La justicia de los testigos de Jehová

La abominación del sistema de justicia paralela de los testigos de Jehová es evidente para cualquiera que no esté dentro de la secta. ¿Seguro?

Foto: Kevin Spacey a su llegada al juzgado acusado de una agresión sexual de la que finalmente ha sido absuelto. (Reuters)
Kevin Spacey a su llegada al juzgado acusado de una agresión sexual de la que finalmente ha sido absuelto. (Reuters)

Los testigos de Jehová son una sociedad dentro de la sociedad. Tan proselitistas con su evangelio que se permiten colocar tenderetes en la calle o timbrarte a la hora de la siesta, pero sin embargo esquivos, escurridizos y opacos en cuanto al funcionamiento de su organización. Si quieres saber cómo viven tienes que convertirte. O atender a lo que se filtra: ni una gota de sangre. Detengo un momento el zapeo en un programa que desvela algunos misterios.

Hablan de su sistema de justicia interna y aguzo las orejas. La pantalla muestra una biblioteca y a un hombre que extrae un libro de los anaqueles. Es la legislación secreta, un ejemplar delgado de color negro que sólo los Ancianos pueden consultar. Este ejemplar, pone en la primera página, debe devolverse a la congregación si el Anciano muere o abandona el sacerdocio. Está prohibido hacer copias de cualquiera de sus fragmentos.

Las normas de los testigos de Jehová son estrictas y minuciosas. Ese libro delgado manda cómo vestir, cómo rezar, cómo expresarse, cómo relacionarse entre testigos y con el resto de la gente. Los testigos tienen prohibidos los tacos, las blasfemias, el sexo fuera del matrimonio, el voto, recibir donaciones de sangre. Viven bajo la amenaza constante de Satanás, que se expresa en casi todas las cosas de este mundo. El libro de leyes, inspirado en una lectura rigorista del Antiguo Testamento, reduce la vida de estas personas a un murmullo.

Una creyente es bautizada durante la asamblea internacional de los testigos de Jehová celebrada en el Wanda Metropolitano a la que asistieron 52.000 personas. (EFE)
Una creyente es bautizada durante la asamblea internacional de los testigos de Jehová celebrada en el Wanda Metropolitano a la que asistieron 52.000 personas. (EFE)

Su sistema de justicia paralela se llama “comité judicial”. Saltó a la opinión pública hace unos años gracias a la investigación de El Periódico de Catalunya, que había arrancado cuando se filtraron abusos a menores dentro de la organización. Se supo que los dirigentes exigen a sus fieles que eviten la justicia ordinaria y acudan a la propia, es decir, a sus Ancianos. Si hay que denunciar un crimen, debe hacerse dentro de la Casa.

Una mujer rubia con aire ascético cuenta en la tele su experiencia con ese sistema. En los juicios de Jehová no hay abogado defensor, el infractor está solo ante sus pecados, frente a tres Ancianos rigurosos. La acusaron de “inmundicia” porque se había sobrepasado en las muestras de cariño con su pareja, sin llegar al sexo. También de “conducta relajada” porque se había hecho alguna foto erótica para su pareja, y finalmente la expulsaron por “fornicación”. Después del juicio hubo un comunicado de repudio en la congregación. El periodista le pregunta si se refiere a un señalamiento público. Ella responde que sí.

Los dirigentes exigen a sus fieles que eviten la justicia ordinaria y acudan a la propia, es decir, a sus Ancianos

Los testigos le impusieron una cruel condena social. Vergüenza para ella, para su familia. Para el resto de la congregación el mandato del repudio, el ostracismo. “Tu reputación está manchada”, explica. Destruida, pienso yo. Desde ese momento, cuenta la mujer, tu mundo social te expele. Ya nadie te habla, nadie te mira, pierdes el contacto con todos tus amigos y no hay vuelta atrás. Cuando el periodista le pregunta qué le parecen esos comités de justicia paralela a día de hoy, no duda: “una violación de los derechos humanos”.

Apago la tele. La abominación del sistema de justicia paralela de los testigos de Jehová es evidente para cualquiera que no esté dentro de la secta. ¿Sí? Ayer el fiscal retiró los cargos penales que pesaban contra Kevin Spacey. Uno de los jóvenes que lo señalaron públicamente como acosador sexual ha retirado la acusación del tribunal. No sé qué hizo Spacey, si es culpable o inocente, pero sí sé cómo lo condenamos. Fue un sistema paralelo tan abyecto como el que humilló públicamente a esa mujer. Funciona, exactamente, de la misma manera.

Spacey podrá ser culpable o inocente pero la condena seguirá pesando sobre él. Nadie repondrá su imperio destruido

La diferencia es que para ella había un mundo enorme ahí fuera y para nuestros virales acusados no. Un mundo en el que, hasta hace poco, a todos nos hubiera repugnado cualquier linchamiento, cualquier forma de justicia paralela. Hoy quizás nuestros mundos se parecen un poco más. Spacey podrá ser culpable o inocente pero la condena seguirá pesando sobre él. Nadie repondrá su imperio destruido. Posiblemente nadie le pida perdón. Sus amigos seguirán sin acercársele. Marcado, para siempre, en nuestra congregación global.

Refiriéndose a los testigos de Jehová, el mensaje en la tele parece ser este: cualquier sistema punitivo sin abogados y con la comunidad como juez es abyecto; cualquier castigo basado en el señalamiento, el escarnio público y el escándalo moral es anacrónico; ninguna justicia puede emanar de un grupo sugestionado por la irracionalidad y despreocupado por las proporciones de los castigos.

Yo soy testigo de que, en los últimos tiempos, no siempre se han dicho estas cosas por la tele.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios