Sereno en el peligro: la aventura histórica de la Guardia Civil

Sereno en el peligro, Lorenzo Silva / 392 páginas / 25.00€ - Comprar libroApenas requiere presentación Lorenzo Silva, prolífico escritor madrileño, que ha alcanzado la popularidad

Foto: Sereno en el peligro: la aventura histórica de la Guardia Civil
Sereno en el peligro: la aventura histórica de la Guardia Civil
Autor
Tiempo de lectura4 min

Sereno en el peligro, Lorenzo Silva / 392 páginas / 25.00€ - Comprar libro

Apenas requiere presentación Lorenzo Silva, prolífico escritor madrileño, que ha alcanzado la popularidad con una serie de novelas policiacas protagonizadas por dos guardias civiles, y que cuenta en su haber con multitud de premios literarios, como el Premio Nadal en el año 2000  por “El alquimista impaciente” y, más recientemente, el Premio Algaba en 2010 por “Sereno en el peligro”.

En el prólogo de la obra que nos ocupa, avisa el autor de que no estamos ante una historia de la Guardia Civil, para la que “carece de los pertrechos necesarios”, recomendando para tal efecto la consulta de la magna historia de Aguado Sánchez o la más breve de López del Corral, sino ante “una síntesis divulgativa de los principales acontecimientos que fueron conformando, a lo largo de sus más de 160 años de existencia, el carácter de esta peculiar institución”.

El Real Decreto fundacional de un nuevo cuerpo de seguridad pública a cuyos integrantes se les llamó guardias civiles se firmó en 1844, aunque en realidad su origen se puede remontar a 1820 en el contexto del pronunciamiento de Riego, cuando el ministro de la guerra, preocupado por “el estado de profunda anarquía en que se hallaba el país, por cuyos caminos campaban a sus anchas los bandidos (…) y la indisciplina en que se hallaba sumida la Milicia Nacional, responsable del orden”, concibió la creación de un nuevo cuerpo armado, que sirviera para garantizar la seguridad pública, inspirado en las Hermandades castellanas, organización de autodefensa de ciudadanos libres, surgido por primera vez en el Toledo del S.XI para enfrentarse a los abusos de los señores feudales.

La singularidad del proyecto ideado por el ministro, Pedro Agustín Girón, radicaba en su naturaleza militar con una dirección civil, es decir reservaba al ejército su organización pero en sus actuaciones dependerían de las autoridades políticas.  La disciplina se convertiría en el distintivo principal,  junto al cumplimiento del deber, el amor al servicio, el honor y el respeto al buen nombre del cuerpo, que irían configurando a sus integrantes hasta alborear el S.XX, prácticamente conformados como los conocemos en la actualidad.

A partir de ahí van desfilando por sus páginas el convulso acontecer histórico de finales del S.XIX y el S.XX: participación activa en la inestabilidad política y social, en los conflictos con las colonias africanas y de ultramar; represión de revueltas, control de algaradas anarquistas, garantía del orden establecido y protección de sus semejantes; en la guerra civil, partida en dos por la violencia de los acontecimientos como el resto de la población; finalizada la guerra la persecución de los guerrilleros que se habían echado al monte; el reto de ETA que comenzó con un asesinato en 1968 y se prolongaría durante cuatro décadas de dolor y muerte con 210 guardias civiles asesinados.

A pesar de los pesares, el presente ofrece tintes menos trágicos, con cambios sociológicos importantes como la incorporación de mujeres a sus filas y el origen urbano con adecuada formación de la mayoría de sus nuevos miembros. Los 80.000 agentes que integran esta institución son una fuerza de cohesión nacional inestimable, presente en todo nuestro  territorio geográfico y un contingente de reserva muy valioso para la defensa nacional, ahora que el ejército ha disminuido tanto su tamaño.

Libro interesantísimo que posibilita el acercamiento a la compleja historia de la España moderna y contemporánea, de la mano del devenir de una institución arraigada y cercana. Pero querría destacar otra singularidad muy particular de este libro y que le proporciona un atractivo adicional considerable. Comenzaba el artículo refiriéndome a que esta obra ha sido merecedora del Premio Algaba, pues bajo este sello editorial se publican libros de historia profusamente ilustrados, fruto de una labor documentalista extraordinaria.

Prácticamente todas las páginas de Sereno en el peligro reproducen un retrato, una fotografía, una portada de periódico o un artículo, carteles propagandísticos, viñetas, caricaturas, documentos, cuadros, mapas, grabados, ayudando eficazmente a comprender el hecho descrito, a situarte en el momento, a personalizar los acontecimientos y protagonistas; comenzando por la magnífica imagen elegida para su portada, de un joven pintor, Ferrer-Dalmau, especializado en preciosas estampas del S.XIX, y sobre el que también recomiendo unos  libros a continuación.

 

Rincón de María Trincado
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
152 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios