El fútbol español no tiene arreglo: susto o muerte... por miedo a acabar en la cárcel

Quién nos iba a decir hace unos meses que tras la detención, encarcelación y puesta en libertad bajo fianza de Villar, la RFEF iba a seguir siendo lo mismo... o algo incluso peor

Foto: Agentes de la Guardia Civil custodian el acceso principal de la sede de la Federación Española de Fútbol (RFEF), en Las Rozas. (EFE)
Agentes de la Guardia Civil custodian el acceso principal de la sede de la Federación Española de Fútbol (RFEF), en Las Rozas. (EFE)

Después de un jueves sí y otro también esperando a que el Consejo de Estado pusiera algo de luz a la esperpéntica situación que vive la Federación Española de Fútbol (RFEF) desde que Ángel María Villar fuera detenido, encarcelado, inhabilitado, puesto en libertad bajo fianza y, a la espera de un juicio cuya fecha va para largo, destituido como presidente tras 29 años en el cargo, resulta que este peculiar sanedrín de sabios considera que no hay motivos para repetir las elecciones a la Asamblea de la RFEF. Pues sí, como dice el refrán, para este viaje no hacían falta alforjas.

O sea, que el proceso electoral del 9 de abril se reducirá a elegir nuevo presidente, con la paradoja de que algunos de los asambleístas están imputados en la misma causa que Villar y las opciones son Juan Luis Larrea, ex tesorero de Villar, y Luis Rubiales, ex presidente del sindicato de futbolistas AFE y delfín de Villar hasta que se destapó como el tiburón que es. Un tercer candidato, el que estaba llamado a regenerar el fútbol español, de nombre Emilio García Silvero, responsable de Disciplina e Integridad de la UEFA y antes asesor jurídico de la propia RFEF, decidió hacerse a un lado, precisamente para mantener su integridad. Acongoja, sí.

Es cierto que falta por conocer el dictamen del Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), el cual podría volver a cambiar el escenario, pero ni siquiera José Ramón Lete, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), cree que nada vaya a cambiar ya. "Con este dictamen se aclara la situación, hay convocadas elecciones y espero que el 9 de abril tengamos nuevo presidente y que se siga trabajando con normalidad", señaló tras conocer la mencionada decisión del Consejo de Estado. Aunque le costó demasiado tiempo, Lete llegó a la conclusión de que lo mejor era repetir las elecciones desde su inicio, tal y como también acabó viendo el TAD.

Según expertos en la materia, el recurso contencioso-administrativo que interpuso Villar a su destitución tiene visos de salir adelante, lo cual, como muy bien se explica en Iusport.com, para empezar conllevaría la suspensión sine díe del proceso electoral convocado para cubrir la presidencia. Además, quedaría suspendido el acuerdo del TAD por el que se destituyó a Villar, lo que significaría que este recobraría la titularidad del cargo, aunque no su ejercicio. La Comisión Gestora quedaría disuelta y volvería a funcionar la Junta Directiva con Larrea, de nuevo, como presidente en funciones, dado que, a su vez, se reanudaría el plazo de un año de suspensión que la Comisión Directiva del CSD acordó a finales de julio de 2017 sobre Villar.

Larrea, con Rubiales a la izquierda de Cerezo, presidió la última Asamblea General de la RFEF. (EFE)
Larrea, con Rubiales a la izquierda de Cerezo, presidió la última Asamblea General de la RFEF. (EFE)

La posible vuelta de Villar...

Es decir, que el ex presidente seguiría suspendido hasta finales de julio de 2018, pero no destituido, por lo que Juan Luis Larrea retomaría la presidencia interina por tiempo indeterminado y Luis Rubiales se quedaría en tierra de nadie tras haber abandonado AFE. Pero hay más y no es broma. En unas hipotéticas elecciones, Villar sí podría presentarse y quién sabe si volver a salir elegido presidente de la RFEF a la espera del juicio y la sentencia de la Operación Soule. De locos, sí.

En contra de quienes piensan que estamos donde estábamos, pero mejor, yo creo que, efectivamente, estamos donde estábamos, pero con un futuro mucho peor, pues si Larrea es más de lo mismo, aunque su ambición no va más allá de seguir estando y desde que está al menos las aguas se han calmado, el caso del ex presidente de AFE sinceramente creo que es mucho peor, sobre todo cuando salgan, que tarde o temprano saldrán, asuntos que pueden volver a traer negros nubarrones a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. 'Villarismo' sin Villar, ya saben.

Como dicen los niños los países anglosajones la noche de Halloween, el futuro de la RFEF es una especie de “trick or treat”, es decir, truco o trato, aunque yo hablaría mejor de susto o muerte. Que el candidato serio y renovador se retirara en vista del panorama que se estaba encontrando, con graves riesgos de acabar como Villar, es decir, entre rejas, dado el sistema clientear instaurados desde hace 29 años, demuestra lo profundamente corrupto o corrompido, como más guste, que está el fútbol español. Si ha habido delitos y delincuentes el algo que dictaminará el juez Santiago Pedraz, pero que hay mucho golfo queriendo vivir del fútbol en lugar de para el fútbol, ya se lo puedo adelantar yo.

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios