El madridismo salvaje de Mourinho y Groucho Pérez quedan en evidencia. Blogs de A mi bola

El "madridismo salvaje" de Mourinho y 'Groucho' Pérez quedan en evidencia

El primero fue Cantona y el último, Scholes. En el Manchester United no gusta el estilo del portugués, todo lo contrario de lo que sucedió en el Real Madrid, donde se le vendió como el mesías

Foto: Mourinho, durante el partido del Manchester United contra el Burnley en Old Trafford. (Reuters)
Mourinho, durante el partido del Manchester United contra el Burnley en Old Trafford. (Reuters)

"Si algún día es entrenador, espero que tenga el 25% del éxito que yo he tenido. El 25% de 25 títulos son seis, así que estaría muy bien". Esta fue la respuesta de José Mourinho a las críticas de Paul Scholes, leyenda del Manchester United y ahora comentarista de la televisión inglesa. El exinternacional inglés, 'one club man' del equipo que ahora dirige el técnico portugués, jugó 718 partidos con los 'red devils', marcó 155 goles y ganó dos Champions, 11 Premier, tres FA Cup, dos League Cup, siete Community Shield, una Intercontinental y un Mundial de Clubes. En total, 27 títulos, es decir, dos más que Mourinho.

La temporada pasada, la primera del autodenominado 'The Special One' en el banquillo de Old Trafford, el Manchester United quedó sexto en la Premier, o sea, fuera de los puestos de Liga de Campeones, aunque ganar la Europa League, esa competición que él tanto despreció cuando la ganaron otros, le ha permitido estar en la máxima competición europea. Además, su discreta temporada la maquilló con dos títulos menores como la Community Shield 2016 y la League Cup 2017.

El incontestable palmarés de Mourinho lo componen ocho títulos de Liga (dos con el Oporto, tres con el Chelsea, dos con el Inter y uno con el Real Madrid), cuatro de Copa (uno con cada uno de los cuatros clubes citados) y cuatro títulos europeos (una Copa de la UEFA con el Oporto, dos Champions, una con el Oporto y otra con el Inter, y la mencionada Europa League con el United). Sin embargo, el legado del portugués al fútbol se queda en la sala de trofeos o en la sala de prensa, pero no sobre el césped, donde sus equipos han sido casi siempre muy competitivos, pero sin ninguna identidad, al menos a la hora de proponer.

Además, y por si no lo sabían, Mourinho nunca pierde, al menos delante de los micrófonos. Así, cuando no afirma que "no ganamos porque cometimos errores de posesión infantiles y fallamos ocasiones increíbles, de chiste”, se queja de que “hay una gran distancia entre unos clubes y otros. Los hay que son realmente privilegiados y otros claramente castigados por las decisiones respecto al calendario". Sí, y lo dijo en su condición de entrenador del Manchester United, el club más grande de Inglaterra.

Cuando no señala al árbitro ("Craig Pawson es fantástico, uno de los árbitros más prometedores de Europa, pero su actuación fue mala"), Mou no tiene reparos en afirmar que "el Manchester United es un club grande como el Real Madrid, Milan, Inter... Pero no es un buen equipo de fútbol". Lo más gracioso de todo es cuando el portugués calificó de "mierda de goles" los que el City de Guardiola le marcó en el último derbi disputado en Old Trafford.

Mourinho da instrucciones junto a Arbeloa durante el partido de Liga del Real Madrid contra el Athletic. (EFE)
Mourinho da instrucciones junto a Arbeloa durante el partido de Liga del Real Madrid contra el Athletic. (EFE)

"Los valores que todo madridista quiere"

"Esta no es la identidad del Manchester United", se quejó recientemente otro mito de los 'red devils' como Eric Cantona, a quien, como le sucede a Scholes, tampoco le gusta el juego del equipo que dirige Mourinho. El francés ya se mojó cuando se hizo oficial el fichaje del técnico portugués. Entonces no tuvo ningún reparo en decir que "Guardiola era el técnico a fichar, es el hijo espiritual de Johan Cruyff y me habría encantado porque podría cambiar el United. Está en Mánchester, pero en el club equivocado". Los 15 puntos de ventaja del City sobre el United en la Premier no son nada comparado con la identidad de uno y otro equipo.

