'Confederate': no, HBO, no respetéis a los que quieren censuraros

David Benioff y D.B. Weiss, los responsables de 'Juego de Tronos', prepara una ucronía que imagina la victoria sudista en la guerra de Secesión. Ni siquiera está rodada y ya quieren censurarla

Foto: Confederados en la Guerra de Secesión americana
Confederados en la Guerra de Secesión americana

David Benioff y D.B. Weiss, los responsables de 'Juego de Tronos', se han embarcado en un proyecto con una pinta alucinante: 'Confederate', una serie de historia-ficción donde el Sur habría ganado la guerra y EEUU seguiría siendo un país esclavista. Tiene toda la pinta de ser una denuncia a la América de Trump, pero ninguna consideración es relevante cuando se desata la furia de colectivos.

Nada más conocer la noticia, la activista April Reign puso el grito en el cielo en Twitter y animó a sus seguidores a usar el hagshtag #NoConfederate para exigir a HBO la cancelación de esta serie, que está todavía en fase de preparación. Sin necesidad de ver un solo capítulo, los activistas habían decidido que no se puede "trivializar" la esclavitud. La indignación desinformada e infantiloide corrió libremente por las redes sociales, ramificándose en tertulias, diarios e informativos, que se arrimaron a la polémica mendigando el clic.

Según explica Paulo Quinteros en la revista Mouse, el éxito de la campaña de Reign se materializó en que #NoConfederate fue tendencia mundial en Twitter, con miles de mensajes que exigían la cancelación previa de la serie. A tanto llegó el escándalo que HBO lanzó un comunicado: “Tenemos un gran respeto por el diálogo y la preocupación que está siendo expresada sobre 'Condeferate'. Tenemos fe en que Nichelle, Dan, David y Malcolm se acercarán a este tema con cuidado y sensibilidad. El proyecto está aún en su infancia y esperamos que la gente se reserve el juicio hasta que haya algo para ver”.

Así que HBO seguirá adelante con el proyecto, sí, pero ahora toca pensar en qué condiciones. El “gran respeto” que dice sentir HBO por quienes lloriquean y ponen el grito en el cielo por una sinopsis resulta deprimente y da idea del poder que ha adquirido el victimismo puritano en la sociedad norteamericana. ¿Respeto? Repito: cientos de miles de niñatos clamando al cielo por el pecado que quieren ver en una sinopsis. Una exigencia perentoria de cancelación sin haber visto ningún material susceptible de crítica. Y una gran productora que no sólo no puede ignorar la furia ciega, sino que se ve obligada a agachar la cabeza y ofrecerles explicaciones. Bienvenidos al siglo XXI.

Castigo de antemano

El caso es un ejemplo de cómo la poscensura contemporánea funciona como censura previa. La serie no existe pero ya ha sido castigada de antemano, y quienes ya han decidido que es ofensiva ejercerán una vigilada paranoica sobre ella. El mayor peligro de la censura franquista, explicaba Aranguren, no era el castigo del ministerio, sino que el censor terminaba instalado en la mente del creador. Para evitar el castigo, el autor se veía obligado a coartar su propio proceso creativo. Escribía con el censor en la oreja. ¿Pasarán esta idea? ¿Me caerá una multa? Así, convertido en censor de sí mismo, el autor escribía sin libertad. Esto es lo que acaba de ocurrir a los creadores de 'Juego de Tronos' sin necesidad de estado represor.

A los creadores les protege la libertad de expresión, pero el hormigueo de las redes tiene un poder represor que no necesita tribunales

De hecho, la controversia también nos enseña cómo la poscensura es una clase de justicia paralela ajena a las leyes, similar a la horda que exige que se condene al sospechoso de un crimen sin necesidad de pruebas o investigación policial. Los creadores están protegidos por el paraguas de las leyes que garantizan la libertad de expresión, pero el hormigueo de las redes tiene un poder represor que no necesita tribunales.

Benioff y Weiss, creadores de 'Juego de Tronos'
Benioff y Weiss, creadores de 'Juego de Tronos'


Ahora, la serie tendrá que desfilar por el estrecho callejón de la vigilancia aficionada. Cualquier mensaje punzante, cualquier exceso detectado por los pajilleros de la indignación servirá como gasolina para incendiar las redes. Si Benioff y Weiss tenían la intención de ser mordaces, si sus personajes iban a usar determinado lenguaje, si pretendían sacudir al espectador, es más que probable que ahora tengan que contener las riendas.

La controversia sobre 'Confederate” se suma a polémicas como la que sacudió a Tim Burton, a quien acusaron de racista por elegir protagonistas blancos para sus películas, o al ridículo escándalo que acompañó a la adaptación de 'Ghost in the Shell' protagonizada por Scarlett Johansson. Y más cerca, en España, recuerda a las 25.000 firmas de aquella petición en Change.org que exigía a Mediaset la cancelación de una serie protagonizada por Serrano Súñer.

¿Respeto? ¿Qué respeto merecen cientos de miles de censores aficionados? ¿Por qué tendríamos que agachar la cabeza ante quienes piden que se cancele una serie que ni siquiera han visto? Si no adoptamos una postura valiente y firme ante esta piara de inquisidores aficionados que exigen la censura desde una postura de superioridad moral, la libertad de expresión tiene los días contados. Así que respeto, ninguno.

Chanquete ha muerto

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios