Xabi Alonso, un 'gentleman' en un mundo de niñatos

El anuncio de Xabi Alonso de que esta será su última temporada sirve, no sólo para empezar a rendirle tributo, sino también para demostrar que otro fútbol es posible

Foto: Xabi Alonso y su mujer, Nagore Aranburu, en la fiesta de la cerveza del Bayern en Múnich. (Gtres)
Xabi Alonso y su mujer, Nagore Aranburu, en la fiesta de la cerveza del Bayern en Múnich. (Gtres)

Tal y como explico en la introducción de 'Xabi Alonso, un modelo de futbolista', aunque el jugador que pronto será leyenda era reticente a que se escribiera su biografía, el simple hecho de que Xabi se fiara de mi "buen hacer", según sus generosas palabras, me animó a adentrarme en la ardua tarea que conllevó engendrar un libro que estuviera a la altura de su protagonista. A propuesta de la editorial Al Poste, me puse manos a la obra sin andamios, pero con la ventaja de conocer su carrera de primera mano y gracias a la inestimable aportación de entrenadores como Mikel Etxarri, John Toshack, Jorge Valdano o Vicente del Bosque y colegas como Iñaki Gabilondo, José Gabriel Mujika, Alfredo Relaño, Sid Lowe, José Miguélez y Pedro Martín, que me ayudaron desinteresadamente.

El resultado fue el que fue, seguro que mejorable, aunque lo peor es que la biografía quedó incompleta, pues cuando el libro vio la luz (2013) Xabi aún estaba en el Real Madrid, seguía acudiendo a las llamadas de la Selección española y no había emprendido su aventura en el Bayern, donde dentro de tres meses pondrá fin a su carrera. El centrocampista guipuzcoano no tenía previsto anunciar aún su futuro más inmediato, pero el hecho de que en Múnich ya se hubiera filtrado esta posibilidad, le llevó a dar el paso. La decisión estaba meditada y tomada y, por tanto, tampoco había problema en comunicarla.

De Xabi Alonso (Tolosa, 25 de noviembre de 1981) se puede destacar que ha sido un futbolista valorado, respetado y admirado lo mismo por José Mourinho como por Pep Guardiola, en la Real Sociedad y en el Real Madrid, en el Liverpool y en el Bayern, en la Selección española y, paradójicamente, no tanto en la de Euskadi. A sus 17 títulos, que aún pueden ser 20, se suma el hecho de ser uno de los nueve futbolistas que lograron el 'triplete' con España, primero con Luis Aragonés y luego con Del Bosque. Titular en el fútbol de máximo nivel desde que John Toshack le hizo debutar con la Real en LaLiga el 14 de enero de 2001 ante el Athletic, club que le quiso fichar cuando estaba en el Antiguoko, pero al que rechazó.

Según el ideario de Mourinho, "si eres un futbolista egoísta, si no te importa el club, tampoco los aficionados o la imagen que puedas dejar, entonces tendremos un gran problema. Pero si eres un profesional 'top', si no eres egoísta, si antepones el club por delante de ti mismo y si me das el cien por cien tanto a mí como a tus compañeros y al club, tendremos una relación maravillosa". Así se explica lo bien que el portugués se llevó con Xabi Alonso durante los tres años que estuvieron juntos en el Real Madrid.

"Si le hubiéramos traído para perseguir al rival, podríamos olvidarlo. (En eso) Alonso es el peor jugador del mundo. Lo compramos para dominar el juego. Si Xabi tiene el balón, es el mejor. Jugamos para tener la mayor posesión posible". Así le defendió Pep Guardiola, quien le llamó personalmente para que se enrolara en su Bayern. Ancelotti, entonces en el Real Madrid, fue el primer sorprendido cuando el propio Alonso le comunicó que el presidente le había dado el visto bueno a su marcha al equipo alemán y por tan solo diez millones de euros. "Como se quedaba Khedira y había venido Kroos, el entrenador entendió que se le podía dejar ir", aseguró más tarde Florentino Pérez, aunque Carletto ni se molestó en desmentirle. Basta con recordar lo vilipendiada que fue la marcha de Xabi y cómo terminó el técnico italiano para comprenderlo todo.

Mourinho da instrucciones a Pepe y Xabi Alonso durante un partido del Real Madrid. (EFE)
Mourinho da instrucciones a Pepe y Xabi Alonso durante un partido del Real Madrid. (EFE)
Ya en Múnich, Alonso no se cansó de repetir lo mucho que estaba aprendiendo junto a Guardiola. "Soy consciente de la confrontación de estilos entre Mourinho y Pep y lo que significaban, pero yo me decía, 'creo que aquí hay un espacio, un territorio común, y puedo compartirlo'. He estado muy bien con Mourinho, de la misma manera en que estoy trabajando muy bien con Pep. Tengo una relación fantástica con él", aseguró el tolosarra. El fichaje de Guardiola por el Manchester City conllevó la llegada de Ancelotti al Bayern, por lo que curiosamente el italiano será testigo por segunda vez de la marcha de Alonso, aunque esta sea la definitiva.

Sobra decir que Xabi ha sido siempre un modelo de conducta y saber estar dentro y fuera del campo. Salvo durante aquel atracón de encarnizados clásicos de los que ningún futbolista de Madrid y Barça salió bien parado y aquella denuncia por delito fiscal que recientemente fue archivada por el juez, su imagen siempre ha sido intachable. Sus cualidades, con un lujoso repertorio de pases, ya sea en corto o en largo, al pie, al espacio o a la red si la situación lo permite, le han conducido siempre a ser un jugador de equipo. Un centrocampista que no sólo suma, sino que, además, multiplica al hacer mejores a los compañeros que le rodean.

Pep Guardiola y Xabi Alonso celebran la Bundesliga ganada por el Bayern. (EFE)
Pep Guardiola y Xabi Alonso celebran la Bundesliga ganada por el Bayern. (EFE)

"De pequeño era de la Real y de mayor, también", ha solido confesar el '14' cuando le han preguntado cuál es su equipo. Reconozco que yo soñaba con que Xabi prolongara un año más su exitosa y modélica carrera para colgar las botas en Anoeta, quién sabe si en Champions o cuando menos en Europa, y junto a otro Xabi, Prieto, al que tanto se asemeja fuera del campo y del que por algo es buen amigo. Pero no será así. Como dijo en la rueda de prensa ofrecida en Múnich, "no ha sido una decisión fácil, pero creo que es el momento adecuado. Siempre tuve claro que mejor dejarlo pronto que tarde". Nada que reprocharle pues.

[Para leer más noticias sobre Xabi Alonso]

"Xabi lo ganó todo lo que se puede ganar durante su carrera y es una bellísima persona, un caballero del fútbol", comentó el director general del Bayern, Karl-Heinz Rumenigge. Y así es. En un mundo de niñatos consentidos y egoístas como son la mayoría de los futbolistas, Alonso siempre se ha comportado como un 'gentleman'. comprometido con el fútbol y con las diferentes camisetas que ha vestido. A su exquisita educación, a la que siempre estuvo atenta su ama, Isabel, se unen unas inquietudes culturales y sociales poco habituales en los futbolistas. Discreto al mismo tiempo que con personalidad para saber en cada momento lo que debe y lo que no debe hacer o decir, con su marcha se perderá algo más que un gran jugador. También una referencia de lo que puede y debe ser el fútbol.

Xabi Alonso habla con Carlo Ancelotti durante el entrenamiento del Bayern en el Calderón. (EFE)
Xabi Alonso habla con Carlo Ancelotti durante el entrenamiento del Bayern en el Calderón. (EFE)

"Tu carrera es el reflejo del amor y del esfuerzo que le has dedicado al deporte que tanto amas. Comenzamos una nueva etapa, y estoy segura de que va a ser aún mejor", fue el mensaje que le dedicó Nagore Aranburu, su mujer y la madre de sus tres hijos- Jon, Ane y Emma-, tras hacer oficial su cercana retirada. Pues bien, parafraseando su "Lived it. Loved it. Farewell beautiful game" ("Lo viví. Lo amé. Adiós maravilloso juego") con el que Alonso la anunció en su cuenta de Twitter. sólo queda decir "Lived it. Loved it. Farewell beautiful Xabi".

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios