Estrenamos rediseño de 'El Confidencial': cuando todo suma

Te desvelamos qué y quiénes han inspirado el nuevo diseño de nuestro periódico

Cualquier nuevo diseño, por muy rompedor que se presente, no es resultado de la nada, sino del cruce de multitud de referencias formales provenientes de ámbitos muy diversos.

Seguramente, te sorprendería la cantidad de alusiones estéticas dispares que, de una manera u otra, han inspirado a nuestro diseñador, David Gutiérrez, en el nuevo diseño de El Confidencial. Te proponemos una sencilla actividad. Imprime una de nuestras páginas, traza paralelas y perpendiculares en los blancos que hay entre las noticias y las columnas, y, por último, colorea –solo con los básicos, rojo, amarillo y azul, más el negro– algunos de los cuadrados y rectángulos resultantes. Exacto… parece un Mondrian.

En realidad, todos los ‘confidenciales” habidos hasta la fecha tienen mucho de Mondrian. O, para ser más precisos, de esa obsesión, tan suya y tan nuestra, de que la página quede “bien encuadrada”, que resulte “orgánicamente racional”. Casi con toda seguridad, no llegaremos a ser tan orgánicamente racionales como la home del New York Times, otra de las referencias que ha estado siempre “ahí”, como flotando en el ambiente, durante todo el proceso de gestación del nuevo diseño. A diferencia de nuestro colega, no tenemos una edición en papel a la que parecernos, pero si hemos querido empaparnos de su espíritu innovador, un poco a contracorriente de los paradigmas dominantes en el diseño online, tanto en la arquitectura de los contenidos de portada como del interior.

 

De entrada, con el nuevo diseño vamos a ser un poco más radicales y rompedores que de costumbre. Por ejemplo, en ocasiones enmarcaremos, uniéndolo en un todo indisoluble, texto y fotografía. Quizá esto último pueda resultarte déjà-vu, y así es. Es un recurso muy habitual en las publicaciones escritas (muy mondriano, por cierto), que vamos a tomar prestado. Los medios offline pueden ser una interesante vía de inspiración estética. Al igual que ellos, vamos a agotar en el nuevo diseño todas las posibles combinaciones de texto y fotografía. En lugar del clásico template con el titular debajo de la fotografía, al revés. Una alternativa “muy de papel”. Y no sólo arriba, también a la derecha o la izquierda.

También vamos a jugar con los anchos de las columnas, un territorio sagrado en el diseño online, pero que está sujeto a continuos estiramientos y estrechamientos en el mundo impreso. La combinación de una libertad extrema en el uso de columnas y tipografías es lo que ha permitido a muchos diseñadores cambiar de manera drástica el aspecto visual de sus publicaciones. En El Confidencial nos gusta, sobre todo, del italiano Francesco Franchi, que desde las páginas de IL, la revista mensual del diario italiano Il Sole 24 ORE, ha abierto nuevos caminos a la composición gráfica. No vamos a abandonar nuestra tríada de anchos de columnas (grande, mediana y pequeña), aunque sí vamos a ensayar nuevos anchos y combinaciones en las secciones de El Confidencial.

 

Una libertad que también será plausible en el desarrollo de las noticias, que en ocasiones llevaremos a página entera (texto y fotografía), cuestionando así una de las pautas más usuales e intocables de los diarios online españoles. Buena parte del secreto de la sencillez del diseño de la edición digital de The New York Times se esconde tras esta elección.

Naturalmente, nada de lo anterior sería posible sin una cuadrícula que, además de ordenar los contenidos, sea capaz de transmitir la sensación de que El Confidencial es un organismo vivo, que constantemente se reinvente y adapte a las circunstancias cambiantes de la realidad. Una cuadrícula que tiene que intuirse pero no verse. Una cuadrícula, en definitiva, capaz de adaptarse, cuando las necesidades informativas así lo exijan, a formatos completamente distintos a los habituales en el periódico.

Este repaso a las referencias e influencias formales del nuevo diseño de nuestro diario quedaría incompleto sin dedicar unas breves líneas a la que de, ahora en adelante, será la nueva tipografía principal de El Confidencial. Una tipografía joven, versátil en sus pesos y de factura nacional (catalana, para más señas). Txus Marcano, en la siempre recomendable web “Unos tipos duros”, siguiente manera:

“De apariencia amable, es un tipo contundente, un todo terreno cuyas formas internas refuerzan la visibilidad en cuerpos pequeños gracias a su elevado ojo medio y al contraste que genera sus suaves curvas externas y sus ángulos internos”. 

Será la compañera de nuestra otra tipografía, la Titillium, que nos acompaña desde hace unos años en El Confidencial y con la que comparte muchas similitudes. ¿Su nombre? Milio, del diseñador Pep Patau.

El blog del laboratorio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios