El día en que Zidane amenazó a Florentino con marcharse (molesto) de España

"O solucionas lo de mi sanción o me voy", vino a decirle Zizou a su presidente cuando no le dejaban entrenar al Castilla, con el que perdió en Fuenlabrada, donde ahora regresa con el Real Madrid

Foto: Zidane y Florentino en la presentación del técnico. (Foto: EFE)
Zidane y Florentino en la presentación del técnico. (Foto: EFE)

En menos de tres años, Zinedine Zidane ha pasado de estar suspendido cautelarmente para entrenar al Castilla en Segunda División B a recibir el premio The Best que concede la FIFA al mejor entrenador de la temporada, la segunda en el banquillo del Real Madrid y tras conquistar siete títulos de nueve posibles. El francés, tan mosqueado como asqueado por aquella situación que no entendía y que muy bien pudo variar el rumbo de su carrera como técnico, llegó a amenazar a Florentino Pérez con marcharse de España si no le dejaban entrenar al filial. "O solucionas lo de mi sanción o me voy", es lo que Zizou vino a decirle a su presidente, quien no dudó en presionar todo lo que pudo —algo que suele hacer habitualmente y a los niveles que hagan falta— hasta lograr su objetivo.

Así, el 21 de noviembre de 2014, el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) anunció que anulaba la sanción impuesta por la Federación Española de Fútbol (RFEF) a Zidane por ejercer de primer entrenador sin la titulación requerida. Sí, el TAD, ese tribunal que posteriormente ha dado muchos motivos para estar bajo sospecha, dejó sin efecto la sanción de tres meses de suspensión impuesta el 27 de octubre por el Comité de Competición de la RFEF al entonces técnico del Real Madrid Castilla. El mismo organismo administrativo también dejó sin efecto el castigo a Santiago Sánchez, auxiliar del francés en el banquillo del Alfredo di Stéfano, que estaba acusado de prestarle su título, así como la multa impuesta al club blanco por Francisco Rubio, el juez único de Competición.

Cabe recordar que fue Miguel Galán, presidente del Centro Nacional de Formación de Entrenadores (Cenafe), quien en agosto de ese año denunció que Zidane no cumplía los requisitos para dirigir al filial madridista. "Lo más grave es que el 15 de abril el Real Madrid, miembro de la asamblea de la RFEF, aprobó con un voto a favor la modificación del artículo 104 del código disciplinario que ha sido el artículo que ha sancionado a Zidane", explicó Galán. "Yo espero que en última instancia el TAD me dé la razón y se le sancione a Zidane, aunque en este mundo ya no se sabe, porque sorprende que se le haya dado la cautelar para seguir infringiendo la norma", añadió el presidente de Cenafe, quien se lo veía venir.

[Lea más noticias sobre el Real Madrid]

Fue precisamente al inicio de esa temporada, concretamente el 7 de septiembre de 2014, cuando Zidane visitó por primera y única vez hasta la fecha el campo del Fuenlabrada. Su Castilla perdió 1-0 y encadenó tres derrotas consecutivas. En su visita al Fernando Torres, Zizou pidió tener una pequeña sala para usarla como despacho, que el club madrileño no pudo proporcionarle por falta de medios, y salió por una puerta trasera sin comparecer en sala de prensa. Marcos Llorente fue el único jugador de aquel Castilla que este jueves le acompaña en su regreso a 'Fuenla' con el Real Madrid. "A mí no me importa que Zidane entrene al Castilla o al Madrid, porque algún día él será el entrenador del Real Madrid", vaticinó acertadamente Miguel Galán.

