7'

'Detective Muncie': el asesino en serie más peligroso de Escocia llega a Filmin

"Equipos de vigilancia y grupos de justicieros patrullan las calles. Las mujeres duermen con cuchillos junto a sus camas. Ferreteros y cerrajeros reportan ventas récord de seguros, candados y cerraduras. La gente de Lanarkshire vive con temor." Así describían las crónicas de los periódicos escoceses, a comienzos de 1958, el temor con el que vivían los vecinos de varias localidades del este de Glasgow. Los cadáveres de los tres miembros de la familia Smart habían sido encontrados unos días antes, y la lista de muertes violentas sin resolver en la zona sumaba tres nuevos nombres. Un total de ocho en apenas dos años.

Entre las personas más afectadas por la trágica muerte de Peter, Doris y el pequeño Michael, que solo tenía 10 años, se encontraba por aquellos días el Detective William Muncie. Un investigador con una carrera impecable que, en 1955, hizo una promesa a la joven Mary McLauchlan. Meter entre rejas al hombre que le había asaltado una noche mientras regresaba a casa, Peter Manuel. El mismo que Muncie sospechaba que era responsable del asesinato de los Smart. El remitente que, con la misma cantidad de sangre fría que de sorna, le enviaba felicitaciones y postales navideñas. El delincuente que se defendía a sí mismo en los juicios para intimidar a sus víctimas y salir indemne.

A diferencia de muchas investigaciones criminales, el caso que señalaba a Manuel como culpable de ocho muertes no manejaba una gran cantidad de sospechosos. El delincuente habitual, conocido en los círculos policiales de Glasgow, era "una grave amenaza para las mujeres de nuestra comunidad" ya en 1955. Los tres años que pasaron desde que Muncie le señaló como un peligro hasta que logró encerrarlo para siempre fueron un cúmulo de desdichas, a los que había que sumar la habilidad del asesino para no dejar pistas. La investigación extenuante que, afortunadamente, no consiguió acabar con la perseverancia de Muncie y dio lugar a una inusual relación entre un investigador y un psicópata. Una historia que la cadena británica ITV convirtió en miniserie en 2016, y que hoy llega a Filmin con el título de 'Detective Muncie'.

Compuesta por tres episodios de 45 minutos, la producción escrita por Nick Stevens y dirigida por John Strickland contó con el aval económico del gobierno escocés, que financió la producción con un cuarto de millón de libras. El interés nacional de la figura de Peter Manuel es innegable, ya que fue el primer hombre de la Historia legal británica enjuiciado por ocho asesinatos simultáneamente. Un logro que quizá no habría sido posible sin del minucioso trabajo del detective Muncie.

Douglas Henshall en el papel de Muncie y Martin Comspton como Peter Manuel. (Filmin)

El detective incansable

William Muncie es un hombre familiar, padre de dos hijas, que vive junto a la comandancia de policía en la que trabaja, situada en la localidad escocesa de Uddington. Tras una jornada laboral como otra cualquiera, Muncie entra en su casa y se encuentra con su fiesta (supuestamente) sorpresa de cumpleaños. Y también con la inesperada felicitación de un viejo conocido, Peter Thomas Manuel. Después de pasar nueve años entre rejas, uno de los hombres más peligrosos de la comarca en la que trabaja vuelve a estar en la calle. Y el detective no tarda en volver a encontrarse con él, tras la denuncia de una joven.

En el macabro juego del gato y el ratón que Manuel lleva a cabo con Muncie, tiene un papel primordial la época en la que transcurren los hechos. Hoy en día es poco probable que el asesino hubiese podido acabar con la vida de ocho personas, gracias a las pruebas de ADN, las huellas dactilares o los conocimientos sobre criminalística propios de los profesionales de las fuerzas del orden. Pero a mediados del siglo XX, Muncie era un detective que tenía como mejores herramientas su capacidad deductiva y su equipo de investigadores. Hombres y mujeres tan eficientes como él, que muchas veces tenían que ver cómo las pruebas con las que construían su caso eran ignoradas.

'Detective Muncie' no se conforma con ser una alabanza a la figura del detective escocés, que resolvió todos los casos en los que trabajó en su carrera, y pone en evidencia el desacierto con el que los responsables de la policía manejaron la investigación. A pesar de que Muncie contaba con unos conocimientos y una disposición que recuerdan a John Douglas-Holden Ford, el investigador no logró la confianza de aquellos que tomaban decisiones. Y su trabajo sufrió retrasos que resultaron críticos para demasiadas personas.

El escocés Martin Compston se pone en la piel del asesino Peter Manuel.

"Siento que quiero asesinar"

'La bestia de Birkenshaw', como le bautizaron los reporteros de la época, nació en Nueva York en 1927. Cinco años después, los Manuel estaban de vuelta en la Escocia de sus orígenes y su primogénito no tardaría en darse a conocer entre la policía local con tan sólo diez años. En 1943 fue condenado por una serie de ataques sexuales, y Peter pasó nueve años entre rejas. Un tiempo que el homicida trata de recuperar cuando sale de la cárcel, viviendo al límite y sin preocuparse por su reinserción. Manuel no tiene ningún interés en encontrar un trabajo o llevar una vida alejada de los problemas. "Cuando estoy deprimido siento que quiero asesinar a alguien", reconoce a una de las pocas víctimas que lograron sobrevivir a su ataque. Y cuando no, le falta decir, los robos y atracos son su vía de escape.

Además de contar con su astucia, y con la inoperancia del departamento de policía, Manuel también se sirvió de sus familiares para librarse de las fuerzas de la ley. Con una madre que sufre al ver en lo que se ha convertido su amado hijo, y un padre que se limita a mirar a otro lado, solo su hermana Theresa será capaz de reprocharle la procedencia de unos regalos navideños. Los mismos que, como supieron semanas después, había robado de la residencia de un reverendo muy querido por la comunidad.

Manuel fue un hombre marcado por los abusos que sufrió siendo un adolescente. Durante toda su vida, el homicida trató de recuperar la autoestima perdida haciendo daño a personas que no conocía. Una personalidad dominante, que evolucionó y cambió durante los dos años en los que logró engañar a los investigadores. Una época en la que, literalmente, se dejó llevar por sus instintos en ocasiones muy señalados del calendario.

Portada de la prensa británica con la resolución final del caso histórico de Manuel.

Reconstrucción de los hechos

Para narrar un momento tan delicado en la Historia de Escocia, los creadores de 'Detective Muncie' se han servido de algunos elementos ficcionados, como advierten en el arranque, pero también recrean aspectos reales del caso. Aunque, al contrario de lo que podría esperarse o de lo que suele ser habitual, la producción británica omite los aspectos más explícitos del caso, y ahorra a la audiencia el trauma de ver con sus propios ojos la violencia y la crueldad con la que Manuel asesinaba a sus víctimas. Una muestra más de lo bien que aprovecha la producción escocesa las poco más de dos horas con las que cuenta para relatar su historia.

La miniserie de ITV que desde hoy podemos encontrar en el catálogo de Filmin es otra de las producciones televisivas recientes que se sube al carro del drama criminal. La relación entre Manuel y Muncie bien podría haber sido el 'Mindhunter' escocés. Su pequeño formato, sin embargo, "solo" permite que 'Detective Muncie' sea un título imprescindible para los afortunados amantes del género. Y para los que apuestan por una historia tan breve como atractiva, con la que disfrutar televisivamente de estas gélidas tardes de invierno.

Hoy en portada