La 'cláusula del miedo' y la "putada" de no jugar contra el Madrid: ¿Liga adulterada?
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

La 'cláusula del miedo' y la "putada" de no jugar contra el Madrid: ¿Liga adulterada?

Marcos Llorente no pudo jugar el sábado con el Alavés, ya que Florentino Pérez impuso en el Real Madrid una cláusula a los cedidos para no hacerlo, algo que el Barcelona ni hace ni hará

placeholder Foto: Marcos Llorente intenta frenar a Neymar durante el Barça-Alavés. (EFE)
Marcos Llorente intenta frenar a Neymar durante el Barça-Alavés. (EFE)

"No jugar contra el Real Madrid es una putada con todas las letras". Así de rotundo se mostró Marcos Llorente, el centrocampista del Alavés cedido por el equipo blanco, en declaraciones al diario 'El País'. "No solo fastidia perderte un partido de Liga, sino también quedarte sin jugar contra el mejor equipo del mundo. Me habría gustado, pero ya sabes que cuando sales cedido esto es así", confesaba el joven futbolista al que el talento y el madridismo le vienen de familia, pues es hijo de Paco Llorente, sobrino de Julio, nieto de Ramón Grosso y sobrino nieto de Paco Gento. Casi nada.

Con su "ya sabes que cuando sales cedido esto es así" Marcos Llorente (Madrid, 1995) se refería con una mezcla de frustración y vergüenza a la cláusula que el Real Madrid impone en los contratos de cesión para que sus futbolistas jueguen todos los partidos que quieran, a excepción de cuando se enfrentan a él. Esta decisión la pergeñó y pronto implantó Florentino Pérez en los despachos de Concha Espìna a raíz de que en la temporada 2002-03 Munitis, cedido al Racing tras no poder triunfar en el Bernabéu, marcara el gol que tumbó a los blancos en El Sardinero y, para colmo, lo celebrara como un poseso, quitándose la camiseta.

Por si fuera poco, esa misma temporada, Samuel Etoo, cuyos derechos de traspaso eran en un 50% propiedad del Real Madrid, lideró al Mallorca en el histórico y sonrojante 1-5 de Chamartín. Cuando anotó su segundo gol, el camerunés hizo un gesto dedicado al palco mientras se reivindicaba con un cristalino "¡yo, aquí!". Claro que la gota que colmó el vaso de la paciencia (o la pesadilla) de Florentino fue cuando la temporada siguiente Fernando Morientes se marchó cedido al Mónaco y fue precisamente él quien eliminó al Real Madrid de la Champions con dos goles. Por si fuera poco, en la temporada 2012-2013, Pérez fue más allá en la llamada 'cláusula del miedo' y la implantó también en la cantera. Así, Señé fue cedido al Oviedo, pero no pudo enfrentarse al Madrid C en un partido de Segunda B.

El Barça sí permite jugar contra él

A diferencia del Real Madrid, el FC Barcelona no utiliza esta cláusula cuando cede a un futbolista a otro equipo, y ahí están los dos casos más recientes: el de Sergi Samper, que jugó este sábado en el Camp Nou con el Granada, o el de Munir, quien incluso marcó un gol a los azulgranas en Mestalla. De hecho, en la reciente Asamblea del club catalán, un socio preguntó al respecto al presidente Josep María Bartomeu, quien aseguró que “nosotros nunca la pondremos, aunque si alguien la pone, manipula la competición como ustedes dicen”.

El madridista Llorente estuvo en la sorprendente victoria del Alavés en el Camp Nou (1-2), pero, como ya hemos comentado, no en la derrota de su equipo ante el Real Madrid en Vitoria (1-4). "Hemos ganado al Barça y hemos demostrado que podemos ganar a cualquiera", decía Marcos en vísperas de recibir a los blancos y a regañadientes por no poder jugar. "Animaré desde la grada. En primer lugar le deseo al Alavés toda la suerte del mundo. Espero que luchen todos como un equipo y se lleven los tres puntos. Somos optimistas", añadió. Aunque el equipo gazteiztarra se adelantó en el marcador, la ausencia de Llorente, entre otras razones, le hizo imposible aguantar ante un Madrid en el que Cristiano volvió a ver puerta y Morata siguió haciéndolo. Eso sí, al joven madridista le hicieron una "putada" por no poder jugar y lucirse delante de Zidane, quien ya está pensando en repescarlo.

Zidane no quita ojo al centrocampista

Cabe recordar que esta misma pretemporada Marcos se entrenó con el primer equipo del Real Madrid, después de que la pasada incluso debutara en un partido oficial. Concretamente lo hizo en octubre del año pasado, es decir, aún con Rafa Benítez como técnico, en un partido de Liga contra el Levante en el Bernabéu: en el minuto 77 sustituyó a Kovacic. Claro que él sabe mejor que nadie que "una cosa es debutar o jugar los últimos 20 minutos y otra hacerse un hueco en el once. La cosa más difícil del fútbol es hacerte titular en el Real Madrid que es el equipo que tiene los mejores jugadores del mundo", dice el futbolista cedido al Alavés, de ahí precisamente su decisión de buscarse minutos en otro lado.

Es evidente, no sólo que estas cláusulas son legales, pues de lo contrario ni se incluirían en los contratos de cesión ni por supuesto se harían públicas. También lo es que el Real Madrid mira por sus intereses, algo que paradójicamente no parecen hacer otros equipos, principalmente el Barça. Curiosamente, el Atlético de Madrid ha utilizado una fórmula mixta con Theo Hernández, a quien una cláusula en su contarto de cesión al Alavés le impidió jugar en el Calderón, pero no lo hará cuando los rojibancos visiten Mendizorroza o en el caso de que ambos equipos se enfrente en Copa. En cualquier caso, ceder a un futbolista para que pueda jugar contra todos sus rivales a excepción de uno, se antoja adulterar la competición. Aunque sabido es que la tanto la Federación como LaLiga tienen cosas más importantes que hacer.

LaLiga Santander Real Madrid Marcos Llorente Deportivo Alavés