Las críticas de auténticos mitos como Cantona o Scholes, por no hablar del mismísimo Sir Alex Ferguson, quien tampoco aprobó el fichaje de Mou, contrastan con la complacencia, cuando no bendición, que el técnico portugués tuvo durante los tres años que estuvo en el Real Madrid, fundamentalmente porque así lo quiso Florentino Pérez, quien se encargó de movilizar a sus huestes.

"Mourinho tiene los valores que todo madridista quiere", llegó a decir el máximo dirigente madridista, para añadir la cantinela de que "el mejor club del mundo tenía que tener al mejor entrenador del mundo". Cantinela porque lo mismo valió para Mourinho como antes o después para Pellegrini, Ancelotti, Benítez o Zidane. Y es que Florentino es con los entrenadores como Groucho Marx con los principios: "Este es el mejor entrenador del mundo, pero si no les gusta, tengo otro".

"Vivimos un madridismo salvaje", dijo Arbeloa sobre el paso de Mourinho a lo Atila por el Bernabéu. "Aquellos años cambiaron mi vida, en lo futbolístico y en lo personal", añadió uno de sus más fieles discípulos de su poco exitosa etapa en el Real Madrid. Sí, curiosamente, fue en el Real Madrid donde menos títulos ganó, por más que el lateral dijera que "con Mourinho ganamos mucho", para añadir que "no todo lo que a mí y al madridismo nos hubiera gustado y podríamos haber conseguido con un poquito más de suerte". "Con Mourinho estoy seguro de que vamos a ganar muchas cosas", vaticinó Florentino, aunque en tres años solo ganó una Liga, una Copa y una Supercopa de España, un bagaje muy pobre, si bien lo peor fue la imagen y el permanente estado de polémica en el que vivió el club más laureado del mundo.

Mourinho y Guardiola, durante el derbi de Mánchester disputado en Old Trafford. (Reuters)
Mourinho y Guardiola, durante el derbi de Mánchester disputado en Old Trafford. (Reuters)

Las comparaciones con Guardiola...

“Por favor, no me llamen arrogante, pero soy campeón europeo y pienso que soy un tipo especial. En el fútbol hay muchos poetas, pero los poetas no ganan títulos", dijo en cierta ocasión Mourinho. Pues bien, Guardiola, posiblemente uno de esos poetas de los que hablaba Mou, suma ya 21 títulos y ha ganado casi el 75% de los partidos que ha dirigido a Barça, Bayern y City. De hecho, solo ha perdido 53 de los 495 encuentros que ha disputado y tiene la mejor racha de victorias consecutivas en La Liga (16 en la temporada 2010-2011) y en la Bundesliga (19 en la 2013-2014), mientras que en la Premier sigue invicto después de 22 jornadas en las que solo ha cedido dos empates.

Sin embargo, la gran diferencia entre Mourinho y Guardiola es que mientras el portugués no ha aportado nada al fútbol, Pep ha dejado un sello en los tres equipos a los que ha dirigido en las nueve temporadas que lleva en los banquillos. "Están comprando defensas a precio de delanteros", fue la última y patética acusación de Mourinho al City de Pep. Sí, los 'citizens' han desembolsado 428 millones de euros en 11 futbolistas, pero el United ha destinado 348 en seis incorporaciones desde que el portugués llegó a Old Trafford, con una media por cada fichaje de 39 y 58 millones, respectivamente.

La diferencia está en que mientras Pep compra futbolistas para jugar, empezando por el portero y siguiendo por los defensas, Mou generalmente se gasta unas millonadas en músculo, es decir, esos atletas a los que se refirió Guardiola en su día, que tanto ofendió a quienes o no le entendieron o, peor aún, no quisieron entenderle. Claro que el objetivo de todos los equipos y por tanto de sus entrenadores es ganar. Tanto Mourinho, 25 títulos, como Guardiola, 21, lo han hecho, aunque Pep en la mitad de tiempo y siempre a través de ese juego llamado fútbol.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios