Cuatro novelas inteligentes para el verano que parecen parodiar la España de hoy

Fueron escritos hace décadas y por británicos pero parecen hablar de la actualidad de nuestro país

Foto: Una mujer lee en la playa de la Patacona de Alboraya. (EFE)
Una mujer lee en la playa de la Patacona de Alboraya. (EFE)

Es verano. No hay Gobierno. En el momento de escribir esto parece que lo habrá, pero uno ya no sabe qué es mejor. Las señales económicas indican que a medio plazo las cosas van a ir peor. Quizá usted, como yo, vaya a tener unas vacaciones demasiado cortas en un lugar no especialmente bonito. Hoy, mi recomendación de servicio público son cuatro libros inteligentes que parecen concebidos para parodiar la vida española de este final de julio de 2019. Pero que fueron escritos hace décadas y por británicos. Excursiones al campo que salen mal, noticias bomba que no lo son tanto, la búsqueda del sentido de la vida a bordo de una nave espacial y planes económicos completamente enloquecidos de los que surgen el amor y la ruina. Parodias de nuestra vida.

'Tres hombres en una barca'. (Blackie Books)
'Tres hombres en una barca'. (Blackie Books)

'Tres hombres en una barca (por no mencionar al perro)', de Jerome K. Jerome

En la Inglaterra victoriana, tres hombres se aburren, se encuentran mal. Fuman. Necesitan un cambio de aires para dejar atrás el cansancio y la melancolía. ¡Un viaje por mar podría ser la solución! Sí, pero además de ser muy caro seguro que se marean. Tendrán que conformarse con una travesía por río, concretamente por el Támesis. Montomorency, el perro, no está de acuerdo: “El paisaje no me interesa demasiado, y fumar, no fumo”, dice. Pero son tres contra uno y parten de viaje. El relato es divertidísimo, una crítica costumbrista a la idea del aire libre y el ocio rural, a los lugares comunes de la burguesía que se siente ilustrada, con capítulos como 'Ventajas del queso como compañero de viaje', 'George se compra un banjo', 'La lancha de vapor: recetas útiles para irritarla y molestarla' o 'La razón por la cual posiblemente no nos ahogamos'. Hay una edición reciente en la editorial Blackie Books.

'¡Noticia bomba!', de Evelyn Waugh

William Boot es un joven inglés que vive instalado en una plácida pobreza, publicando de vez en cuando artículos sobre la naturaleza en el periódico Daily Beast. Su propietario, Lord Copper, es un osado aristócrata que quiere hacer una buena cobertura de la “prometedora guerra” que va a estallar en África. Por una serie de errores, en lugar de a John Boot, un novelista de éxito adorado por la clase alta que es a quien Copper tenía en mente, los redactores mandan de enviado especial al pobre William Boot. Antes de que parta hacia África, en todo caso, Copper le recuerda lo que se espera de él: “En cuanto a la línea editorial, imagino que usted ya se ha formado su propia opinión. Nunca me entrometo en las ideas de mis corresponsales. El público británico quiere ante todo, por encima de todo y en todo momento, noticias. Recuerde que los patriotas [una de las facciones en guerra] tienen razón y acabarán triunfando. El ‘Beast’ les apoya absolutamente en todo. Pero deben obtener una victoria rápida. Al público británico no le interesan las guerras que acaban siendo interminables y donde parece que ningún bando es capaz de decidir el resultado. Unas cuantas victorias aplastantes, algunos actos de valentía y heroísmo por parte de los patriotas y una pintoresca y animada entrada en la capital. Esa es la línea editorial del Beast para esta guerra”. William es un inepto colosal, que no sabe nada de África, ni de la guerra, ni probablemente de la vida. Pero consigue para el periódico la noticia bomba del título. Una pequeña obra maestra. Hay una edición en Anagrama.

'Guía del autoestopista galáctico', de Douglas Adams

Arthur Dent solo quiere una vida tranquila. Pero resulta que la Tierra va a ser destruida porque unos extraterrestres quieren hacer una vía de circunvalación justo donde está este maldito planeta. Momentos antes de que estalle, Dent es salvado por Ford Prefect, un alienígena con menos instintos destructores que trabaja como redactor de la 'Guía del autoestopista galáctico', un libro que facilita a los viajeros consejos e información sobre la galaxia. Arthur y Ford acabarán recorriendo el espacio interestelar con el Presidente de la Galaxia -un patán que tiene el más alto cargo político del universo-, un robot con depresión y Trillian, la otra única terrícola que se ha salvado. En su aventura, descubren que un superordenador ha hallado que la clave de la vida, del universo y de todo lo demás es el número 42. Pero si esa es la respuesta a todo, ¿cuál era la pregunta? Intentarán descubrirlo mientras Arthur trata de evitar que unos ratones superinteligentes le extraigan el cerebro. No me digan que no parece España. También en Anagrama.

'Amor y gallinas', de P. G. Wodehouse

Conozcan a Stanley Featherstonehaugh Ukridge. Es un hombre con un plan: pretende hacerse muy rico, muy rápidamente, montando una granja de gallinas. Con ese empeño, arrastra consigo a su adorable y resignada esposa y a un viejo amigo que intenta esquivarle desde hace años, el novelista Jeremiah Garnet. Pero como dice Garnet, “Ukridge es la clase de hombre que te pide que salgas a cenar con él, te pide prestado dinero para pagar la cuenta y acaba la noche metiéndote en una pelea con un taxista” (¿no ven el paralelismo?). Con esta premisa, está claro que por delante no habrá más que líos. Garnet se enamora de una mujer que viaja en el tren leyendo una de sus novelas. Ukridge se desespera porque las gallinas se ponen enfermas y los acreedores reclaman lo que se les debe y, naturalmente, huye y le deja a Garnet la gestión de una situación desesperadamente cómica. Ah, y además aparece un perro de comportamiento un tanto extraño. Se llama Bob. El libro también está en Anagrama.

Feliz verano

El erizo y el zorro
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios