Las dos Españas toman la feria: Monedero y Pérez-Reverte, contra los mindundis
  1. Cultura
  2. Mala Fama
Alberto Olmos

Mala Fama

Por

Las dos Españas toman la feria: Monedero y Pérez-Reverte, contra los mindundis

Los escritores muestran actitudes muy diferentes cuando acuden a firmar a la feria. Repasamos las formas de conseguir -o no- que los lectores se interesen por una obra

Foto: Pérez-Reverte, firmando en la feria. (EFE)
Pérez-Reverte, firmando en la feria. (EFE)

Solo hace dos años me enteré de verdad de qué iba eso de firmar en la Feria del Libro de Madrid.

Yo acababa de publicar mi novela 'Alabanza' (Random House) y me pasaron un estadillo con los números de las casetas y los horarios correspondientes. Los autores firman de 12 a dos y de siete a nueve, los sábados y los domingos. Cuando uno solo tiene que firmar en una caseta -normalmente, la del pequeño sello que le publicó su novela-, puede solventar el compromiso tirando de cuatro amigos y cuatro familiares, de un despistado que le confunde con otro autor y de una exnovia que ha oído su nombre por megafonía.

[Los 15 títulos sin los que no te puedes ir de la Feria del Libro]

Sin embargo, cuando uno tiene que firmar en ocho, 10 o 12 casetas, es decir, velar las armas de sus libros durante 16 horas o más, los amigos nunca son suficientes, los familiares se gastan a la primera ocasión y tampoco es cierto que acabáramos tan bien con tantas novias. Hay escritores que se libraron de la mili y ha tenido que ser la Feria del Libro la que les enseñe el frío que hace en una garita.

Estrellas

A pesar de que la prensa vende este trapicheo de firmas como un “encuentro con los lectores”, lo cierto es que en la feria la mayoría de los escritores solo se encuentra consigo mismo. Casi nadie cuenta con 60 personas que no solo lean con gusto sus libros, sino que además practiquen la pasión por el autógrafo y le llenen esa guardia de dos horas en la caseta: 60 personas por la mañana, 60 por la tarde, y lo mismo al día siguiente, y el fin de semana que viene. Sería lo necesario para que el escritor se librara de encarar la sutil tortura de verse solo con sus libros a unos 40 grados de temperatura durante horas interminables y con el piadoso librero dándole conversación. Y alguna excusa: es que ya no se vende como antes, ay.

Una vez coincidí con Julia Navarro en una sala de espera de la cadena Ser. Acababa de venir de firmar en la feria y, según dijo, le dolía la muñeca, pues había firmado, en una sola tarde, 435 ejemplares. Ese número, 435 ejemplares, es lo que venderán de su libro muchos autores desde el día que lo publicaron hasta que llegue el fin del universo conocido.

Arturo Pérez-Reverte o Lorenzo Silva también venden bien, firman de lo lindo. El año del que hablo, el que estampó garabatos hasta desangrarse fue El Rubius. Cocineros, gentes de la tele y autoras de novela gráfica completan el catálogo de estrellas que consiguen escocer a todos los demás con sus largas colas de fetichistas de la firma.

Cuando te toca justo al lado de una estrella, te atiborras de paciencia y buenos sentimientos

Cuando te toca justo al lado de una estrella, te atiborras de paciencia y buenos sentimientos, pues todo lo que firma el vecino es, a fin de cuentas, por el bien de la industria. Además, la cola del vecino popular suele ser tan larga y desordenada que tapa tu propia firma, por lo que nadie puede ver que estás ahí solo haciendo el canelo. Sin embargo, esta loable majestad en la derrota se ve desbaratada cuando -y sucede a menudo y reiteradamente- los lectores del otro escritor se acercan a a ti -te vienes arriba durante un segundo-... y te preguntan si el libro de tu vecino lo tienen que pagar antes de que lo firme. Te han confundido con un dependiente.

Es entonces cuando ni el más duro de carácter puede evitar salir de la caseta por la parte de atrás con la excusa de ir a fumar, y hacer una llamada a su madre.

Emprendedores

¿A quién se le ocurre ir de firmas a la feria y pensar que los lectores vendrán solos? A mí, de hecho.

Pero no a Juan Carlos Monedero. El memorable año de aprendizaje que aquí gloso también me tocó firmar al lado de Juan Carlos Monedero. Su libro no era de ripios, por mucho que se titulara 'Curso urgente de política para gente decente'. El fundador de Podemos llegó media hora tarde y enseguida se puso a vender libros como quien acaba de recibir marisco fresco. Gritos, voces, risotadas y aspavientos hacían imperdonable que alguien que pasara frente a nosotros no se fijara en ese hombre en chaleco que quería hacer un poco más rico al Grupo Planeta. “Acérquense, que no muerdo”, decía el buen hombre.

Ese mismo día, por la tarde, firmé -es un decir- con otro autor/emprendedor. Era un elegante anciano que estuvo las dos horas de pie, que daba consejos para llegar a su limítrofe edad -agua y andar, en resumen- y que hablaba de su propia novela más o menos como un panadero hablaría del pan que sale de su horno: que es, hombre por Dios, el mejor del mundo.

Engancha desde el principio”, les decía a los visitantes de la feria a nada que conseguía, con pasmosa habilidad, que se le acercaran. Casi todos se iban con un ejemplar de su novela bajo el brazo. Qué hombre tan encantador, debían de pensar.

​Monjes

He visto a los mejores cerebros de mi generación pudrirse de aburrimiento en una caseta. He visto a autores consagrados tan solos con sus libros que no me acerqué a saludarlos únicamente para que no supieran que yo sabía que estaban tan solos, mirando su pequeña faja de 2ª Edición. He visto a escritores irse de la feria tras dos horas en una caseta donde firmaron 0 -cero- libros. ¿Tanto les cuesta ponerse el traje de tendero, vender sus libros como si fueran melones en un cruce de semáforos?

He visto a los mejores cerebros de mi generación pudrirse de aburrimiento en una caseta

Son los monjes, los dignos, escritores que no engañan a nadie, que escribieron su libro con toda la pasión que tenían y ahora se sienten incapaces de contemplar su obra a tanto el kilo. Estos autores firmarían con sangre su propio libro. Si en la feria se firmara con sangre del autor, a lo mejor eran los que más vendían.

Libros Grupo Planeta Juan Carlos Monedero Novela Madrid Arturo Pérez Reverte