X

EL CONFIDENCIAL puede usar cookies para recordar tus datos de inicio de sesión, recopilar estadísticas para optimizar la funcionalidad del sitio y ofrecerte publicidad basándose en tus intereses.

6'

Turismo y sostenibilidad: los hoteles, esenciales en la lucha por el medioambiente

La lucha contra el calentamiento global, el cambio climático y en favor del medioambiente nos une a todos por igual, independientemente de nuestro estrato o condición social. Y las empresas no somos menos: como entidades responsables de buena parte del progreso no solo económico sino también social de un país, debemos alinearnos con estas metas.

El turismo, que representa casi un 10% del Producto Interior Bruto (PIB) a nivel mundial, no es una excepción. Como industria no solo debemos pensar en nuestro funcionamiento diario, sino también seguir avanzando en hacer los esfuerzos necesarios para que cada una de las acciones que ejecutamos contribuyan a hacer un mundo mucho más habitable.

Los hitos actuales

Tanto los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU como los Diez Principios del Pacto Mundial y el Código Ético Mundial para el Turismo marcan, a día de hoy, el camino que la industria turística está siguiendo en materia de sostenibilidad y medioambiente. Algunas de las medidas en las que se trabaja son las siguientes:

Crecimiento sostenible y a futuro: las empresas del sector luchamos por optar a un crecimiento económico constante y sostenible que, además, salvaguarde el medioambiente y los recursos naturales de cara a las generaciones presentes y futuras.

Protección del patrimonio: a la hora de proyectar las diversas infraestructuras, los hoteles del sector ya tienen en cuenta la obligación de instalarse en entornos que no agredan el patrimonio natural, sino que se inserten dentro de él de manera sostenible.

Debemos optar por un crecimiento económico sostenible que proteja el medioambiente y los recursos naturales de cara a futuras generaciones

Concienciación al turista: cuando las empresas programamos actividades en el espacio exterior, debemos concienciar a los turistas que acojamos de la importancia de proteger la buena salud del hábitat en el que se encuentren, convirtiéndolos, de este modo, en nuevos prescriptores de la protección del medioambiente de la zona.

Inclusión social y laboral: el turismo puede ser una palanca de desarrollo social y económico, sobre todo en los territorios emergentes. Ese es precisamente el objetivo que se persigue al proporcionar un entorno inclusivo a personas en riesgo de exclusión social, al fomentar la igualdad de género y, en definitiva, al potenciar el talento de las personas que forman parte de esta industria.

Las metas a futuro

Alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, las empresas turísticas en general y las hoteleras en particular deben seguir avanzando hacia un modelo no solo más eficiente, sino también sostenible para el medioambiente. Uno de los ejemplos más claros es de la energía: debemos conseguir que un 70% del suministro energético proceda de energías limpias o renovables en 2020, haciendo un uso racional de la energía, evitando su derroche e implementando sistemas de eficiencia energética en todos los procesos conforme a la ISO 50001.

En materia de agua, necesitamos hacer un uso eficiente y austero de ella, concienciando también a los empleados de la necesidad de no derrocharla, tal y como también invita a hacer el Ministerio de Energía y Turismo en su Modelo de sostenibilidad hotelera, en el que marca las pautas de actuación para que las empresas del sector mejoren sus índices de sostenibilidad.

Hay que avanzar hacia una economía circular reduciendo los residuos y reciclándolos

También debemos avanzar en la gestión de los residuos. Para ello es imprescindible abandonar épocas pasadas y evitar, en la medida de lo posible, la generación de los mismos. Cuando dicha generación sea inevitable, habrá que disponer de las iniciativas apropiadas para reciclarlos, darles un segundo uso y, en definitiva, avanzar hacia una economía circular. Un ejemplo de ello es el movimiento global para luchar contra los plásticos de un solo uso, una iniciativa a la que se ha unido Meliá Hotels international, comprometiéndose a eliminar este tipo de plásticos de todos sus hoteles y oficinas a finales de este año.

Además de las medidas concretas, la industria hotelera debe comunicar sus propias acciones de sostenibilidad para concienciar a la sociedad de su papel en la lucha por el medioambiente. Existen iniciativas como la Plataforma Española de Acción Climática, que recoge la llamada de las Naciones Unidas a través de un marco de cooperación público-privada que promueve la participación y alineamiento de las estrategias climáticas de las entidades con las acciones gubernamentales para impulsar el cumplimiento del Acuerdo de París.

Meliá, tercera hotelera más sostenible en 2018

Fruto de su implicación y su voluntad de proteger el medioambiente, Meliá Hotels international acaba de obtener la tercera mejor puntuación en su sector (Hoteles, Resorts y Líneas de Cruceros), solo por detrás de gigantes como Intercontinental y Hilton, en el ranking elaborado por la agencia especializada en inversión sostenible RobecoSAM, que evalúa a las compañías que componen el Índice Dow Jones Sustainability. Con esta valoración, por tanto, nos posicionamos como la tercera compañía hotelera más sostenible del mundo.

El Dow Jones Sustainability Index (DJSI) es un referente internacional para medir el desempeño sostenible de las compañías, y aunque por nuestro tamaño no formamos parte del universo elegible de acceso al Índice, Meliá participó voluntariamente en la evaluación. La tercera posición es más meritoria por el hecho de haberlo conseguido la primera vez que nos sometemos a una evaluación tan exhaustiva, completa y detallada. Lo habitual es esperar varios años antes de ser seleccionada entre las mejores que cada año aparecen en el Yearbook.

Este reconocimiento completa la sexta posición otorgada por la consultora internacional EcoAct como compañía más sostenible del Ibex 35, así como el liderazgo que el índice Carbon Disclosure Project (CDP) nos otorga en materia de lucha contra el cambio climático.

Este es el camino y me comprometo a seguir impulsando nuestra estrategia responsable y mejorar nuestro desempeño en estos ámbitos

Creo firmemente en la responsabilidad que tenemos las empresas en general, y muy especialmente las del sector turístico, a la hora de hacer las cosas bien para nuestros grupos de interés y para el planeta. De este modo, en Meliá hemos desarrollado una estrategia de negocio responsable en la que destaca:

  • En el plano medioambiental, nuestra apuesta contra el cambio climático, con sistemas certificados de gestión energética, priorización de energía de fuentes renovables y una larga trayectoria de eficiencia energética en los hoteles. Más recientemente, Meliá se ha sumado también a las empresas pioneras en suprimir el plástico de un solo uso, con el objetivo de reducción prácticamente total en el presente año 2018.
  • En materia social, aunque seguimos defendiendo los derechos de la infancia como empresa de valores familiar que somos, hemos hecho una importante apuesta por el desarrollo de un modelo de trabajo en plataforma para que personas en riesgo accedan a capacitación profesional en un entorno hotelero real. Así, además de adquirir conocimientos técnicos, podrán desarrollar las habilidades y competencias necesarias para crecer profesionalmente en esta industria y también con nosotros. Este modelo nos permite identificar y potenciar talento, esté donde esté y proceda de donde proceda.

Ante las grandes amenazas sociales y medioambientales del mundo actual, como vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de una empresa con más de 44.000 empleados, estoy convencido de que este es el camino y me comprometo a seguir impulsando nuestra estrategia responsable y mejorar nuestro desempeño en estos ámbitos.

*Gabriel Escarrer Jaume es vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá Hotels International.

Hoy en portada