'Gim Tony', 'Piratas', 'Ringer'... Las peores series de la historia de la televisión

La calidad de las ficciones serializadas es incontestable cuando es notable pero ¿qué hay de las producciones infames que nos han hecho perder nuestro tiempo?

Foto: Imagen de la producción de Mediaset 'Gim Tony'
Imagen de la producción de Mediaset 'Gim Tony'

“Todos sabemos cuáles son las series buenas. Pero ¿sabemos cuál es la peor?” Una pregunta difícil que los seriéfilos trataron de contestar en el Birraseries que se celebró en el marco del Spoiler Fest durante el fin de semana en Madrid. Jaime Domínguez y Álvaro Onieva, los organizadores del encuentro que une producciones televisivas y cerveza por toda España, convocaron a la cita a cuatro expertos en la materia: el youtuber Roberto Huertas y los críticos Verónica Dávila, Marina Such y Alberto Rey.

Con la sala 2 de los cines de la Prensa abarrotada de amantes de la ficción serializada nacional e internacional, la cita arrancó con la sinceridad de Onieva, que reconoció que las opiniones de los expertos podían despertar el odio de los asistentes “y por eso hemos cambiado los botellines de cerveza por vasos de plástico”. Tras las risas de los presentes, la pregunta obligada. ¿Cuál es la peor serie? Y Roberto Huertas fue el más valiente y puso el primer título sobre la mesa: “Gim Tony, a pesar de que cualquiera de sus capítulos tuvo más audiencia que la tercera temporada de ‘Twin Peaks”.

En los minutos posteriores, algunos de los proyectos más descabellados de la historia reciente de la pequeña pantalla regresaron a la memoria de los presentes. El drama de Jennifer Lowe-Hewitt ‘The Client List’, el musical policíaco ‘Cop Rock’ o la (supuesta) comedia ‘Work-It’ fueron los primeros proyectos que nombran los expertos, una lista en la que también se puede encontrar novedades como la producción de Netflix ‘Girlboss’.

“Si quieres escribir de series es imprescindible ver el piloto de ‘Ringer” comenta Marina Such antes de sentenciar que, el primer capítulo de la serie de Sarah Michelle Gellar, “es lo que nunca se debe hacer en televisión”. La responsable de “El Diario de Mr. McGuffin” puso como ejemplo ‘Smash’ para hablar de las producciones que empiezan bien pero terminan descarrilando por las más diversas razones. Cuando alguien mencionó ‘Homeland’ para apoyar esta tesis, el público expresó su desacuerdo exhibiendo la cartulina roja, que junto a la verde, servían para que los organizadores midiesen el nivel de excitación en la sala.

De izquierda a derecha, Jaime Domínguez, Verónica Dávila, Roberto Huertas, Alberto Rey, Marina Such y Álvaro Onieva. (Foto: Movistar)
De izquierda a derecha, Jaime Domínguez, Verónica Dávila, Roberto Huertas, Alberto Rey, Marina Such y Álvaro Onieva. (Foto: Movistar)

Baches y mejoras inesperadas

Los ánimos se templaron cuando hubo cierto consenso entre los expertos a la hora de señalar que, la serie protagonizada por Claire Danes, era un buen ejemplo del mal que sufren muchas producciones longevas. La imposibilidad de mantener un nivel de calidad elevado en todas sus entregas, y la inevitable “temporada basura”. “La tercera temporada es mala, pero a ‘Homeland’ dejadla en paz” comentó Jaime Domínguez zanjando la discusión.

Los comentarios se centraron entonces en las series que comienzan mal pero terminan mejorando. ‘Battlestar Galactica’ y ‘Vis a Vis’ fueron los títulos mencionados por Alberto Rey, poco antes de que la conversación derivase en un examen a algunas de las series de Netflix. Como cabría esperar ‘Stranger Things’ fue el título que suscitó reacciones más intensas, y la emoción del público por la segunda temporada estuvo muy repartida entre cartulinas rojas y verdes.

Roberto Huertas, responsable del canal de Youtube ‘To Geek For Names’ expresó entonces su cansancio sobre las series de “hombres complicados haciendo cosas oscuras” que ‘Breaking Bad’ puso de moda, con ‘Ozark’ como último (mal) ejemplo. Afortunadamente, según el youtuber, “los Emmys revelan que quieren vencer la tendencia de los hombres intensos” con sus reconocimientos a ‘Big Little Lies’ y ‘The Handmaid’s Tale’.

Fracasos patrios y finales polémicos

En la romántica tarea de amar una producción televisiva, hay quienes llevan su pasión a niveles desorbitados y terminan resultando cansinos. Cuando Onieva planteó a los asistentes quiénes eran, para ellos, los fandoms de series más pesados, sólo dos títulos acapararon su atención. De ‘Castle’ Alberto Rey sentenció señalando que sus seguidores “son la CUP de los fans”. Huertas por su parte señaló a los amantes de la serie animada ‘Rick & Morty’ como los más radicales, porque “acuchillan a gente en el McDonald’s por una salsa”. Un comentario aplaudido por la audiencia que Marina Such aclaró, explicando la persecución que sus guionistas femeninas habían sufrido en las redes sociales por parte de algunos fanáticos de la serie.

Domínguez se atrevió a abrir uno de los melones más críticos de la noche planteando la madre de todas las preguntas. “¿Cuál es la peor serie española?” ‘Piratas’ fue el primer título que los expertos pusieron sobre la mesa hasta que, desde el público, llegó el nombre de uno de los proyectos más infames de la producción televisiva nacional, la adaptación patria de ‘Cheers’. ‘Rabia’ o ‘Gominolas’, de la que Rey insistió en señalar que “el piloto era bueno”, fueron otras de los proyectos que se mencionaron en la sala, aunque cuando los asistentes nombraron ‘Cuenta atrás’ los expertos señalaron que era una serie que “estaba muy bien hasta que hablaba Dani Martín”.

Para continuar con el odio televisivo, tan extendido y legítimo como el amor, los organizadores pusieron sobre la mesa uno de los temas más críticos del universo televisivo, los peores finales. A pesar de que el público se atrevió a lanzar el título más comentado de los últimos años, ‘Perdidos’, los expertos rechazaron la propuesta. Y centraron sus comentarios en producciones como ‘Dexter’, ‘Expediente X’ o ‘Los Soprano’ de la que Such comentó las airadas reacciones que generaron el desenlace elegido por David Chase, al que “le dieron bastante cera, aunque el paso del tiempo hace que tengas otra mirada” sobre el famoso fundido a negro.

Las comedias ‘Como conocí a vuestra madre’ o ‘Scrubs’ sirvieron para incidir en el problema de muchas producciones longevas que no saben cómo terminar. Sobre la segunda, Verónica Dávila reconoció que era la “mejor serie de mi vida, pero terminó en la séptima temporada, las dos últimas eran una mierda”. Cuando el público tomó la palabra, y hubo quien fue capaz de reconocer que es posible odiar producciones como ‘Mad Men’ o ‘Juego de Tronos’, porque “yo odio todo”, el evento alcanzó el clímax, desatando la ira y las protestas de algunos de los presentes. El desacuerdo, obviamente, no pasó de las palabras y sirvió para evidenciar que en las series, como en casi todo, el amor y el odio es cuestión de gustos. Y la capacidad de expresar esos sentimientos en público una tarea que, en ocasiones, sólo está al alcance de los más valientes.

Desde Melmac

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios