El garabato de Simeone: solo Oblak y Griezmann jugarían en el Madrid

El Atlético del Cholo, un equipo de autor, se vio superado en el marcador, pero aún más en el juego, por un Madrid en el que curiosamente Zidane no tiene el estatus del argentino

Foto: Simeone y Zidane se saludan antes del Real Madrid-Atlético de Champions en el Bernabéu. (EFE)
Simeone y Zidane se saludan antes del Real Madrid-Atlético de Champions en el Bernabéu. (EFE)

"No me gusta lo que propone Simeone y así se lo dije, pero lo que ha conseguido con el Atlético es extraordinario". Quique Setién, actual técnico de la Unión Deportiva Las Palmas, es una entrenador atípico, pues no sólo dice lo que piensa, sino también explica lo que siente. Y, claro, normal que si confiesa que no le gusta la propuesta del Cholo tampoco tenga reparos en afirmar que "los entrenadores podíamos dar más de sí si viéramos el fútbol como espectáculo y no como resultados, pero para nosotros es una lucha por sobrevivir. Ahora no vas a ganar, sino que lo importante es no perder". ¿Les suena?

Sirvan estas reflexiones de Setién en un desayuno organizado por la Agencia EFE para ayudarnos a analizar el último enfrentamiento entre esa superproducción que es el Real Madrid y el Atlético de Simeone, un equipo de autor, aunque este martes su firma acabara siendo un garabato. A la chita callando, es decir, al más puro estilo de su maestro y antecesor Carlo Ancelotti, Zinedine Zidane puede volver a ganar la 'orejona', por cierto, el título que Mourinho fue incapaz de levantar en los tres años que estuvo en el banquillo del Bernabéu. Zizou no lleva ni dos y, salvo hecatombe madridista en el Calderón, el 3 de junio tendrá la oportunidad de hacer historia, pues ningún equipo ha sido capaz de ganar la Champions dos veces de manera consecutiva.

Un dato: aunque sabido es que la Copa de Europa está en el ADN del Real Madrid, los blancos sólo han ganado cuatro de sus últimos 16 partidos oficiales contra el Atlético, pero tres de ellos han sido en la Champions, incluido el 3-0 de este martes que prácticamente deja cerrado su pase a la final de Cardiff. Desde aquella pancarta en noviembre de 2011 "se busca rival digno para derbi decente”, el Atlético ha ganado en el Bernabéu tantas veces como ha perdido -cuatro victorias, tres empates y cuatro derrotas-, pero está claro que la Liga de Campeones es otra historia para los colchoneros, por mucho Simeone que esté en su banquillo.

Simeone gesticula durante la ida de las semifinales de Champions entre el Real Madrid y el Atlético. (EFE)
Simeone gesticula durante la ida de las semifinales de Champions entre el Real Madrid y el Atlético. (EFE)

"La táctica se inventó para frenar el talento", opina Quique Setién, aunque reconoce que ahora precisamente él es el primero que recurre a la táctica, pero para potenciar el talento de sus jugadores. "Al final acabas influyendo en tus jugadores y les trasladas cosas que son inexplicables. Con tal de ganar, somos capaces de cualquier cosa. Nunca se debería ganar como sea", afirma el cántabro, como se puede comprobar, en las antípodas del Cholo. El que fuera exjugador del Atlético, lo cual le descarta como sospechoso o parcial, no disfrutaría con el partido del Bernabéu, pero más que por el resultado, que también, porque en ningún momento los rojiblancos pudieron con un Madrid que fue muy superior.

En referencia a Zidane, a quien la lesión de Bale le facilitó la inclusión en el once de Isco y, más tarde, de otro superclase como Marco Asensio, Setién también hizo una interesante reflexión. "Formar y gestionar una plantilla es muy complicado porque hay unos intereses internos, dentro de los propios clubes, y no todos son deportivos. El entrenador es la pieza más débil y no puedes hacer todo lo que quieres". "El estatus de entrenador que decide te lo tienes que ganar", sentenció el cántabro. En este sentido es curioso cómo mientras Simeone se lo ha ganado en el Atlético, a Zidane se le seguirá negando, por más que acabe ganando la Liga y repita Champions.

"La gestión del vestuario y sus jerarquías no es una tarea fácil", explica Quique. "Es un reto diario, una cuestión de equilibrio difícil de tratar y explicar. Es más difícil que el trabajo técnico y táctico. Es un problema de espacio y es verdad que a veces falta valentía para tomar las decisiones que tienes que tomar. Si los jugadores dan lo mejor que tienen, te vas a salir. Yo necesito trabajar y hay cosas que tienes que aceptar, aunque no sea fácil". Se puede decir más alto, pero no más claro. A buen seguro que Zidane opina lo mismo, aunque no sea capaz de expresarlo igual y tampoco su entorno se lo permita. Uno a uno, el Real Madrid tiene mejor once y mejor plantilla que el Atlético. Tan solo Oblak y Griezmann tendrían cabida en el equipo blanco, por más que Jesé opine lo contrario sobre el francés.

Otro dato: el Atlético ha superado 29 de sus 36 duelos a doble partido desde que llegó Simeone: 9-1 en Champions, 4-1 en Liga Europa, 15-4 en Copa del Rey y 1-1 en Supercopa de España. "Es imposible, dificilísimo, complicado, pero es fútbol. Y el fútbol es maravilloso y tiene cosas inesperadas y hasta la última gota de posibilidad que tengamos nos la jugaremos, sin ninguna duda", dijo el técnico argentino. Sí, remontar el 3-0 del Bernabéu se antoja un imposible para el equipo del Cholo, cuyos méritos al frente del equipo rojiblanco nadie pone en duda, Quique Setién el primero y yo con él, aunque es evidente que cuando no hay un buen resultado y el juego brilla por su ausencia, es difícil aferrarse a algo.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios