Esta banda alemana fusiló las letras de Héroes del Silencio

El extraño caso de apropiamiento del grupo teutón de trash-metal Depressive-Age

Foto: Enrique Bunbury en concierto (EFE)
Enrique Bunbury en concierto (EFE)

Hay tres misterios que seguirán sin respuesta cuando la especie humana haga las maletas y deje atrás la tierra convertida en un páramo de ceniza reseca: el primero, el funcionamiento de los números primos; el segundo, si hay vida después de la muerte; el tercero y más hermético e indescifrable, qué demonios significan las letras de Héroes del Silencio.

De la fusión molecular del César Vallejo de 'Trilce' y Jim Morrison obtendríamos como resultado a Bunbury, borracho y con el pelo teñido de rubio, componiendo letras de Héroes del Silencio en una mesa de bar. Lo que salga de esa escena, lo que llegue al cuaderno y luego fluya por las ranuras de un disco como 'El espíritu del vino', ¡ah!, es trabajo para los seguidores de Wittgenstein, Levinas o Foucault.

Lo más heroico de los Héroes era que auténticas multitudes coreasen unos mensajes tan crípticos, tan inhóspitos a la razón humanaUn ejemplo: Sólo en este momento / el malentendido / el estanque, el estanque / tanto sube el nivel / el mar / se derrama ahogándome / ahogándome. / Sólo hay arena. (Del disco 'El mar no cesa', 1988). ¿Algún voluntario quiere salir a la pizarra a descifrar el sentido de estos versos dignos de un ictus de Vicente Aleixandre?

Lo más heroico de los Héroes era que auténticas multitudes coreasen unos mensajes tan crípticos, tan inhóspitos a la razón humana. Fueron la banda más exitosa de la historia del rock español en todo el mundo. Triunfaron en Latinoamérica, particularmente en Argentina (sin duda entre lectores de Juan Juan Filloy) y dieron el salto al otro lado de los Pirineos, donde los bárbaros norteños de Europa los recibían entre aclamaciones.

Pudo ser en una de esas giras entre los ochenta y los noventa cuando un polaco delgado y melenudo, de nombre Jan Lubitzki, tomó la decisión de hacerles un homenaje, un cover o un plagio a lo bestia para cantar un tema en español. 

Su cantante tomó la decisión de hacerles un homenaje, un cover o un plagio a lo bestia para cantar un tema en españolLubitzki era por aquel entonces el cantante de la banda alemana de trash-metal Depressive-Age, uno de esos fenómenos extraños de la historia del rock tan comunes, por otra parte, en la Alemania posterior a la caída del muro. D-Age pasó por varias fases entre la depresión y el éxtasis, cambiaron de cantante, de guitarrista y hasta de estilo musical, pero dejaron en su álbum de 1996 la pequeña perla que nos ha reunido a los pies de Enrique Bunbury. 

Estoy hablando de una canción con menestra de guitarra flamenca, vocalizaciones imposibles y letra en español. Se llama 'Compañero Song' y la oí por primera vez en un bar de Berlín en 2005. Ya entonces detecté algo extraño. El tema, más raro que la gestualidad de Raphael, me sonaba. ¡Hasta me sabía la letra! Me cercioré de que no me habían puesto éxtasis líquido en la copa y puse toda mi atención atención. Fue entonces cuando descubrí que aquellos versos con acento polaco eran de varias canciones diferentes de Héroes del Silencio:

Esta banda alemana fusiló las letras de Héroes del Silencio

'Compañero Song', Depressive Age, 1996:

¿Por qué serás tan cruelnbsp;

Nunca hubo una droga peor.

¿Qué infierno te posee?

La apariencia no es sincera, no.

¿Merezco que arda el corazón?

¿Quién fue el que decidió...

(Bien, estos primeros seis versos están espigados del tema 'La apariencia no es sincera', pero la estrofa concluye con un verso de 'Culpable'):

ir más allá de lo permitido?

Me empequeñece la altura,

y no lo puedo evitar.

(Aquí pasamos al tema 'Tesoro')

Y no sabemos ni nuestros nombres

no, no y no ¿qué?

(Ahora van a degüello a por 'Nuestros nombres')

Cuando el cierzo no parece perdonar

la carta va a volver

alucinaciones

tus compañeros de viaje

(Unos bocaditos a 'Sirena varada')

decidir, quizás

(Un toque de 'Hace tiempo')

y no queda nada sagrado.

(Terminan con 'Tesoro'. Parece que esta canción les gustó mucho).

La historia de la música rock recordará, sin duda, a Jan Lubitzki. Él demostró con su Frankenstein que las letras del Héroes del Silencio se entendían igual juntas que desmembradas, en orden que en sucesión aleatoria.

Animales de compañía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios