La cacicada que avergüenza (y delata) al deporte español: "Esto es un desmadre"

El taekwondo español, con su presidente investigado por corrupción, pero reelegido en abril y con cargos en CSD y COE, vive un caso que evidencia la (también) pésima gestión deportiva

Foto: Agentes de la UDEF, tras el registro efectuado a la sede de la Federación Española de Taekwondo en Alicante. (EFE)
Agentes de la UDEF, tras el registro efectuado a la sede de la Federación Española de Taekwondo en Alicante. (EFE)

La historia igual la conocen, pues los principales diarios deportivos se hicieron eco de ella al tratarse de una auténtica cacicada contra un joven taekwondista leonés. Claro que lo realmente importante es el trasfondo de la noticia, ahí donde cuesta zambullirse, ya sea por temor a aburrir a los lectores o, lo que es peor, por miedo a molestar a los dirigentes. Aún estoy esperando que algún medio se haga eco de la noticia publicada en El Confidencial sobre la condena a seis meses de cárcel por plagio al presidente de la Federación Española de Bádminton (FESBA), David Cabello, con quien al menos el actual Secretario de Estado no quiso coincidir en el reciente Mundial disputado en Glasgow, al que de hecho ni fue. Por algo se empieza.

Les pongo en antecedentes. Pablo Rodríguez es un deportista de 17 años natural de Valderas que en junio se proclamó campeón de España júnior de taekwondo. Colgarse la medalla de oro en La Nucía (Alicante) debería haber conllevado estar presente en el campeonato de Europa que se disputa en noviembre en Chipre, pero la Federación Española de Taekwondo (FET) ha decidido no convocarle y enviar en su lugar a Javier González, quien fue eliminado en la primera ronda del mismo torneo. "Cuando se retiró Javier íbamos ganando", se le escapó al seleccionador, Rafael Alcácer, quien se supone que debería ser imparcial en un combate entre españoles.

La FET, con sede en Alicante, está presidida desde hace 12 años por Jesús Castellanos, investigado por corrupción. De hecho, Castellanos fue detenido en junio de 2016 y luego puesto en libertad. En uno de sus informes sobre el caso, la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) conluyó que existían "indicios racionales de la presunta comisión de los delitos de fraude a las subvenciones, malversación de caudales públicos, administración desleal, apropiación indebida y falsedad documental". A pesar de eso, Castellanos mantiene todos sus cargos en la FET, de la que en abril de este año fue reelegido presidente sin oposición, así como en el Consejo Superior de Deportes (CSD), en el que forma parte nada menos que de la Comisión Directiva, y en el Comité Olímpico Español (COE), donde es vocal en su Comité Ejecutivo. Incomprensible, sí.

Pablo Rodríguez, en lo alto del podio del Campeonato de España júnior de taekwondo.
Pablo Rodríguez, en lo alto del podio del Campeonato de España júnior de taekwondo.

Unos datos demoledores

Por si no lo sabían, el año pasado España no ganó ningún oro en el Europeo, algo que nunca había sucedido, y además ninguna de las dos platas provinieron del Alto Rendimiento. "Todo lo que hemos ganado en nueve años se ha tirado a la basura en los últimos tres", denuncia una voz autorizada del taekwondo español, que pide permanecer en el anonimato por miedo, sí, como lo van a leer, a las represalias. "España ya no pinta nada a nivel internacional", añade con resignación la misma fuente.

A diferencia de países como Francia y el Reino Unido, donde al frente del Alto Rendimiento se contrata a responsables que no dependan de las respectivas federaciones, en España son éstas las que lo gestionan, aunque al CSD debería bastarle con ver los resultados que se obtienen en estos centros, y en el caso del taekwondo en los que tiene concretamente en Madrid, Murcia y Barcelona. Pues bien, según los datos consultados, ninguno de los 12 de Murcia, con la excepción, claro está, de Javier González, se han clasificado para el Europeo, mientras que del CAR de Madrid han sido 5 de 10 y del de Barcelona, 3 de 14. Es decir, que de los 20 clasificados, ni la mitad provienen del Alto Rendimiento.

Jesús Castellanos, con José Ramón Lete, presidente del CSD, y Alejandro Blanco, presidente del COE, a su derecha. (Foto: COE)
Jesús Castellanos, con José Ramón Lete, presidente del CSD, y Alejandro Blanco, presidente del COE, a su derecha. (Foto: COE)

"Es un desmadre", añade la voz que denuncia lo que sucede en el taekwondo español, aunque la pionera de este deporte en España como es Coral Bistuer está harta de hacerlo públicamente. Y prueba de ese "desmadre" es que no es normal que varios deportistas hayan rechazado ser becados para irse a entrenarse al CAR de Barcelona, como tampoco lo es que uno al que se le ha ofrecido trasladarle de Murcia a la capital catalana también lo haya rechazado. Si a ellos le sumamos que algunos de los técnicos de la actual selección española, empezando por Rafael Alcácer, ni siquiera conocían la alta competición, igual se empiezan a entender algunas cosas, además del incuestionable daño que una federación con problemas políticos o administrativos acaba haciendo al ámbito estrictamente deportivo, el que más debería importar, aunque habitualmente el que menos interesa a ciertos dirigentes. Parece evidente que Castellanos se encuentra cada vez más acorralado, de ahí que no dude en tirar de favores para no perder más apoyos.

Según los expertos, la solución al caso del júnior Pablo Rodríguez era fácil, pues si la FET quería llevar sí o sí a Javier González al Europeo podía haberse organizado una preselección contra el leonés, eso sí, con un combate que reuniera todas las garantías, en el que posiblemente se hubiera impuesto el deportista del CAR de Murcia, quien por segundo año consecutivo cayó en la primera ronda del Campeonato de España, lo cual demuestra que en algo falla en su preparación cuando le toca rendir al máximo nivel. Teo López, entrenador de Pablo Rodríguez en el Club Taekwondo de Valderas, ha denunciado el caso en dos ocasiones ante el CSD, pero le ha dado lo mismo. “Pedí explicaciones a la Federación de Castilla y León, que me comunicó que estuviera tranquilo, y a la Federación Española, que ni siquiera me contestó”, explica el técnico.

Esta es la indefensión a la que se enfrentan algunos deportistas españoles, ante la cual no vale mirar hacia otro lado. Solo cabe denunciar las tropelías de algunos dirigentes, por supuesto no todos y tampoco la mayoría, y de quienes a fin de cuentas se lo consienten, cuando no apoyan. El caso de Jesús Castellanos es flagrante, pero, lo dicho, mientras tenga a CSD y COE, es decir, a José Ramón Lete y a Alejandro Blanco -quien, por cierto, tanto aprecia y cuida a los deportistas- saliendo junto a él en las fotos, el culpable será uno, pero los responsables, todos.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios