Florentino se cansa de hacer el primo mientras Mendes ejerce de 'agente doble'

El fichaje de André Gomes por el Barça cuando el jugador del Valencia era supuestamente pretendido por el Real Madrid confirma los tejemanejes del representante portugués

Foto: Jorge Mendes, en la presentación de su libro, 'Jorge Mendes, agente especial'. (EFE)
Jorge Mendes, en la presentación de su libro, 'Jorge Mendes, agente especial'. (EFE)

La bomba estalló a las 23:35 horas del jueves: el FC Barcelona hacía oficial el fichaje de André Gomes, el centrocampista del Valencia por el que, según venían informando en los últimos días los dos diarios deportivos madrileños, el Real Madrid estaba negociado con el club propiedad del singapurense Peter Lim. Además de sorpresa, la noticia levantó las lógicas suspicacias. Esta vez con nocturnidad, aunque con su habitual alevosía, Jorge Mendes volvía a hacer una de esas operaciones que sólo quien maneja clubes y futbolistas al mismo tiempo tiene capacidad de ejecutar y engordar.

El 'agente especial, como se titula la biografía del representante entre muchos otros de sus compatriotas Cristiano Ronaldo o José Mourinho, es en realidad el 'agente doble'. Y es que no es casualidad que nada más conocerse el fichaje de André Gomes por el Barça, la razón esgrimida desde el entorno del portugués por la que el Real Madrid no había concretado el fichaje del centrocampista del Valencia fuera que James Rodríguez, también fichado y representado por Mendes, iba a seguir definitivamente a las órdenes de Zinédine Zidane. Curioso, porque en los medios en los que se hablaba del interés del Real Madrid por Gomes se vendía a éste como el recambio de Luka Modric...

Pero volviendo al fichaje del internacional luso por el Barça, la pregunta que surgió en la media noche del jueves era evidente: si el Valencia había rechazado dos ofertas por André Gomes que superaban los 60 millones de euros, ¿cómo era posible que lo traspasara, según aseguran varios medios catalanes -que no valencianos- por 35 millones más 20 en variables? Aunque es cierto que en alguna ocasión se había hablado del interés en este centrocampista de Robert Fernández, a saber, exvalencianista y actual director deportivo azulgrana, sus prioridades parecían otras, al margen, dicho sea todo, de que la tesorería del Barça no está para tirar cohetes tras tener que afrontar renovaciones como las de Sergio Busquets o, especialmente, Neymar.   

Además, mientras el Barça ya ha cerrado tres fichajes, cuatro si se incluye el de Denis Suárez, pasan los días y el Real Madrid sigue sin hacerlo. Ha ejercido la opción de recompra de Álvaro Morata, por la que ha pagado 30 millones a la Juventus, aunque hace dos veranos los italianos pagaron 20 por el delantero, pero no ha hecho ninguna operación más. Al menos en lo que a fichajes para reforzarse de cara a la próxima temporada, pues los blancos sí parecen tener muy adelantada la contratación del brasileño Gabriel Jesús. El Barça, que también aspiraba a fichar al delantero del Palmeiras, se ha retirado de la puja a sabiendas de que no tiene nada que hacer, mientras que el Manchester City, el otro pretendiente, es consciente de la ventaja que le lleva el Madrid al tener cerrado un acuerdo con el jugador. 

Lewandowski y Alaba celebran un gol del Bayern. (Reuters)
Lewandowski y Alaba celebran un gol del Bayern. (Reuters)

Oferta de 100 millones por Lewandowski

El Real Madrid ha ofertado por dos jugadores del Bayern de Múnich, el defensa David Alaba y el delantero Robert Lewandowski. Por el internacional austriaco, Florentino Pérez puso sobre la mesa de los dirigentes del club bávaro 60 millones de euros. Por el delantero polaco, un jugador por el que el presidente madridista lleva años suspirando, nada menos que 100. Sin embargo, en uno y otro caso, la respuesta del Bayern fue la misma: no están en venta. 

A partir de ese momento, y a la espera de lo que pase con Nacho, igual debe buscar otro central, pero lo que queda claro es que el Real Madrid ha cerrado la puerta de salida a Benzema, por quien Arsène Wenger volvía a suspirar confiando en que la llegada de Lewandowski le permitiera pujar por él, algo que el verano pasado no pudo hacer por más paciencia que tuvo. Con Jesé en la bandeja de salida y Borja Mayoral cedido al Wolfsburgo, parece evidente que Morata es necesario, aunque el 9 de España en la Eurocopa no tiene nada claro quedarse para ser suplente de los Cristiano, Benzema y Bale.  

Mención a parte merece el caso Pogba, cuyo fichaje por el Manchester United no termina de cerrarse, lo cual permite seguir pensando que el Real Madrid pudiera pujar finalmente por el francés. Tal y como informábamos en este diario, el propio futbolista francés sigue esperando al Madrid, aunque no parece nada claro que Florentino esté dispuesto a pagar la millonada que pide la Juventus e, indirectamente, el agente de Pogba. Con N'Golo Kanté, la alternativa que en el Bernabéu se manejó a su compatriota, fichado por el Chelsea, sólo hay un jugador que agradaría sobremanera a Zidane: Eden Hazard, precisamente del equipo londinense que a a su vez pretende a Morata. Aún no hemos llegado a agosto y el mercado, como el verano, se antoja largo.    

Lo único que está claro es que Florentino Pérez se ha cansado de hacer el primo y pagar por encima del precio de mercado, de ahí que su estrategia haya cambiado. Como bien decía Zidane en su primera rueda de prensa de la temporada, no es fácil mejorar la plantilla del Real Madrid, sobre todo si no se produce alguna salida que haga hueco. Por cierto, el Barcelona no fichaba un jugador representado -o intermediado- por Jorge Mendes desde 2003, tal y como se recordaba este viernes en la prensa catalana, aunque nunca es tarde para el 'agente doble', al que publicitar el interés del Real Madrid por André Gomes le ha permitido encarecer su fichaje por el Barça, aunque en Valencia sigan sin cuadrar algunas cosas.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios