Al padre de Iniesta se le fue la mano apretando a los chinos

Cuando se daba por hecho que Iniesta acabaría su carrera jugando en China, la negociación se rompió, aparentemente por las pretensiones del padre de Andrés, que tensó la cuerda

Foto: Andrés Iniesta, durante la rueda de prensa en la que anunció su marcha del Barça. (Reuters)
Andrés Iniesta, durante la rueda de prensa en la que anunció su marcha del Barça. (Reuters)

"Ya no podría dar lo mejor de mí en todos los sentidos: físico, mental... Y este club se merece lo mejor de mí". Con estas palabras y entre lágrimas de una inevitable emoción anunció Andrés Iniesta su marcha del FC Barcelona el pasado 27 de abril. "Esta temporada es la última aquí. Es una decisión muy meditada, pensada conmigo mismo y a nivel familiar. Sé la exigencia de jugar aquí año tras año, la responsabilidad de ser capitán de este club. Siendo honesto, entiendo que mi etapa acaba este año". Honesto, sí, pero, ¿completamente sincero? Pues parece que no. Basta con escuchar a su todavía entrenador, Ernesto Valverde, hablar sobre su marcha: "Hay jugadores especiales y únicos. Sabemos que notaremos la ausencia de Andrés".

Después de haber firmado un contrato vitalicio con el Barça, el primero en la historia del club catalán, Iniesta se esforzó en hacer entender -más aún que en explicar- por qué ha tomado la decisión de darlo por finiquitado en tan poco espacio de tiempo. Tal y como informamos aquí y por más que él lógicamente intente hacer ver lo contrario, la razón principal de su marcha del Barça no es deportiva sino económica. Sí, es triste decirlo, pero el fútbol se convirtió hace tiempo en un negocio, aunque siempre hay excepciones como la de Xabi Prieto, que confirman la regla y mantienen la esperanza. Ya saben, no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita.

Pues bien, todo apuntaba a que Iniesta tenía cerrado un multimillonario contrato con un club chino, al que también le iba a colocar su vino. La bodega que lleva su nombre le está generando pérdidas y, por lo visto, el machego y su familia necesitan liquidez para intentar hacer que sea rentable la inversión. Sin embargo, según cuentan fuentes cercanas a la negociación, al padre de Andrés se le fue la mano a la hora de apretar a los chinos. Como suele decirse, quizás tensó demasiado la cuerda y el acuerdo, que incluía otras curiosas condiciones más allá del montante económico y el negocio del vino, se rompió.

Esta sería la explicación a que el Chongqing Dangdai Lifan emitiera un comunicado en el que señalaba que la relación del futbolista español con Desports, la agencia que pertenece al grupo Wuhan Dangdai, la propietaria del club de la Superliga china, "no significaba necesariamente que vaya a llegar a nuestro equipo como jugador". Es decir, que casi dos semanas después de haber anunciado su marcha del Barça y que se diera por hecho que se marchaba a China de la mano de Jian Lizhang, dueño también del Granada, Iniesta volvió a la casilla de salida en lo que a su posible destino se refiere. "Todo lo que no sea Europa es posible", dijo, para a continuación confirmar que "habían cerrado China, ahora sale Japón y, según he leído, Australia". Alucinante, sí.

Iniesta y Jian Lizhang, el pasado verano en la ciudad de Chongqing.
Iniesta y Jian Lizhang, el pasado verano en la ciudad de Chongqing.

Lo mismo da China que Japón

Efectivamente, según informó 'Catalunya Ràdio', el centrocampista manchego también tiene una oferta para jugar en Japón en la que ha intervenido Hiroshi Mikitani, dueño de Rakuten, sponsor principal del Barça y compañía que promociona el propio Iniesta a través de sus redes sociales. Mikitani es el propietario del Vissel Kobe, ahora mismo el mejor posicionado. La 'Cadena SER' fue más allá y aseguró que cobrará 25 millones por temporada y que el club nipón invertirá en su bodega. ¡Viva el vino!

De momento, y aunque a mí personalmente me parece una situación muy triste por tratarse del mejor jugador de la historia del fútbol español, Iniesta pide calma: “Se sabrá cuando lo comunique. Me queda disfrutar una semana y media y cuando acabemos mi mente estará en la Seleccion y en mi futuro. Quedan pequeños detalles por cerrar e intentaré elegir la mejor opción".

Tras el último partido de Liga y de su carrera con el Barça, ante la Real Sociedad el próximo domingo a las 20.45 horas en el Camp Nou, Iniesta dispondrá de una semana libre antes de incorporarse a la Selección para preparar el Mundial. Será entonces cuando aproveche para viajar a la ciudad donde jugará una vez acabe la fase final de Rusia, firmar su nuevo contrato y ser presentado en un viaje que deberá ser express. "Tengo muy decidido el sitio donde jugaré a falta de detalles", dijo hace unos días Andrés, aunque a continuación añadió que "hay muchas opciones y en esta semana y media acabaré de tomar la decisión".

Que después de 674 partidos y 32 títulos, entre ellos 9 Ligas, 4 Champions y 6 Copas, Iniesta no se marcha del Barça como un 'one club man' es una auténtica pena, y no solo para el club catalán, sino para el fútbol, en el que desgraciadamente se sigue imponiendo el dinero y poco o nada importan los sentimientos. Sí, Andrés lloró cuando anunció que dejaba el FC Barcelona, pero más llorará el fútbol cuando le vean jugar donde más le paguen. Lo dicho: ¡que viva el vino!

A mi bola

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios