De los desnudos prohibidos al dineral vasco: la otra cara de 'Juego de Tronos'

La producción de HBO ha revolucionado la industria audiovisual de varios países, pero la experiencia de rodaje no ha sido igual de buena en todos

Foto: Cersei y Jaime Lannister en el Trono de Hierro.
Cersei y Jaime Lannister en el Trono de Hierro.

Falta menos de un mes para que regrese el mayor fenómeno televisivo de la última década, ‘Juego de Tronos’. Y no sólo ha habido que esperar tres meses más de lo habitual para disfrutar de los nuevos episodios, sino que además solo serán siete capítulos, tres menos que en las entregas anteriores. Entre los principales atractivos de la séptima temporada de la serie de HBO, que en España también emitirá Movistar, está comprobar como lucen las nuevas localizaciones que ‘Juego de Tronos’ escogió en nuestro país. Cáceres, Guipúzcoa, Vizcaya, Córdoba y Sevilla han sido las provincias elegidas para ambientar las historias de Daenerys Targaryen, Jon Snow o Tyrion Lannister. Las tres primeras debutaban en una lista en las que también encontramos Barcelona, Girona, Navarra, Guadalajara, Almería y Castellón.

Además de la inyección económica, algunas localizaciones ya han tenido la oportunidad de experimentar qué supone que sus calles y plazas sean el escenario de una superproducción mundial. Rutas temáticas y extranjeros ávidos de fotografiarse en los lugares de rodaje de su serie favorita se han convertido en ingredientes habituales del turismo nacional. Como ya sucedió en Croacia, Islandia, Irlanda del Norte y Malta, los otros países europeos en los que la producción rueda (o ha rodado) sus tramas. Allá por donde pasa, la adaptación de los libros de George R. R. Martin deja un reguero de billetes que políticos, empresarios y seguidores de la serie metidos a extras agradecen. Pero tras siete temporadas, el trono de hierro no es tan brillante como parece. Y desde que en 2010 ‘Juego de Tronos’ comenzó su periplo europeo, también ha experimentado algunos imprevistos que emborronan la bendición económica de ser uno de los países elegidos como escenario de la serie.

No vuelvan a Malta

En la primera entrega de la serie, cuando los no lectores ignorábamos que cualquiera podía morir, Malta fue elegida para representar Desembarco del Rey y Pentos. Entre otros emplazamientos, el exterior del palacio de San Antón, vivienda habitual del presidente del país, pudo ser visto en la trama de Arya Stark en la capital de los Siete Reinos. Su madre Catelyn pasó por delante de la famosa Puerta de Medina. Pero ninguna de los más de una decena de localizaciones que ‘Juego de Tronos’ utilizó en Malta fue tan polémica como la de la isla de Gozo. Allí se encontraba uno de los mayores atractivos turísticos del pequeño archipiélago, el Azure Window. Un espectacular arco natural de piedra caliza que durante siglos fue bañado por el Mediterráneo, hasta que el oleaje lo derribó el pasado mes de marzo. Siete años antes este acantilado fue utilizado como marco incomparable de la boda entre Daenerys y Khal Drogo.

Para lograr unas escenas tan espectaculares, los encargados de la ambientación tuvieron que cubrir una parte importante de los alrededores del arco con arena, sobre la que se movieron los personajes. Una acción para la que contaban con el visto bueno de la autoridad medioambiental pertinente. La misma que tras el rodaje señaló que la compañía no había usado los materiales adecuados, causando daños medioambientales en la zona. Los responsables de la producción señalaron como culpable a una compañía local. Y al año siguiente Desembarco del Rey se trasladó a Croacia. Existen versiones contradictorias sobre las razones que llevaron al equipo a mudarse. Pero Malta desapareció de un plumazo del listado de los Siete Reinos.

Con la Iglesia hemos topado

El relevo de La Valeta o Medina lo cogió Dubrovnik, que fue escenario de la Batalla de Aguasnegras o una de las muertes más celebradas de la producción. Aprovechando la belleza del país, el rodaje se extendió hasta otras ciudades, como Split, cuyo Palacio Diocleciano acogió las escenas de los pasajes subterráneos de Meereen o Sibenik, la ciudad histórica en la que se rodaron los exteriores de Braavos. Todo era felicidad, mapas temáticos y turistas, hasta que a la hora de solicitar los permisos de rodaje de la quinta temporada, se encontraron con el famoso paseo de la vergüenza de Cersei.

La propuesta inicial del equipo de Benioff y Weiss era comenzar la caminata nudista frente a las puertas de la Iglesia de San Nicolás. Pero el mismísimo arzobispo se negó en rotundo, obligando a buscar un nuevo emplazamiento a la producción, además de comprometerse a no filmar cuerpos desnudos en lugares de culto. Un escándalo que llegó a oídos del obispo de Sibenik, que no permitió el rodaje dentro de la catedral de la ciudad, aunque podemos ver una versión digitalizada del exterior en la quinta temporada. En la siguiente entrega, buena parte de los exteriores de esta ciudad y de Desembarco se trasladaron a Girona. Un cambio que desde HBO atribuyeron a necesidades de la producción.

Kristofer Hivju y Ciarán Hinds, dos de los actores de 'Juego de Tronos'.
Kristofer Hivju y Ciarán Hinds, dos de los actores de 'Juego de Tronos'.

Invierno y medioambiente en Islandia

Junto a Irlanda del Norte, donde ‘Juego de Tronos’ tiene establecido su cuartel general, Islandia es el único país que repite anualmente como escenario desde el comienzo del rodaje. Y eso que las condiciones no han sido las más idóneas. A la particular orografía de la isla, que convertían cada escena en una expedición, hay que sumar las temperaturas propias de Islandia. En el campamento de Mance Ryder se llegaron a alcanzar los once grados bajo cero. Aunque hace unos meses, y gracias a la necesidad de esperar a que “llegara el invierno” llegaron a rodar a veinticinco grados bajo cero, con vientos de 160km/h.

Un ambiente desapacible en el que es fácil tener descuidos. Porque tras varios años de rodajes tranquilos y buenas palabras, en la última visita de la serie a Islandia alguien se olvidó de solicitar un permiso. Según informa la cadena pública islandesa RUV, los responsables del rodaje no tuvieron en cuenta a la Agencia de Medio Ambiente a la hora de rodar en la Playa de Arena Negra cercana a la localidad de Vík, uno de los emplazamientos más atractivos del suroeste del país. Las partes implicadas, es decir, la productora y la Agencia, han informado de que trabajarán para que no vuelva a ocurrir. Más que por los seis episodios que quedan, porque quién sabe si quedarán spin-offs pendientes.

Imagen del rodaje de la séptima temporada temporada de 'Juego de Tronos' en Zumaia
Imagen del rodaje de la séptima temporada temporada de 'Juego de Tronos' en Zumaia

Curiosidad española

En el caso de que HBO sucumba a la tentación, y finalmente lleve adelante algún spin-off de su serie estrella, el regreso a España es probable que terminase generando un debate. O esa conclusión se extrae de las palabras de Peter Welter, productor ejecutivo de Fresco Film, con la que la serie trabaja en España, a “El Diario Vasco”. Para Welter, en Girona los vecinos tuvieron un comportamiento ejemplar, mientras que en Andalucía y Euskadi, “la gente está muy encima de ellos”.

El productor reconoce además que, durante su estancia en el País Vasco, descartaron rodar algunas escenas por miedo a que los curiosos terminasen revelando al mundo algún detalle esencial de la trama. Welter, que también criticó a los medios vascos, desveló que los dueños de las tierras cercanas al rodaje pidieron cifras desorbitadas para permitir que las utilizasen. “Ya nos ha pasado en otros puntos de España, pero no tanto como lo que nos han pedido ciertas personas en Zumaia”.

David Cameron visitó siendo primer ministro (2015), los estudios en los que se graba la serie.
David Cameron visitó siendo primer ministro (2015), los estudios en los que se graba la serie.

La naturaleza y el Brexit

En Irlanda del Norte, el rodaje lejos de los estudios Titanic también ha experimentado algunos imprevistos. En Corbet, la localidad que representa Aguasdulces, las autoridades paralizaron el rodaje de la sexta temporada porque la estructura que estaban construyendo parecía ser mucho más grande que lo previsto inicialmente. Un leve retraso si lo comparamos con el que provocó, también el año pasado, una tempestad de apariencia inofensiva en la cantera de Maghermorne, donde se graban las escenas que corresponden al Muro y el Castillo Negro. Inesperadamente, en medio del rodaje, la lluvia desencadenó un deslizamiento de piedras que obligó al equipo a alejarse de la zona. Afortunadamente no hubo que reportar daños personales, pero obligó a la producción a rehacer su ajustado calendario de grabaciones.

En 2016, tras la aprobación en las urnas del Brexit, hubo quien se preguntó si la producción se vería afectada por la salida de Reino Unido de la Unión Europea. La respuesta fue afirmativa, porque ‘Juego de Tronos’ se ha visto beneficiada por un Fondo Europeo de Desarrollo Regional, que promueve este tipo de proyectos en los países pertenecientes a la Unión Europea. Sin embargo, parece poco probable que la burocracia internacional sea capaz de dar todos los pasos necesarios para la “desconexión” antes de que Benioff y Weiss terminen la serie. Otra cosa es que HBO se plantee la producción de los dichosos spin-offs teniendo en cuenta la desaparición de la financiación europea. Y Canadá termine siendo (también) un Poniente de cartón-piedra.

Desde Melmac

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios