¿Cómo demonios pasamos de exigir 'Cultura Libre' a amar a Netflix y HBO?

Uno de los grandes debates olvidados del siglo XXI explicado a los niños: el derecho de autor frente a la circulación sin restricciones de la creación artística, con Netflix y HBO de invitados

Foto: Imagen del Rey de la Noche, líder de los Caminantes Blancos de 'Juego de Tronos'. (HBO)
Imagen del Rey de la Noche, líder de los Caminantes Blancos de 'Juego de Tronos'. (HBO)

Niños, si queréis conocer el grado de progreso de la sociedad en la que vivís, no busquéis sus logros, no contéis infraestructuras ni derechos, no os perdáis en números per cápita ni en rentas de trabajo. Fijaos solamente en qué discusiones monopolizan el debate público, en los periódicos, en las redes sociales, en la televisión. Hubo un tiempo en que aquí se discutía sobre Cultura Libre. Íbamos sobrados.

¿Que qué era eso de Cultura Libre? Bueno, es fácil de explicar en la pizarra, aunque fuera de clase no haya manera de entenderse. Imaginad que todas las películas, todos los libros y todas las canciones -por no extenderme- estuvieran a disposición de todo el mundo de forma inmediata y gratuita. Puedes leer cualquier novela sin pedirle dinero a tu padre para comprarla, puedes ver cualquier película aunque su producción haya superado los 100 millones de euros y, esa canción que alguien ha grabado en cualquier lugar del mundo, tú tienes derecho a escucharla, porque te forma y te enriquece culturalmente.

Calma, calma, no os revolucionéis, que ahora hay que salir de la pizarra. Había una gente ahí fuera muy antigua que se oponía a esta arcadia del saber: los autores. Los muy idiotas confundían Cultura Libre con Cultura Gratis. Tuvimos que decirles: “No, hombre, no; no es lo mismo Libre que Gratis, aunque la única diferencia sea que tú nos haces el favor -poniendo un sellito en tus obras que lo explicite- de renunciar al usufructo de tus creaciones, pues te basta con el aplauso del pueblo.”

Era el año 2010 y no teníamos otra cosa mejor de la que hablar, ni por la que pelearnos.

Piratería

¿Que cómo se le ocurrió a tanta gente defender de pronto la Cultura Libre? Bien, esto es lo que podemos llamar política de hechos consumados: la cultura ya era libre, porque la pirateábamos. ¡La de música que me bajé yo gratis e ilegalmente en esos años! (No se lo digáis al director, por favor; ni a vuestros padres.) ¡La de películas de estreno que me vi sin pagar entrada, majos! Era tan maravilloso apretar tres botones y conseguir la canción de moda que, la verdad, no entendíamos por qué no era el mundo así todo el tiempo, dado que ya era, de facto, así. Fue la tecnología -básicamente la digitalización de contenidos y su distribución incontrolada en la red- la que nos puso la miel en los labios. Sólo faltaba que los autores se avinieran a poner el sellito (Creative Commons, se llamaba), porque, en rigor, lo único que queríamos era dejar de ser delincuentes, que se legalizara nuestro expolio, similar a cuando un huracán pone patas arriba una ciudad y todo el mundo se lleva lo que quiere de las tiendas. Nosotros estábamos a favor del huracán permanente, el huracán del bien común.

Era tan maravilloso apretar tres botones y conseguir la canción de moda que, la verdad, no entendíamos por qué no era el mundo así todo el tiempo

¿Por qué se defendía con ardor que los autores de canciones regalaran su trabajo al mundo y a nadie se le ocurrió pedir que el iPod fuera gratis?, pregunta con voz muy bajita vuestro compañero repetidor del fondo. Hombre, Internet desmaterializó la cultura, mientras que el iPod llevaba un montón de titanio o de no sé qué (preguntad al de Ciencias). Además, ¿tú sabes el placer que daba pagar por un iPod o un iPhone, sabiendo que no todos podían tenerlo? Queríamos que fuera gratis lo que todo el mundo podía pagar, y muy caro lo que sólo nosotros podíamos comprar.

Que se jodan

La cosa iba a mayores, niños, estábamos al borde de la debacle. La gran pancarta de los defensores más radicales de la Cultura Libre decía: ¡Que den conciertos! Es decir, si no puedes vivir de tu canción pegadiza porque todo el mundo se la descarga gratis, siempre puedes dar un concierto, muchos conciertos, arrastrar ese estribillo hasta el final de tus días por todos los antros de España. Era una manera elegante de decir: ¡Que se jodan! ¿No habían desaparecido los aguadores, los fabricantes de abanicos o el mismo messenger? Así es la vida (y la solidaridad en Occidente). Pensad en esa vieja profesión hoy residual llamada taxista; a ellos también se les dedicó un claro: ¡que se jodan!

¿No ves que la Cultura Libre sólo demandaba poder acceder a la película, la novela y el disco del que todo el mundo estaba hablando?

¿Y las bibliotecas?, pregunta otra vez con voz muy bajita vuestro impenitente compañero de ahí atrás. Ah, las bibliotecas, miles de libros gratis, miles de cedés... Hombre, ¿no ves que ese material no estaba de moda? ¿No ves que la Cultura Libre sólo demandaba poder acceder a la película, la novela y el disco del que todo el mundo estaba hablando? Un ejemplo: cuando 'Pa negre' ganó el Goya a la mejor película de ese mismo año 2010, era imposible verla on line, porque nadie se había molestado en piratearla. Sólo se pirateaba lo popular, es decir, aquello en lo que alguien había gastado millones de euros en publicidad para que fuera popular. La Cultura Libre era, en definitiva (primera ironía de esta clase), una validación del mercado.

Crisis

Niños, íbamos sobrados pero en 2008 empezó una crisis económica que llevó la tasa de paro de nuestro amado país al 25%. Era el año 2012 y todos los pijos que defendían la Cultura Libre dejaron de hacerlo porque, claro, resultaba de muy mal gusto. Imaginaos a cuarenta niñatos gritando: “¡El pueblo quiere Harry Potter gratis!” mientras 6 millones de personas no tienen trabajo. Un poco de decoro social acabó con la polémica.

Mientras, Apple seguía vendiendo a espuertas sus teléfonos y tabletas, auténticos juguetes sexuales de nuestro siglo. Los mismos que en 2010 defendían el kindle de Amazon, estos cacharros de Apple o cualquier otro gadget molón (lo defendían comprándolo mientras pedían que los contenidos de estos aparatos fuera gratis, digo), acabaron venerando, promocionando e imponiendo ¡la cultura de pago!

Los mismos que en 2010 defendían el kindle de Amazon o cualquier otro gadget molón acabaron venerando... ¡la cultura de pago!

Calma, calma, desenclavad los lápices de las mesas, por favor.

Sí, exactamente los mismos nombres que en 2010 pedían Cultura Libre firmaban en 2017, y exactamente en los mismos diarios digitales de entonces, artículos como: "La serie que tienes que ver", "La serie que no te puedes perder", "Qué series debes ver este verano" y "Qué maravillosa es esta serie". Un ejemplo sintomático fue 'Juego de Tronos'.

Todo el mundo hablaba de Juego de Tronos, hasta Pablo Iglesias, líder del partido más a la izquierda en el arco parlamentario. ¿Qué era 'Juego de Tronos'?, ¿la ponían en La 1, en La Sexta?, ¿la daba gratis un enano en la Puerta del Sol? No, majos, la daba de pago una cosa llamada HBO. ¿Por qué no decían nunca estos artículos que la serie no era como el 'Un, dos, tres' o la 'Vuelta a España', que sí podía ver todo el mundo? ¿Por qué parecía que el país entero estaba en disposición de ver esta serie cuando sólo podían verla legalmente aquellos que pagaran a HBO o a otra cosa llamada Movistar Plus? ¿Por qué “debíamos”, “teníamos” y “no nos podíamos perder” esta serie?

8 euros al mes costaba HBO. 8 euros al mes costaba Netflix, que también emitía sin parar series que “tenías que ver”. 16 euros al mes (192 euros al año) te conminaban a pagar los antiguos defensores de la Cultura Libre para no ser un paria intelectual de tu tiempo.

Daos cuenta, queridos niños, de que, según el ministerio competente, en 2015 cada español se gastó 260 euros en cultura; en toda la cultura.

Titulad esta lección 'Cómo los adalides de la Cultura Libre pasaron de defender “un derecho del pueblo” a defender a HBO'.

Podéis ir saliendo, niños, y recordad siempre que el pasado es todo lo que no tenéis.

Mala Fama

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios