Feminismo de tetas y culos, lo que nos quedaba por ver

Los calificativos 'feminista' y 'machista' se adjudican a capricho y vamos camino de volverlos intercambiables

Foto: Imagen de 'Revenge'
Imagen de 'Revenge'

Me gustaría que todo el mundo hiciera un pequeño hueco en su agenda para visionar sin mayores preámbulos los veintidós minutos iniciales de la película 'Revenge' (2017). No es un título muy conocido y no participan en él actores sobre los que pese fama o prestigio alguno. El nombre de su director tampoco le dirá nada a nadie. Desde que tuve ocasión de ver este filme, lo he recomendado mucho, sobre todo a mujeres. Me intriga qué puede pensar una mujer de una película que, quizá por primera vez en la historia del cine, está protagonizada por un culo, el de la actriz Matilda Anna Ingrid Lutz.

Esta película podría visionarse en los institutos, así sin más. Sólo darle al play y luego preguntarle a los alumnos y alumnas qué les ha parecido. La sesión estaría completa si, después de 'Revenge', los chavales vieran 'Apoyad a las chicas' (2018), otra película desubicada, sin promoción, que uno puede ver exento de todo prejuicio.

Lo predecible sería encontrar en estas audiencias experimentales reacciones muy consensuadas. Que 'Revenge' es basura machista que cosifica a la mujer y que 'Apoyad a las chica's es, además de una deliciosa muestra de cine social, una obra de aquilatado feminismo.

'Revenge' está dirigida por una mujer, Coralie Fargeat; 'Apoyad a las chicas', por un hombre, Andrew Bujalski. Esto no es lo importante. Lo importante es que Coralie Fargeat afirma que su película es feminista.

Tetas y culos

El feminismo de tetas y culos es un poco lo que nos quedaba ya por ver. De toda la vida de Dios, las películas comerciales han apostado por las chicas guapas ligeras de ropa, los hombres bruscos, las armas, los coches y las escenas de acción. Es un combinado ganador de cara a la taquilla. A mí me parece muy bien que cada cual haga la película que le dé la gana, vaya por delante. Ya dije aquí una vez que si todo el cine de hoy lo dirigieran sólo mujeres sería exactamente igual al que estamos viendo.

¿Si la actriz posa en lugar de actuar y la coreografía satisface puntualmente los sueños masculinos, la película puede ser tildada de feminista?

Sobre lo que tengo más dudas es sobre que una película rodada hoy con los mismos ingredientes e intenciones con los que se rodaba James Bond hace cuarenta años, donde la actriz posa en lugar de actuar y la coreografía de la cámara satisface puntualmente los sueños masculinos pueda ser tildada de feminista. De hecho, alguien llegó a decir que esta es “la película que hubiera filmado Quentin Tarantino si fuera feminista”, matización imaginaria similar a afirmar que a una la puede violar un hombre de forma feminista, o sea, que hay una manera feminista de agredir a las mujeres. Me parece a mí que no hay una manera feminista de agredir a las mujeres. Pero este artículo trata, sobre todo, del oxímoron.

'Mad Max, Fury Road'
'Mad Max, Fury Road'

Así, dudo mucho que nadie, viendo 'Revenge' sin saber que su directora cree que ha hecho una película feminista, vea feminismo por ninguna parte, mientras que ante 'Apoyad a las chicas', el feminismo a lo mejor no lo ve, pero seguro que le llega. Algo similar sucedía con 'Mad Max, furia en la carretera' (2015), que cuatro o cinco iluminados se empeñaron en calificar de feminista cuando era otra película de acción más con tías buenas y hombres muy brutos.

Polémicas

Como no conseguí convencer a mi novia para que viera 'Revenge' (aunque sí 'Apoyad a las chicas', cuyo cartel al principio la disuadió bastante: véanla si pueden, de verdad), y me quedé con las ganas de una de esas discusiones sobre feminismo que le dan vidilla a cualquier hogar contemporáneo, eché un vistazo a los conflictos sobre el asunto que corrían por la Red. Y me encontré con que Barbijaputa, la reina del cachopo, había dicho que María Sánchez, defensora del mundo rural y de la mujer del pueblo, no era feminista. ¡Admirable oxímoron! Son éstas las cosas que te da Twitter de vez en cuando: la estupidez en su estado quizá más puro.

Barbijaputa que ha hecho del dolor ajeno un negocio enmascarado arremete contra una mujer que, a cara descubierta, defiende la España vacía

O sea, una columnista que ha hecho del dolor de los demás un negocio enmascarado arremete contra una mujer que, a cara descubierta y casi en solitario se pone a defender la España vacía/vaciada y muy especialmente a las señoras y muchachas del agro, de las que no se acordaba nadie. Y que lo hace, además, con aperos intelectuales y morales sobradamente acreditados. ¿Cómo no va a ser feminista María Sánchez? Anoten mi nombre exactamente en ese no feminismo, por favor.

Y no era feminista, María Sánchez, porque comía carne. No porque salga en El Intermedio y empiece a ocupar un puesto visible a la cabeza del feminismo y peligre el negocio de la reina del cachopo, no: porque no es vegetariana, o, más aún, vegana. Ahora para ser feminista lo importante es qué comes o dejas de comer, luego será si eres amiga nuestra, y finalmente si tienes habilidades mafiosas suficientes para cerrar filas.

La reina del cachopo hizo columna luego diciendo que la sororidad que ella misma predica tiene sus excepciones: por ejemplo, si otra mujer es más inteligente que tú. Entonces tienes que ir a por ella. Bueno es saberlo.

Machistas

Un colegio o instituto había retirado 'Caperucita roja' de su biblioteca por machista, junto a otros cuentos tradicionales. La verdad es que da una pereza tremenda comentar estas alucinaciones.

Anagrama publicará este año los 50 mejores títulos de su catálogo en una versión de lujo dentro de su popular edición de bolsillo Compactos, todo para celebrar medio siglo de vida. De los 50 libros, sólo ocho están escritos por mujeres. Busqué a ver si alguien se había indignado ya, pero no encontré rastro alguno de esa indignación.

Como ven, estaba yo con ganas de incendio, y todo porque 'Revenge' era (o no) una película feminista.

Una amiga escritora, después de decir yo aquí que su generación no había hecho obras perdurables, me acusó de machista en Twitter

La vida al final te da lo que pides, y una amiga escritora, después de decir yo aquí que su generación (nacidos en los 80) no había hecho obras perdurables, me acusó de machista en Twitter, porque no sé cuántas autoras que a ella le gustaban acababan de publicar libros buenísimos que obviamente nadie recordará dentro de cinco años. Pensaba yo eso de su generación porque había muchas mujeres y porque me faltaban lecturas. Esto de estar todo el día leyendo literatura contemporánea y que aún haya quien pueda acusarte de no leer resulta gracioso, qué duda cabe.

Por lo demás, parece que no hay unos parámetros claros sobre qué es un hombre machista, pues uno puede serlo simplemente no dándole la razón en todo a una chica que tiene un emoticono morado en su perfil de Twitter. Retocando el oxímoron de Churchill, yo ya estoy seguro de que en el futuro serán machistas los hombres que cuiden de sus hijos y pongan la lavadora. Ya lo verán.

Mala Fama

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
28 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios