Qué soso se nos ha quedado el verano seriéfilo sin 'Juego de Tronos'

Hace un año estábamos frotándonos las manos con el regreso de la serie de HBO, ahora lloramos la ausencia mientras no encontramos otra cosa que llevarnos a la boca

Foto: Amy Adams en una imagen de 'Heridas Abiertas'.
Amy Adams en una imagen de 'Heridas Abiertas'.

El verano de 2017 para mí siempre será ese verano que me robó ‘Juego de Tronos’. Por razones obvias (este blog) las madrugadas de los domingos fueron lo más cercano que estuve de una noche de fiesta. El amanecer del lunes me pillaba sobre el teclado, mientras los parajillos despertaban sobre los árboles y los equipos de limpieza comenzaban su trabajo. Cuando el sol se ponía, y el silencio volvía a apoderarse de la calle, desde alguna ventana abierta llegaba la sintonía del verano. No, no era ‘Despacito’, era la música de entrada de ‘Juego de Tronos’, que gracias al calor se convertía en una banda sonora habitual en la noche de los lunes.

Un año después, y con ocho meses por delante para que llegue el desenlace de la producción de HBO, el verano seriéfilo se presenta tan entretenido como un festival de música barroca. Es decir, un poco más aburrido de lo habitual. Porque a la ausencia de especulaciones semanales sobre dragones y señoras con sed de venganza, hay que sumarle que las cadenas, y especialmente las plataformas, no han sido muy generosas a la hora de diseñar su parrilla estival.

Hasta que la épica y la leyenda de ‘Juego de Tronos’ nos refrescó el verano pasado, la programación de las cadenas convencionales perdía peso, pero ahí estaban los canales de cable, Netflix o similares salvaban la papeleta con series como ‘Mad Men’, ‘Breaking Bad’ o ‘The Night Of’. Este año, no es que no haya ningún estreno prometedor. Pero el verano es muy largo, los regresos interesantes muy pocos y se antoja complicado sobrevivir únicamente a base de los estrenos ‘teen’ que Netflix sigue empeñado en proporcionarnos. Aunque siempre podemos convertirnos en arqueólogos y rescatar esa producción imprescindible, longeva y que tenemos pendiente desde hace décadas.

La serie destinada a salvar la papeleta del verano es ‘Heridas Abiertas’, que llegará el 9 de julio a España. La producción de HBO, que adapta la novela de Gillian Flynn, es un thriller psicológico en formato miniserie con Amy Adams y Patricia Clarkson encabezando el reparto. La actriz cinematográfica protagoniza su primera serie interpretando a una reportera, Camille Preker que debe regresar a su ciudad natal. Allí trabajará en la cobertura del asesinato de dos jóvenes mujeres mientras trata de superar sus propios problemas psicológicos.

King, Groening y Clancy

Más allá del esperadísimo thriller, hay quien tiene esperanzas de que, esta vez sí, el salto de Stephen King a la pequeña pantalla sea digno. La encargada de semejante hazaña debe ser ‘Castle Rock’, una producción de Hulu que narrará varios relatos originales del escritor a través de la localidad que da nombre a la serie. Andre Holland (‘The Knick’), Sissy Spacek (‘Bloodline’) o Terry O’Quinn (‘Perdidos’) son algunos de esta serie creada por Sam Shaw. Con J. J. Abrams como productor ejecutivo, ninguna cadena o plataforma española ha anunciado su emisión.

Otros tienen puestas sus ilusiones en el mes de agosto, ya sea porque son amantes de las series de animación o porque llevan años esperando la llegada de uno de los historiadores de ficción más conocidos a la pequeña pantalla. Los primeros tienen marcado en el calendario el 17 de agosto, la fecha en la que Matt Groening llegará a Netflix con su primera serie en la plataforma, ‘Disenchantment’. Los segundos tendrán que esperar al último día del mes para disfrutar de la “reinvención” moderna del héroe creado por Tom Clancy, ‘Jack Ryan’. John Krasinski (enlace) protagoniza esta serie creada por Carlton Cuse (‘Perdidos’) y Graham Roland (‘Fringe’, ‘Prison Break’). Amazon Prime Video será la encargada de emitir esta producción, uno de sus proyectos más impotantes de 2018.

Paquita y Saúl, los regresos

Si los estrenos no resultan demasiado convincentes, los regresos tampoco nos permiten soñar con un verano rebosante de buena ficción. La segunda temporada de 'Paquita Salas' y 'Glow', que llegan a Netflix el próximo viernes, son las primeras excepciones, a pesar de que llegan demasiado pronto y muchos las terminarán antes de que acabe el mes. Y en julio, tendremos que esperar al último día del mes para una de las comedias más singulares de los últimos años, 'Casual', que se despide este año y que en España podemos ver a través de HBO.

Una semana después, el 6 de agosto, será Saúl Goodman el encargado de entretenernos durante las últimas semanas del verano, gracias a la cuarta entrega de 'Better Call Saul'. El 'spin-off' de 'Breaking Bad' regresará a Movistar + con un protagonista que poco a poco se aproxima al abogado que conocimos en la serie original de Vince Gilligan.

La cuarta entrega de la comedia deportiva 'Ballers' y la tercera de la interesantísima 'Insecure' volverán a HBO el 12 de agosto, y para cerrar el mes la familia Byrde regresará a Netflix con la segunda entrega de 'Ozark' el 31 de agosto.

Con el trasto a la playa... ¿Para qué?

El 24 de agosto llegará a la biblioteca de Netflix 'The Innocents', un drama teen con tintes sobrenaturales que cuenta con Guy Pearce en el reparto. Por sintetizarlo, una especie de 'Romeo y Julieta' unido al siempre exitoso "niños y eventos sobrenaturales" que tan bien le funcionó con 'Stranger Things'. Permítanme que, de entrada, me de bastante pereza seguir asistiendo a la sobreexplotación, por parte de Netflix, de una fórmula supuestamente exitosa. Otra vez. Una emoción similar a la que me producen producciones como 'The Outpost' o 'Burden of Truth', las apuestas de la cadena juvenil The CW para el verano.

'Comedians in cars getting coffee' también tendrá una nueva entrega, al igual que 'Snowfall', que fue uno de los estrenos más discretos del verano de 2017. Por su parte 'The Sinner' regresará en Estados Unidos el 2 de agosto, con una nueva historia de mujeres asesinas y pasados traumáticos. El culebrón más adictivo de 2017 que, sin embargo, no tiene fecha de estreno en nuestro país, que probablemente nos pille ya en otoño.

Con estas propuestas, que no nos deleitarán ni con un adictivo 'UnREAL' (o similar) que llevarnos a la boca, se antoja imposible no acordarte de esas plataformas que presumen de ir contigo a todas partes gracias a smartphones, tablets y demás cacharros. ¿Para qué quiere uno llevarse el trasto de vacaciones si el trasto no propone nada por lo que merezca la pena robarle unos minutos a la playa, a la montaña, a una terraza o a una fiesta? Si a ningún mortal le exigen menos en su trabajo durante los meses de verano, ni le rebajan la cuota de suscripción de la plataforma de turno, ¿por qué sus contenidos son más flojos que de costumbre? ¿Tan difícil es entender que, por razones económicas o simplemente sociales, para algunos el descanso veraniego solo requiere un ventilador, una bolsa de hielo para el refresco de turno y una buena oferta televisiva? Parece que sí.

Yo, mientras tanto, espero a que llegue el 31 de julio. Porque lo que de verdad me apetece ver este verano es esto.

Desde Melmac

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios