarde poder sacarlos y reflejarlos en los exámenes.

Actualmente se nos obliga a memorizar tal cantidad de contenidos que a veces sentimos que nuestra cabeza es el mismísimo Universo en que tenemos que buscar las respuestas. Según avanzan los cursos, la entropía de este universo aumenta, y encontrar esas respuestas se vuelve más complicado. Si se añade el estrés de estar confinado, de tener distracciones al no estar en un aula de examen, y el pensamiento de “o apruebas o ahí va la segunda o tercera matrícula”, encontrar algo resulta muy difícil. Pero si, además, le sumas unos tiempos insuficientes para la realización del ejercicio en los cuales no entra la mitad del alumnado, el universo y la entropía aumentan exponencialmente, y se convierte en una pesadilla.

Desde hace décadas los estudiantes se han quejado de un sistema educativo que no da prioridad al aprendizaje si no a la superación de numerosas pruebas. Es un hecho innegable que son tiempos difíciles y que nadie sabe cómo afrontar la situación, pero evaluar en este momento de la misma forma en que se evaluaba cuando éramos libre es un error.

Esto concierne a todos los estudiantes. Pero como estudiante de la Universidad Politécnica de Madrid, me gustaría explicar cúal es el problema que nos afecta, el cual puedo suponer que es similar en muchas universidades.

La UPM ha decido evaluar a sus alumnos en las mismas condiciones que si hubiesen asistido a clase y pudieran realizar sus exámenes de manera presencial. No han entendido, o no han querido entender, que estamos confinados, que llevamos más de un mes sin salir de casa, que no ha habido clases presenciales, que no hemos asistido a las prácticas y que es difícil la interlocución con los profesores a pesar de las clases virtuales.

Nosotros aceptamos que no hubiese una resolución de evaluación por parte del rectorado hasta el 13 de abril, y que los profesores no decidiesen cómo evaluar a sus alumnos hasta apenas un mes antes de finalizar la evaluación continua. Acepten ustedes que examinar sin tener en cuenta las dificultades de aprendizaje, concentración y constancia de la mayor parte de su alumnado no es la única forma de evaluar.

Tiempo y estrés

Conseguir que un alumno realice un problema en 20 minutos en la mayoría de los casos no es haberle enseñado a solucionarlo. Es conseguir que haya sido capaz de memorizar los pasos de un ejercicio similar para su resolución, y que sin comprenderlo llegue al final de éste. Es en las acciones cooperativas, o en las resoluciones de una colección de ejercicios en casa cuando más se aprende. Es cuando te dan una serie de problemas y con tiempo y sin estrés cuando consigues resolverlos, entendiéndolos, planteándolos y razonándolos.

Benjamin Franklin decía: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.

Si al finalizar el curso y comenzar el siguiente nos hemos olvidado de la lección, o ésta es apenas un recuerdo de un tiempo pasado, no estamos aprendiendo; y ese es el objetivo de cualquier profesor que lo es por vocación, que sus alumnos aprendan.

David Jaffee, profesor de Sociología en la Universidad del Norte de Florida (UNF), en ‘Stop Telling Students to Study for Exams’, defiende que los docentes no deberían indicar a los alumnos que estudien para el examen, sino para aprender y comprender.

“Aprender se equipara, directamente, con estudiar para los exámenes, y estudiar para muchos alumnos se traduce en memorizar grandes cantidades de información. Muchas investigaciones informan constantemente que la memorización no contribuye a la retención de información a largo plazo”.

En una situación tan complicada y crítica como la actual sería conveniente reflexionar sobre si examinar es la única forma de evaluar.

Es tiempo de cambio.

Ignacio Sánchez Matute es estudiante universitario.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios