La fuerza del coleccionismo y el mecenazgo
  1. Cultura
  2. Tribuna
El Confidencial

Tribuna

Por

La fuerza del coleccionismo y el mecenazgo

Fortalecer y estimular el coleccionismo privado como indudable vía de mecenazgo es deseable en una sociedad madura en la que participación y diversidad son ya una

Fortalecer y estimular el coleccionismo privado como indudable vía de mecenazgo es deseable en una sociedad madura en la que participación y diversidad son ya una realidad. Normalizada la difusión y el disfrute del arte y de la cultura en general, cuando los presupuestos destinados a cultura se han limitado drásticamente, ese deseo se torna necesidad.

La Fundación Arte y Mecenazgo, impulsada por La Caixa en su permanente contribución al enriquecimiento de la cultura, ha promovido el análisis exhaustivo del estatuto jurídico del coleccionista y del mercado del arte. Partiendo del conocimiento 360° de la realidad del sector propone una serie de medidas que contribuyan al estímulo de la creación y a la conservación de nuestro patrimonio.

Si hay coleccionismo hay patrimonio, realidad ampliamente contrastada a lo largo de la historia. Nuestro mercado del arte es pequeño, abrupto e inestable y su desarrollo al amparo de un fuerte protagonismo de la administración, que generaba gran parte de la demanda, ha provocado una situación insostenible en el actual contexto económico.

Nuestro mercado del arte es pequeño, abrupto e inestableSe debe incidir en la amplia circulación de obras de arte y en el funcionamiento del mercado, contexto del coleccionismo, que redunda en un sector del arte sólido en relación a sus artistas y a sus colecciones públicas, y a la larga, en un enriquecimiento del patrimonio histórico artístico de nuestro país.

La normativa en la actualidad es dispersa, anacrónica, contradictoria y disuasoria, y opera un efecto de autoexclusión bloqueando el potencial desarrollo. Esta realidad reclama un enfoque global en la regulación y en la tributación, con objetivos claros, eficaz. El conjunto de medidas propuesto tras su análisis y estudio comparado, busca la eliminación de barreras y la atracción de talento, de prescriptotes y coleccionistas.

Las medidas planteadas afectan a tres grupos de normativa: Mecenazgo, Patrimonio y Tributación. Entre ellas destacamos las siguientes:

- Se amplía la tipología de entidades susceptibles de beneficiarse del mecenazgo y se reconoce la prestación de servicios a título gratuito como hecho generador de incentivos al mecenazgo.

- Se incrementan notablemente las deducciones por donativos a este tipo de entidades sin ánimo de lucro.

- Se actualizan los umbrales que determinan la obligación de instar a la inclusión en el Inventario General de Bienes Muebles, invariados desde 1986, con el fin de concentrar las actuaciones de control sobre aquellas piezas cuya relevancia lo exija. De esta manera, además, se garantiza una aplicación justa de la exención en el Impuesto sobre el Patrimonio y de la reducción en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, vinculadas al cumplimiento de la normativa de Patrimonio Histórico.

- Se incrementan notablemente los incentivos a la adquisición y mantenimiento de obras de arte. Se pretende fomentar el coleccionismo, por lo que se ha introducido también la figura de la exención por reinversión en este ámbito. También se configura el concepto de “colección familiar”, para poder otorgarle un tratamiento adecuado a efectos del Impuesto sobre Sucesiones y donaciones, siempre condicionado a su pervivencia. En todos los casos, la aplicación de los incentivos está condicionada al cumplimiento de la normativa de Patrimonio histórico que resulte aplicable.

- Se proponen también medidas destinadas a dotar de transparencia al mercado y, en particular, soluciones para situaciones en las que el propietarios no cuenta con documentación acreditativa de la adquisición de las piezas.

- Se introducen medidas destinadas a atraer talento, a incentivas la actividad creadora en nuestro país, y la presencia de nuestros artistas en los mercados extranjeros.

Desarrollar el Mecenazgo requiere pues una nueva estructura regulatoria cuyo coste quedaría ampliamente superado al favorecer la implicación privada como sucedió en Francia, cuando dos años después de modificar la Ley se había multiplicado la aportación privada en la financiación de la cultura. Y paralelamente debemos esforzarnos, instituciones privadas y públicas, en fomentar los vínculos basados en una estrecha relación entre mecenas y proyectos extendiéndolo a todos los ámbitos de la sociedad. Cuando el museo, en el caso específico del coleccionismo, esté abierto a la sociedad entonces podrá legitimar su apoyo.

Directores de museos como Glenn Lowry o Chris Dercon, coleccionistas como Patricia Phelps de Cisneros, Ginevra Elkann, Patrizia Sandreto Re Rebaudengo, Bernard Picasso, todos ellos con una extensa y probada trayectoria en la relación público-privado han participado en nuestro programa para inspirar nuevos modelos de relación y de participación en el sistema artístico.

Nuestro estímulo del mecenazgo está basado pues en promover  debate, reflexión, investigación, conocimiento, propuestas y por supuesto integrando a todo el sector. Sólo la suma de los distintos intereses evidencia su consideración como realidad económicamente competitiva y de un elevado valor intangible, nuestra identidad.

* Leopoldo Rodés es presidente de la Fundación Arte y Mecenazgo