"Tenía el convencimiento de que Zidane debía ser el entrenador del primer equipo. Él reúne todo aquello que hoy nos ha conducido y nos sigue conduciendo al éxito", escribió Florentino Pérez en las páginas de 'Marca' con motivo del partido número 100 de Zizou como técnico del Real Madrid. Eso sí, lo que el máximo dirigente madridista olvida es que Zizou fue una solución de emergencia tras la destitución de Rafa Benítez, de quien Florentino no escribió pero sí dijo dos semanas antes de echarle que "él no es el problema, es la solución. No le va a sustituir Zidane. Es el entrenador del Madrid y lo elegimos porque creemos que es la persona idónea. Hay que darle tiempo y dejarle trabajar. Benítez lo va a arreglar. Tiene todo el crédito del mundo". Sobran comentarios, ¿verdad? Normal que el francés diga que "tengo un contrato que no significa nada y solo me interesa el día a día porque esto puede cambiar rápidamente".

Florentino, Zidane, Modric, Kroos, Ramos, Cristiano y Marcelo, en la gala 'The Best'. (EFE)
Florentino, Zidane, Modric, Kroos, Ramos, Cristiano y Marcelo, en la gala 'The Best'. (EFE)

La humildad como seña de identidad

Lo cierto es que el cambio de Benítez por Zidane en enero de 2015 surtió el efecto deseado, que no tan esperado, y el francés, que tantos problemas tuvo primero para entrenar al Castilla y después para obtener buenos resultados con el filial blanco, empezó a coleccionar títulos con el primer equipo en un tiempo récord, a la altura de Pep Guardiola en el FC Barcelona. Eso sí, tal y como escribí hace más de un año, sigo pensando que Zizou nunca será Guardiola, aunque sí es el entrenador idóneo para la 'fórmula Florentino', es decir, siempre y cuando dé resultados, como toda buena empresa que se precie.

Este lunes, justo después de recibir el premio The Best, Zidane concedió una entrevista en FIFA.com en la que con la humildad que le caracteriza aseguró: "Como jugador, el éxito no se me subió a la cabeza, y el hecho de ganar hoy como entrenador no va a cambiar eso. Al contrario. Perseguir trofeos figura en el ADN de este club y no hay que olvidar que son los futbolistas quienes pelean cada fin de semana en el terreno de juego". Siempre con los pies en el suelo, el que fuera uno de los más grandes de la historia del fútbol confirma que ha pensado en el momento en que las cosas le vayan menos bien. "¡Por supuesto! En una carrera, en una temporada, en una vida, hay altibajos. Si estás abajo, hay que saber recuperarse. Si estás arriba, simplemente hay que intentar permanecer allí el mayor tiempo posible. Pero soy consciente de que, inevitablemente, algún día eso se acabará para mí en el Real Madrid y me he preparado para ello".

Sobre cuál es su secreto, el francés tampoco se atribuye méritos que sabe que no son suyos, aunque paradójicamente a su alrededor, y empezando por su propio presidente, no falten quienes sí lo hagan. "Lo que está claro es que viví ese vestuario como jugador. Sé cómo van las cosas. Eso me ha ayudado, y pienso que es la clave. En cuanto a mi supuesta capacidad para saber dirigir a grandes jugadores, pienso que solamente la guía la pasión por el fútbol y por mi profesión", dice.

Por último, sobre el hecho de que llamarse Zidane le ha facilitado el camino, el francés reconoce: "Quizás un poco… Pero más que mis títulos en el Mundial o en la Copa de Europa que obtuve como jugador, lo que importa, creo yo, son mis resultados como entrenador. Lo importante es que los jugadores crean en mi mensaje, en lo que pongo en práctica. Si los jugadores tienen fe en ti, puedes llegar muy lejos". Y esto es lo que ha hecho Zizou: llegar muy lejos tan solo tres años después de amenazar con irse de España asqueado porque no le dejaban entrenar.

A lo tonto, el galo es el tercer técnico más laureado de la historia del Real Madrid, empatado con Vicente del Bosque, a un título del segundo, Luis Molowny, que consiguió ocho, aunque ninguna Copa de Europa por las dos Champions que suma Zizou, y de momento lejos de los 14 de Miguel Muñoz. "Jugando al fútbol estuve 35 años y entrenando solo llevo 18 meses. Hay una diferencia", explicó Zinedine este miércoles para sacudirse el título de 'el mejor'. Y pensar que en el Castilla, con o sin el título en regla, no lucía como entrenador...

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios