Raúl no es Guardiola y vuelve al Madrid con despacho, pero sin saber para qué

Siete años después de marcharse por la puerta de atrás y casi con más directivos que aficionados despidiéndole, el que fuera '7' del Madrid cede ante la insistencia de Florentino Pérez

Foto: Raúl, con Florentino y José Ángel Sánchez, en Qatar. (Real Madrid - Helios de la Rubia)
Raúl, con Florentino y José Ángel Sánchez, en Qatar. (Real Madrid - Helios de la Rubia)

Cuando en el verano de 2010 Raúl decidió abandonar el Real Madrid por la puerta de atrás, pidió consejo a su buen amigo Guardiola, quien para entonces llevaba ya dos temporadas y ocho títulos con el FC Barcelona, al que Pep regresó con vocación —y preparación— de entrenador para dirigir primero al filial. "El rival al que más he admirado es Guardiola, le tengo mucho cariño", dijo Raúl en su frío adiós, con casi más directivos que aficionados despidiéndole de una manera prácticamente clandestina. "Raúl es el jugador español más importante de no sé cuántos años, diría de todos los tiempos. Lo que ha hecho es impresionante. Para mí es el mejor", dijo de él su amigo Pep.

En 2008, Raúl González Blanco firmó un contrato vitalicio, por lo que parecía destinado a terminar su carrera en el Real Madrid. Pero la historia cambió y no tuvo un final feliz, por más que ahora el madrileño se trague el orgullo y vuelva después de haber rechazado en varias ocasiones el ofrecimiento del presidente para hacerlo. En una entrevista con la revista 'Panenka', el que fuera '7' del Real Madrid, dorsal heredado y acaparado por Cristiano Ronaldo, asegura que "irme del Madrid no fue fácil, pero cuando se decidió y ocurrió ya era verano". Como quiera que ahora regresa, aunque ni él sabe aún muy bien para qué, es evidente que Raúl prefiere correr un tupido velo y no polemizar. "Fue más por cuestiones circunstanciales que por falta de cariño del club o una mala relación. Podría haber sido mejor, pero se dio en esos términos y el tiempo lo pone todo en su sitio".

En esa misma línea conciliadora, precisamente lo único que Florentino Pérez pretende con su vuelta al Real Madrid, Raúl recuerda: "A los tres años tuve ese partido en el que pude sentir el apoyo de la afición". Y, según dice: "Deseo que poco a poco los que llevan más tiempo en el club se puedan despedir de una forma bonita y la idea del club es esa". Lo más curioso es que Raúl sabe por experiencia propia que esto no es así, y ahí están también los casos de Iker Casillas o el más reciente aún del portugués Pepe. Si finalmente su labor se limita a asesorar al presidente, un puesto que por otra parte ya está ocupado y sobra decir por quién, ¿verdad?, quizás el excapitán le haga ver al señor Pérez que no puede maltratar a quienes han hecho grande al Real Madrid.

[Lea más noticias del Real Madrid]

Cuando decidió irse, Raúl seguía siendo un emblema. Se marchó sin hacer ruido al Schalke, a quien el Real Madrid ayudó para que siguiera cobrando lo mismo que cuando jugaba en el Bernabéu..Mourinho había reemplazado a Pellegrini ese verano y tuvo un encuentro con el capitán en su primer día como técnico madridista. "Yo no soy parte de la historia del Real Madrid", dijo el portugués. "Raúl lo es, y tengo que respetarlo". Mou tenía la esperanza de convencer al delantero, pero la relación de Raúl con su presidente nunca fue del todo buena y además temía que sus minutos en el campo se vieran aún más reducidos. "La decisión de irme fue mía. Mourinho quiso que me quedara", aseguró el '7' pasado un tiempo.

Raúl regresa al Real Madrid siete años después. Tras haber seguido haciendo lo que mejor se le daba, jugar al fútbol, en la Bundesliga, Qatar y la MLS.-en su caso la NALS, que es donde milita el Cosmos-. Luego ejerció de embajador de LaLiga en Estados Unidos, lo cual le supuso tener algún disgusto con el madridismo por dejarse ver en un acto del Barça en Nueva York. En los últimos meses ha colaborado como comentarista en BeIN Sports, donde exhibió su vuelta al club con motivo de la final de la Champions en Cardiff.

Raúl, como embajador de LaLiga, en la inauguración de la oficina del FC Barcelona en Nueva York. (EFE)
Raúl, como embajador de LaLiga, en la inauguración de la oficina del FC Barcelona en Nueva York. (EFE)

Hace unos días, el Real Madrid anunció la rescisión del contrato de Víctor Fernández como director de la cantera del club, menos de dos años después de un fichaje que solo se entiende en clave presidencialista y periodística. El aragonés era responsable de formación, dirección y coordinación de los equipos técnicos de todas las categorías inferiores, así como de captación. Sin embargo, prácticamente desde su llegada a Valdebebas, no logró empatizar con nadie. La salida de Víctor, que había firmado un contrato hasta 2018, coincide con la incorporación de Raúl al organigrama de dirección, aunque su destino, al menos inmediato, no está en el césped. El director de fútbol, el veterano y prestigioso Ramón Martínez, vuelve a coger fuerza, aunque se espera que en breve haya otra incorporación.

Con 16 títulos en 16 temporadas, entre ellos tres Champions y seis Ligas. Después de debutar con 17 años, jugar 741 partidos y superar a Alfredo Di Stéfano en 2009 como máximo goleador de la historia del Real Madrid con 323 goles. Ironías de la vida, sin él, el Real Madrid ganó el trofeo que el excapitán nunca consiguió: la Copa del Rey. "Esta es mi casa y cuando esté listo para volver y ofrecer algo diferente, volveré", dijo Raúl cuando se marchó. Ha vuelto, sí, y hasta le han puesto un despacho en el Bernabéu, aunque lo que aún no se sabe es qué es eso "diferente" que puede ofrecer. Además, no deja de resultar bastante revelador que lo primero que ha hecho tras firmar su contrato y visitar su nuevo lugar de 'trabajo' es cogerse vacaciones...

Y esa es la gran diferencia con su amigo Pep, que regresó al Barça para empezar una carrera meteórica como entrenador. Basta con escuchar a uno y a otro hablar de fútbol para comprobar la diferencia. Vemos lo que sabemos, suele decirse, aunque en este caso sería más adecuado modificarlo por decimos lo que comprendemos. Raúl fue un futbolista enorme, pero cuesta verle sacándose el título de entrenador. Claro que lo mismo pensábamos de Zidane, y ahí está, eso es lo que tiene el banquillo de este Real Madrid. En cualquier caso, el '7' es patrimonio blanco y no sé si su vuelta tiene sentido, pero lo que desde luego no la tuvo fue su salida por la puerta de atrás, la misma por la que salieron Hierro, Del Bosque, Casillas, Ancelotti o Pepe. ¿Será Raúl capaz de cambiar esto? Lo veremos.

A mi bola
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios