El extraño 'procés' del Barça: ¿enfundado en la señera y huérfano de catalanes?
  1. Deportes
  2. A mi bola
Kike Marín

A mi bola

Por

El extraño 'procés' del Barça: ¿enfundado en la señera y huérfano de catalanes?

Mientras se politiza la final de Copa, un once sin canteranos 16 años después es solo la punta del iceberg. Se ha dejado de apostar por La Masía, el filial está en descenso y se ha perdido identidad

Foto: Los jugadores del Barça celebran el 0-1 de Dembélé en Balaídos. (Reuters)
Los jugadores del Barça celebran el 0-1 de Dembélé en Balaídos. (Reuters)

"Me da igual la camiseta con la que juguemos, solo espero que seamos reconocibles para poder pasarnos el balón y no dársela al contrario". Esta fue la ingeniosa respuesta de Ernesto Valverde cuando le pidieron su opinión sobre la petición para que el FC Barcelona vista en la final de la Copa del Rey con los colores de la señera. Esta temporada, el equipo catalán la ha vuelto a lucir, aunque, a diferencia de en años anteriores, no en los partidos oficiales, sino solo en el calentamiento. Bajo el enunciado 'Fem Barça, fem paìs', la asociación impulsora de la idea, Manifest Blaugrana, también ha pedido que los culés que acudan al Metropolitano vayan de amarillo "en apoyo de los presos y exiliados".

Para respaldar sus pretensiones, Manifest Blaugrana se basa en comunicados que el club que preside Josep Maria Bartomeu hizo hace unos meses y en los que mostraba ser "fiel a su compromiso histórico, a la defensa del país, de la democracia, de la libertad de expresión y del derecho a decidir, [y] condena cualquier acción que pueda impedir el ejercicio pleno de estos derechos (...). El Barcelona continuará estando al lado de la voluntad de la mayoría del pueblo de Cataluña, expresada siempre de una manera cívica, pacífica y ejemplar". Hasta aquí todo muy coherente, o al menos en la línea de politizar el Barça y, por extensión, la final de Copa.

Foto: Esteladas en el Camp Nou. (EFE)

16 años desde un once como el de Valverde

Pero, curiosa o paradójicamente, el hecho de que Valverde jugara en Balaídos pensando en el duelo contra el Sevilla del próximo sábado le llevó a alinear un once inicial, no solo sin ningún catalán, sino también sin ningún canterano, algo que no sucedía desde hace 16 años. El 6 de abril de 2002, Carles Rexach ganó 0-2 en Bilbao con Bonano; Reiziger, Christanval, Abelardo, Coco; Rochemback, Cocu, Luis Enrique; Rivaldo, Saviola y Overmars. El 17 de abril de 2018, el Barça del invicto Valverde empató (2-2) en Vigo con Ter Stegen; Semedo, Yerry Mina, Vermaelen, Digne; Gomes, Paulinho, Coutinho, Denis Suárez; Alcácer y Dembélé.

Lo más cercano a un canterano en Vigo fue Denis, pues el gallego jugó en el Barça B, aunque se formó precisamente en la cantera del Celta y más tarde en la del Manchester City. "Son circunstancias", explicó como pudo Guillermo Amor, responsable de Relaciones Institucionales del Barça. "Con el cambio de equipo, hay jugadores que han quedado fuera. Igual el sábado hay cuatro, cinco, seis o siete canteranos", añadió. Que sí, que ahí siguen los Piqué, Alba, Busquets o Sergi Roberto, pero ¿dónde están los recambios?

placeholder Thiago, Piqué, Iniesta, Messi, Xavi y Puyol, seis canteranos del Barça, con las camisetas de la 2013-14.
Thiago, Piqué, Iniesta, Messi, Xavi y Puyol, seis canteranos del Barça, con las camisetas de la 2013-14.

Lo cierto es que en los últimos años el equipo azulgrana ha ido perdiendo identidad, y prueba de ello es que ha pasado de jugar con un once formado íntegramente con jugadores de la cantera, como sucedió por primera vez en su historia el 25 de noviembre de 2012, con Víctor Valdés; Montoya, Puyol, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Xavi, Iniesta; Cesc, Messi y Pedro, siete de ellos además catalanes, a no ya jugar sin ninguno, sino no tener por abajo relevos naturales como tenía antes. De hecho, el filial está en puestos de descenso a Segunda B y no se atisban jugadores para el primer equipo, pues los que puede haber, caso de Aleñá, no tienen a su alrededor la idea de juego con la que crecieron.

La denuncia de Dani Toribio

Casualmente, el pasado martes tuve la oportunidad de charlar con el capitán del Alcorcón, Dani Toribio, producto de La Masía, que llegó a jugar en el primer equipo azulgrana de la mano de Guardiola, con quien coincidió en el Barça B que ascendió de Tercera a Segunda B en el estreno de Pep como entrenador. "No me pones en ningún compromiso si me preguntas por la pérdida de identidad del Barça", dijo el centrocampista catalán en el programa 'Fast Fut 123', que se emite todos los martes sobre las 22:30 en Teledeporte. "De hecho, yo lo he comentado más veces. No entiendo cómo se pueden hacer tantos fichajes para el segundo equipo y no apostar por los jugadores que vienen de abajo", añadió Toribio.

Pues sí, más allá de que resulta evidente que desde la marcha de Guardiola en el Barça se ha dejado de confiar ciegamente en los jóvenes y, por extensión, la idea de juego se ha ido perdiendo, es curioso que el once que 38 años después superó el récord de la Real Sociedad de 32 partidos consecutivos de la misma Liga sin perder lo formara un once del Barça sin canteranos, cuando en aquel equipo eran todos de casa. Ya saben, Arconada; Celayeta, Gorriz, Kortabarria, Olaizola; Diego, Alonso, Zamora; Idigoras, Satrustegui y López Ufarte.

placeholder Edifico de La Masía, ubicada en la ciudad deportiva del Barça en Sant Joan Despí. (EFE)
Edifico de La Masía, ubicada en la ciudad deportiva del Barça en Sant Joan Despí. (EFE)

La Masía, un mal negocio

Pero hay más. La venta de Marc Bartra al Borussia de Dortmund por solo ocho millones de euros generó críticas por no hacer caja con los canteranos que, según parece, no tienen sitio en el primer equipo. De hecho, el diario 'Sport' formó un once con jugadores que salieron del Barça 'regalados': Víctor Valdés (cero euros), Héctor Bellerín (cero), el citado Bartra (ocho millones), Marc Muniesa (cero), Grimaldo (1,5 millones), Jonathan Dos Santos (1,5 millones), Víctor Vázquez (cero), Thiago Motta (dos millones), Bojan Krkic (1,8 millones), Sandro (cero) y Cuenca (cero).

Además de estos jugadores, son muchos más los canteranos que dejaron el Barça sin traspaso o con un traspaso simbólico. Entre ellos, Víctor Sánchez (gratis), Rochina (500.000 euros), Espinosa (gratis), Carles Planas (gratis), Sergi Gómez (gratis), Fontás (un millón), Icardi (300.000 euros), Patric (gratis), Jonathan Soriano (un millón), Iago Falqué (un millón), Jordi Gómez (gratis), Oier (gratis), Dongou (gratis), Marc Crosas (500.000 euros), Óscar López (200.000 euros), Damià (un millón), Sergio García (1,5 millones), Oleguer (tres millones) y Trashorras (gratis).

Efectivamente, es posible que muchos de ellos no tuvieran sitio en el primer equipo, aunque así se explica que luego el Barça juegue sin canteranos y, por mucha señera que vista, esté perdiendo identidad en un extraño 'procés' hacia la indefinición. Futbolísticamente hablando, se entiende.

Pep Guardiola