La barbarie de la blasfemia

El asesinato del profesor francés Samuel Paty en Francia tras enseñar a sus alumnos caricaturas de Mahoma nos recuerda que es la libertad de expresión en su conjunto la amenazada

Foto: En memoria de Samuel Paty
En memoria de Samuel Paty

"La libertad de expresión no debe vivir bajo arresto domiciliario". Esas fueron las palabras del experto en seguridad francés Eric Delbecque poco después del más reciente y espantoso ataque terrorista en Francia. Un profesor de historia, Samuel Paty, fue apuñalado y decapitado cerca de su escuela por mostrar caricaturas del profeta Mahoma a sus alumnos de secundaria durante una clase centrada en la libertad de expresión.

El padre de 47 años ha sido el último mártir de la libertad de expresión. El asesino, Abdoullakh Aboyezidvitch Anzorov, murió en el lugar después de disparar una pistola de aire comprimido a la policía y recibir un disparo a cambio. Era un islamista de origen checheno de 18 años cuya solicitud de asilo de la familia había sido rechazada por la Oficina francesa para la protección de refugiados y apátridas debido a preocupaciones sobre la veracidad de la historia del padre, pero la solicitud fue posteriormente aprobada por la Audiencia Nacional de Asilo.

Este escalofriante asesinato me recuerda el destino de mi amigo, el difunto director de cine Theo van Gogh. Al igual que Samuel Paty, Theo fue asesinado en las calles por un islamista violento, cuyo nombre era Mohammed Bouyeri. El asesinato de Theo en Amsterdam siguió al estreno de 'Sumisión', una película que habíamos hecho juntos sobre el trato que el Islam da a las mujeres. Para Theo, la máxima libertad era la libertad de expresión. Al final pagó con su vida por ejercer esa libertad.

Por lo que he aprendido sobre Samuel Paty, él también creía firmemente en el principio de libertad de expresión. Como profesor de Historia, sabía que su papel era iluminar las mentes jóvenes, lo que le exigía exponer a su clase a diferentes perspectivas, incluso a las que pudieran ofender.

Samuel Paty creía firmemente en el principio de libertad de expresión

El maestro, quien, según todos los informes, era querido por los estudiantes y respetado en su profesión, mostró dos caricaturas del profeta Mahoma a su clase a principios de octubre. Ofreció a los estudiantes que pudieran estar sorprendidos la oportunidad de cerrar los ojos o salir del aula temporalmente, para no ofenderse. En cuestión de días, los padres pidieron su renuncia y difundieron videos críticos en la red. El profesor supo que su nombre estaba circulando en las redes sociales. Presentó una denuncia por difamación ante la policía. El director de la escuela recibió llamadas telefónicas amenazadoras. Trágicamente, el docente quedó desprotegido.

La decapitación de Paty ocurrió en Conflans-Sainte-Honorine, un pueblo ya dedicado a la celebración de una mártir, Santa Honorina. Irónicamente, pocos días antes, en la cercana Les Mureaux, el presidente francés Emmanuel Macron había pronunciado un discurso sobre los peligros del islamismo, advirtiendo que “el problema es una ideología que afirma que sus propias leyes deberían ser superiores a las de la República”. Según el presidente francés el departamento de Yvelines, que abarca tanto a Les Mureaux como a Conflans-Sainte-Honorine, actualmente tiene “172 personas monitoreadas por sospecha de radicalización violenta, mientras que 70 jóvenes habrían abandonado el departamento para Siria como yihadistas. "Que Francia en su conjunto tiene un problema crónico con el islamismo se vuelve más claro con cada ataque adicional. Este virus de la mente puede no ser tan contagioso como el SARS-CoV-2. Pero es mortal.

Macron tenía razón al denunciar el crecimiento de una sociedad paralela en Francia. Los miembros del estado islamista dentro del estado no se ven a sí mismos como franceses, ni cívica ni personalmente. No se adhieren a los valores y normas franceses. En todos los sentidos, sienten que no se rigen por la ley francesa, sino por una especie de Sharia. En esta forma de pensar, dondequiera que ocurra la blasfemia, uno debe castigar al ofensor para vengar el honor del Profeta.

Los miembros del estado islamista dentro del estado no se ven a sí mismos como franceses

Las acciones de los individuos en la sociedad paralela hablan más que las palabras, como lo demuestra en parte su negativa a aprender el idioma francés. No adoptan las normas cívicas de la sociedad de acogida. Evitan enviar a sus alumnos a escuelas públicas, optando por enviarlos a instalaciones administradas por islamistas o adoctrinar a los niños en casa. Abogan por el cambio de las normas de la sociedad de acogida, por ejemplo, al insistir en que las jóvenes lleven el velo integral y exigen que se imponga la segregación de género en las piscinas del instituto. Enseñan a sus hijos que no son franceses y, en cambio, les inculcan lealtad a una identidad e ideología diferente: una especie de "separatismo" de hecho. Y algunos recurren a la violencia para implementar esta ideología por la fuerza.

El discurso de Macron introducía propuesta políticas para abordar estos problemas. Sin embargo, como he presenciado cada vez que un líder se ha manifestado en contra de sociedades paralelas, fue rápidamente atacado por la bien engrasada industria de la "islamofobia". Los críticos afirmaron que el discurso de Macron sugería “un marco institucional integral para controlar y regular el Islam, con un claro impulso represivo” o que la “idea de 'comportamiento separatista' ... abre una caja de Pandora de intolerancia.

Me impresionó que Macron incluso reconociera el separatismo islámico. Pero otros líderes deben seguir su ejemplo. Porque Francia no es el único país con una sociedad paralela que lo subvierte desde adentro. El islamismo tampoco es la única ideología que se muestra como antagonista jurada de la libertad de expresión.

Francia no es el único país con una sociedad paralela que lo subvierte desde adentro

En todo el mundo occidental, la libertad de expresión está bajo una presión cada vez mayor. Además de los islamistas, estamos presenciando una campaña orwelliana contra la libertad de expresión por parte de los autodenominados defensores del "despertar" de la teoría crítica de la raza, el feminismo radical y los derechos de las personas transgénero. Cada vez más, los funcionarios gubernamentales, las instituciones culturales y políticas y las principales corporaciones se sienten obligadas a ceder a su presión. Todo esto se hace en nombre de la “inclusión” y la “sensibilidad”, pero los resultados no son menos dañinos. En una poderosa columna esta semana, el que fuera colaborador del New York Times Bari Weiss daba la alarma sobre este asalto a los cimientos del liberalismo. Y no era sólo la comunidad judía la amenazada.

Defender la libertad

El asesinato de Samuel Paty ha hecho sonar otra alarma. La coexistencia pacífica en sociedades diversas se vuelve imposible si cada vez más formas de expresión se clasifican como blasfemia o "discurso de odio", el equivalente secular. En ausencia de medidas más efectivas para defender los principios de la libertad individual, las minorías militantes que buscan imponer la conformidad casi siempre recurren a la violencia, la barbarie y las decapitaciones.

El asesinato de Paty también debe reconocerse como un fracaso del estado de derecho francés. El clima de intimidación era conocido de antemano por las autoridades y, sin embargo, no se ofreció protección al maestro. Cuando un miembro del parlamento francés preguntó al respecto, el presidente Macron aparentemente respondió que el arsenal judicial de Francia aún no permite una respuesta lo suficientemente fuerte en estas circunstancias. Esto seguramente debe cambiar.

Es vital brindar protección a los servidores públicos que defienden la libertad de expresión

Si bien es importante pronunciar discursos que condenen el separatismo islámico, también es vital brindar protección a los servidores públicos que defienden la libertad de expresión, así como a los musulmanes franceses que se pronuncian valientemente contra el Islam radical.

El asesinato de un maestro es tanto un acto simbólico como una tragedia. Cometer tal acto, argumentó el presidente Macron, manifiesta el deseo de “derribar la República, la Ilustración, la posibilidad de convertir en ciudadanos libres a nuestros niños”. Citando, sin embargo, nuevamente a Eric Delbecque, es "ante todo la libertad de expresión la que está en peligro".

A raíz de esta última atrocidad, debemos recordar el destino de Theo van Gogh y preguntarnos por qué, 16 años después de su muerte, la libertad de expresión es algo por lo que todavía se puede ser asesinado en Europa Occidental. También debemos preguntarnos cuánto tiempo pasará antes de que los opositores "despiertos" a la libertad de expresión sigan el mismo camino sangriento que los islamistas.

*Ayaan Hirsi Ali es investigadora en la Hoover Institution y fundadora de la AHA Foundation. Fue diputada del Parlamento holandés de 2003 a 2006.

Tribuna
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios