'Killing Eve': la nueva serie británica que no podrás dejar de ver está en HBO

La creadora de 'Fleabag', Phoebe Waller-Bridge, se pasa al supense cómico con espías. El resultado es una de las producciones más originales de los últimos años

Foto: Jodie Comer y Sandra Oh en una imagen de 'Killing Eve'. (HBO)
Jodie Comer y Sandra Oh en una imagen de 'Killing Eve'. (HBO)

Un asesino a sueldo y el Mi5 tratando de darle caza. Un astuto agente que lejos de conformarse con las órdenes que llegan de arriba, investiga en sus ratos libres. Reuniones en las sofisticadas salas de edificios gubernamentales en los que el traje y la corbata son el uniforme habitual. Persecuciones, asaltos y muerte, de la mano de un ser sin escrúpulos que ha escogido el crimen como modo de vida. Bases de datos supersecretas en las que los rostros de los asesinos más buscados se acumulan, mientras surgen nuevos aspirantes a formar parte de esa lista negra.

Ahora que usted, querido lector, ha compuesto una clara imagen en su mente, elimine a los señores que señorean hablando de armas, estrategias, o lo que se preste. Cámbielos por mujeres ingeniosas, dedicadas y concienzudas que no están dispuestas a dejarse mangonear por superiores de gesto serio. Reste minutos a las conversaciones sesudas y cédalos a la ironía y la mala leche, como si los interlocutores llevasen toda su vida en la profesión y ya no quedase sitio para la tragedia que acompaña a la muerte.

Por último, entregue el protagonismo a dos actrices de procedencias bien distintas que encarnan a dos personajes tan antagónicos como complementarios. El resultado obtenido es 'Killing Eve', una producción británica que solo con su primer episodio se ha ganado el honor de ser una de las propuestas de ficción más originales de lo que llevamos de 2018. Una serie que en España podemos encontrar, desde el lunes, en la plataforma de contenidos de HBO.

Phoebe Waller-Bridge, que en 2016 tuvo el honor de enseñarnos a llevar la treintena con dignidad gracias a 'Fleabag' es la creadora de esta serie que, días antes de ser estrenada, fue renovada por una segunda entrega. Basada en la saga escrita por Luke Jennings, 'Killing Eve' cuenta la historia de Eve Polastri, una mujer que trabaja para el Mi5 británico y todavía no ha perdido la esperanza de que su trabajo ponga algo de emoción en su vida, y Villanelle, una joven tan caprichosa como mortífera, que trabaja para una misteriosa organización matando personas por todo el mundo.

Sandra Oh en una imagen de 'Killing Eve'. (HBO)
Sandra Oh en una imagen de 'Killing Eve'. (HBO)

Agente comprometida vs asesina bromista

Sandra Oh ('Entre Copas', 'Anatomía de Grey') es la encargada de ponerse en la piel de la intrépida y ofuscada agente, Eve Polastri, mientras que la joven Jodie Comer ('Thirteen', 'My Mad Fat Diary') interpreta a la encantadora y peligrosa Villanelle. Los destinos de ambas se cruzan cuando uno de los políticos más polémicos de Rusia es asesinado en medio de una calle en Viena. A pesar de ser sábado, y estar sufriendo una resaca considerable, Eve es llamada a participar en un gabinete de crisis para analizar las causas y las consecuencias del homicidio. Y en la reunión se encuentra con las mismas caras, los mismos procedimientos y las mismas conjeturas de siempre. Una rutina que, sin embargo, se atreve a desafiar cuando se dirige a su superior inmediato para poner en duda la versión de los hechos que acaban de escuchar. "Te apuesto 20 libras a que el asesino es una mujer", susurra todavía en la reunión, segura de sí misma.

A 500 kilómetros de allí, en París, Villanelle camina por la calle atenta a todo lo que le rodea. Descarada y poco amiga de las convenciones sociales, la joven es capaz de reírse en la cara de su anciana vecina, cuando esta muestra dificultades para bajar las escaleras de su casa. Al llegar a su apartamento, recuerda que tiene una cita muy importante y se prepara. Abre un frasco de pastillas, las derrama sobre la mesa y se tira sobre el sofá fingiendo su muerte. Minutos después llega Konstantin, que conoce el carácter jocoso de la joven y sin un ápice de temor se acerca a ella. "Te estoy viendo respirar" le dice poco antes de que Villanelle estalle en carcajadas, convencida de que su "enlace" ha caído en la trampa. "Quieren encargarte otro trabajo" le dice a la joven mientras ésta sujeta la remuneración extra obtenida por su último encargo.

Jocie Comer interpreta a la letal Villanelle. (HBO)
Jocie Comer interpreta a la letal Villanelle. (HBO)

Testigo inconveniente

Villanelle, con un nuevo destino en su tarjeta de embarque, viaja hasta la soleada Toscana dispuesta a cumplir con su misión. Mientras, en Londres, Eve recibe el aviso de que la acompañante del político ruso asesinado se encuentra en el país, y no puede resistir la tentación de ir a interrogarla. Aunque la inesperada testigo no se encuentre en condiciones de ofrecer un testimonio que sirva para algo. O al menos eso cree ella.

Cuando las noticias sobre la acompañante del político llegan a oídos de la organización para la que trabaja la asesina a sueldo, Konstantin envía a Villanelle a la capital inglesa. Allí deberá terminar el trabajo que comenzó en Viena, para evitar que cualquier pista que ofrezca la testigo sea útil para el Mi5. Una misión que tendrá graves consecuencias para los servicios de seguridad británicos y para la propia Eve, que deberá asumir a la fuerza que sus peores temores eran más reales de lo que pensaba.

Kim Bodnia y Jodie Comer en una escena rodada en París. (HBO)
Kim Bodnia y Jodie Comer en una escena rodada en París. (HBO)

Suspense cómico

Kim Bodnia, conocido por su papel en la producción nórdica 'Bron-Broen' es el encargado de interpretar al "mensajero" Konstantin, mientras que el veterano actor inglés David Haig, al que recordarán por 'Cuatro Bodas y un Funeral', se pone en la piel de Bill, el jefe de Eve. Dos hombres que se tratarán de llevar por el buen camino a las mujeres que se encuentran a su cargo, aunque sea otra fémina, la veterana Fiona Shaw en el papel de Carolyn Martens, la que verdaderamente vaya a llevar la voz cantante en esta divertida y sorprendente persecución.

"Otro triunfo para Phoebe Waller-Bridge", "'Killing Eve' hace el crimen peligrosamente divertido" o es el "thriller de espías para la era #Metoo" son algunas de las frases con las que los críticos norteamericanos han expresado su admiración por el último estreno de BBC América, que aún no ha sido emitido en Reino Unido. Un entusiasmo tan merecido como cauteloso, ya que la cadena ha mantenido en secreto la sorprendente producción que se traía entre manos y solo se ha podido ver el primer episodio.

Es poco probable, a la vista de los antecedentes de su creadora, que en los próximos siete episodios el nivel de humor negro, tensión y entretenimiento decaiga. Y aunque siempre resulte precipitado juzgar un producto por una de sus partes, y no en su totalidad, los amantes de la ficción televisiva estamos de enhorabuena gracias a esta producción que, sin inventar nada nuevo, es un soplo de aire fresco en una parrilla en la que las cadenas tienden a apostar sobre seguro, más que a correr riesgos innecesarios. Menos mal que Phoebe está por aquí para demostrarnos que las series de espías pueden contarse de otra forma. Y gracias a 'Killing Eve' ya es posible ver un thriller y pasarse 45 minutos muerto de la risa, y no de miedo.

Desde Melmac

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios