Florentino ridiculiza a Bartomeu, quien debe de ser madridista (y aún no lo sabe)

Al César (Florentino) lo que es del César: Zidane 'el campeonador', con siete títulos en año y medio, ha colocado al Madrid muy por encima de un Barça que ha perdido hasta la identidad

Foto: Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. (EFE)
Florentino Pérez, presidente del Real Madrid. (EFE)

“En los nueve años que llevo en el club, es la primera vez que hemos sentido que el Madrid es superior a nosotros”, confesó Gerard Piqué tras el baile que el FC Barcelona sufrió en el Bernabéu. El 5-1 con el que los blancos ganaron en el cómputo global la Supercopa de España se antoja escaso dada la diferencia que hubo (y de hecho hay) entre uno y otro equipo. Y es que mientras el Barça lleva varios años en un claro proceso de desintegración, el Real Madrid ha encontrado más que buscado en Zidane a un entrenador que si ha levantado siete trofeos en el escaso año y medio que lleva en el cargo es por haber sabido explotar las virtudes de los futbolistas blancos en lugar de intentar neutralizar las de sus rivales, algo de lo que, por otro lado, ya se han encargado de hacer en el propio club catalán.

Empezó LaLiga, y mientras en el Camp Nou se vio una vulgaridad de Barça por más que ganara cómodamente al Betis (2-0), el Madrid lo hizo con solvencia en Riazor (1-3) y con un once en el que Zidane se permitió hacer rotaciones a pesar de no poder contar con Cristiano Ronaldo. Salvo en los frustrados amagos por fichar un portero de los que Mourinho calificaría de 'top' como es el caso de David de Gea, puede decirse que el Madrid ha logrado confeccionar durante los últimos años una plantilla difícilmente mejorable, más incluso en calidad que en cantidad. Los méritos de Keylor Navas, así como las garantías que ofrece Kiko Casilla siempre que le toca jugar, son innegables, pero Florentino Pérez sigue pensando que ninguno de sus arqueros está al mismo nivel que el resto de las líneas del equipo, de ahí que siga pensando en fichar a uno.

[Lea más noticias del Real Madrid]

En la defensa, la llegada de Theo Hernández permitirá a Zidane dosificar al que es sin duda el mejor lateral izquierdo del mundo, Marcelo. algo que no podía hacer con Coentrao. En la otra banda, Carvajal ya no tiene a Danilo para disputarle el puesto, mientras que en el centro de la zaga el sub 21 Vallejo ocupa en principio a vacante de Pepe, por detrás de Sergio Ramos y Varane, y con Nacho como comodín, tal y como pudo comprobarse ante el Deportivo. El hecho de que el madrileño también cumpla como lateral es lo que lleva a pensar más en fichar un central que un segundo jugador para la banda derecha.

Zinedine Zidane, durante la rueda de prensa previa al inicio de LaLiga. (EFE)
Zinedine Zidane, durante la rueda de prensa previa al inicio de LaLiga. (EFE)

Kroos y Modric, junto al incansable Casemiro, garantizan el criterio en el centro del campo, por más que el Real Madrid siga sin jugar a ser un equipo dominador, aunque sí dominante en las dos áreas. Kovacic, tan disciplinado cuando toca jugar sin balón como aseado cuando éste llega a sus pies, completa la nómina de centrocampistas en la que tarde o temprano se hará un hueco Marcos Llorente, aunque si algo necesita el canterano es jugar y los minutos en este Real Madrid se pagan muy caros. Tanto o más que en la línea de tres cuartos, donde Isco se ha reivindicado a base de dar pausa donde antes todo era desenfreno, de ahí que la pelota llegara muy rápido a la portería rival, aunque también a la propia. Esto es algo que intentará emular Ceballos, aunque el ex bético no lo tendrá nada fácil. Que se lo pregunte si no a James Rodríguez. Donde el Barcelona ha perdido completamente el norte, el Real Madrid tiene ahora más de una brújula, de ahí su rumbo fijo.

Sin Morata, el 9 nacido en Madrid y futbolísticamente en el Madrid aunque no para jugar en el Madrid, la delantera la ocupa la llamada BBC, es decir, Benzema, Bale y Cristiano. Sin embargo, y sin olvidarnos de otro gregario de lujo como Lucas Vázquez, hay un futbolista que pide, no a gritos, sino a golazo limpio, la titularidad. Este no es otro que Marco Asensio. El fichaje del mallorquín, cuyo gol en el Camp Nou celebró Florentino de manera especialmente efusiva, lo mismo que hizo Zidane en el del Bernabéu, ha servido incluso para que Ramón Martínez haya salido, si no del ostracismo, sí de la segunda fila en la que se encontraba recluido en Valdebebas. Aún así, y a la espera del jovencísimo brasileño Vinicius, el Real Madrid sigue pensando en fichar un delantero más. La operación Mbappé se ha desmadrado y pagar 180 millones por un suplente tampoco parece una gran idea. Aun así, no descarten que todavía pueda llegar un delantero. Dinero y tiempo hay, otra cosa es que haya mercado.

Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, en el palco del Camp Nou, con el presidente en funciones de la REFF, Juan Luis Larrea, en medio. (EFE)
Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, en el palco del Camp Nou, con el presidente en funciones de la REFF, Juan Luis Larrea, en medio. (EFE)

Al César (Florentino Pérez) lo que es del César, aunque bien es cierto que el presidente del Real Madrid no ha tenido mejor aliado que su homólogo barcelonista Josep María Bartomeu, cuya gestión está siendo un auténtico despropósito. Ni adrede se pueden hacer peor las cosas para que el Barça haya pasado de ser una referencia a una vulgaridad de equipo, por más que siga contando con el mejor jugador del mundo, aunque Messi no haya firmado aún su renovación, de ahí las últimas especulaciones sobre su posible fichaje por el Manchester City. Si ya la temporada pasada bastaba con comparar lo que uno y otro equipo tenían en el banquillo, en la que acaba de empezar las diferencias son aún más grandes. Valverde sigue esperando fichajes, pero las prisas nunca son buenas consejeras y lo peor del equipo catalán es que ha perdido la identidad, tanto en su juego, como en el hecho de haber dejado de contar con La Masia.

La fuga de Neymar al Paris Saint-Germain tiene muchas interpretaciones, empezando eso sí por la más primaria, como es que el brasileño quería más protagonismo y su padre, más dinero. ¿Alguien se imagina a algún jugador del Real Madrid pagando su cláusula para irse a un club sin peso futbolístico como el PSG por mucho dinero que tengan los cataríes? Yo tampoco. Y no porque Florentino no esté dispuesto a pagar a sus figuras como el que más, algo que siempre ayuda, sino porque irse de un club ganador (como lo fue el Barça de Guardiola y lo es, ahora sí, el Madrid de Florentino) no es tan fácil.

"Yo, en broma, digo que casi todo el mundo es del Real Madrid, solo que algunos aún no lo saben", afirmó Florentino Pérez en una entrevista concedida a 'FOX Deportes' durante la gira del equipo por Estados Unidos. Uno de esos madridistas que "aún no sabe" que lo es debe de ser Bartomeu, quien con su desastrosa gestión ha dejado al Barça a años luz del Madrid. Es decir, la distancia inversa a la que no hace mucho tiempo tuvo el Barça de Guardiola al Madrid de Florentino, quien tiene en Zidane al entrenador capaz de 'resintonizar' a un equipo en el que el imperativo presidencial era que se viera la 'BBC' y sin subtítulos. "Me planteo el futuro cuando antes no lo hacía", confesaba Iniesta en 'El País'. Cómo han cambiado las cosas para que el manchego diga esto. Sí, se llama cambio de ciclo...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios